¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Por qué el aislamiento es antinatural para los humanos

Publicada

on

A lo largo de dos millones de años, nuestra especie Homo Sapiens evolucionó construyendo una estructura social y cooperativa para poder afrontar las presiones ambientales y sobrevivir, es decir, está en nuestra naturaleza ser seres sociales. Foto: FCCyT.
  •  Las condiciones medio ambientales han ido dando forma a nuestras adaptaciones anatómicas, metabólicas y conductuales.

 
A lo largo de dos millones de años, nuestra especie Homo sapiens evolucionó construyendo una estructura social y cooperativa para poder afrontar las presiones ambientales y sobrevivir, es decir, está en nuestra naturaleza ser seres sociales por lo que este escenario de aislamiento se siente antinatural. Y aunque parezca irónico, al aislarnos en esta crisis seguimos cooperando para poder preservar nuestra especie, reveló Alejandra Nuñez de la Mora del Instituto de Investigaciones Psicológicas en la Universidad Veracruzana, campus Xalapa.
 
La historia evolutiva de nuestra especie, si tomamos como partida el origen de los primates, se remonta a 65 mil años atrás. Nuestro origen filogenético es como un arbusto, cuyo tronco es el mismo que el de los chimpancés, pero desde que nos distanciamos hace 6 millones de años las condiciones medio ambientales han ido dando forma a nuestras adaptaciones anatómicas, metabólicas y conductuales que hoy nos llevan a estar por toda la tierra, explicó la experta en antropología evolutiva.
 
El contexto donde se da la evolución humana ocurrió durante una transición climática, en donde los ambientes pasaron a ser más agrestes de lo que solían ser, y jugaron un papel importante en nuestra evolución pues ejercieron presiones a las que tuvimos que adaptarnos. Por ejemplo: una de las teorías más aceptadas sobre por qué nos convertimos en seres bípedos, indica que dada la esparcida distribución de la vegetación en superficies extensas tuvimos que caminar en dos pies por la eficiencia termo-regulatoria y metabólica, además para movernos más rápido, evitando depredadores, y para cargar mejor los alimentos.
 
“También se observa una encefalización, un aumento en la capacidad craneana de las especies (nos hicimos más cabezones) junto a un cambio en la dentadura, lo que indica un cambio en la dieta. Esto tuvo consecuencias en el desarrollo de habilidades cognitivas y espaciales con un alto costo metabólico. Por ejemplo, los infantes humanos en relación a otros primates son muy costosos de producir en términos de gestación y para llevarlos hasta la adolescencia”, puntualizó Nuñez de la Mora.
 
Una estrategia para pagar el alto costo de los hijos fue asegurar una mejor alimentación alta en proteína animal, esto implicó la caza de animales en grupo, comunicación y otra característica típica: la cooperación tanto para cazar en grupo, así como para compartir la comida. “Muchas de las normas sociales que aún están en uso desde entonces es la de compartir alimentos porque era una forma de garantizar que en un ambiente que no siempre era benigno hubiera suficiente proteína para seguir cuidando a los pequeños”, dijo la investigadora.
 
Otro elemento interesante es el uso de herramientas, los humanos parecen ser los únicos primates que han desarrollado distintas tradiciones de manufactura, según estudios arqueológicos, esto revela la necesidad de comunicar, transmitir y enseñar a otras generaciones. “Las relaciones intergeneracionales suceden desde que somos Homo sapiens. El contar historias también es un rasgo único de nuestra especie, de acuerdo con estudios científicos, se ha comparado el éxito reproductivo asociados a la capacidad de contar historias, hay una noción de grupo donde se transfieren habilidades”.
 
La maternidad y la crianza influenciaron también la conducta social
 
En comparación con otros primates, nuestras crías tienen un tiempo de infancia mayor para que los niños socialicen y aprendan las reglas de grupo, también las habilidades para extraer los recursos del medio ambiente y seguir apoyando a la crianza de los niños. Por otra parte, toda la reproducción de los mamíferos es particularmente costosa en términos metabólicos, pero en el Homo sapiens lo es un poco más, ya que también atravesamos por cambios fisiológicos como las modificaciones al canal vaginal pues era muy restringido para un primate bastante más cabezón en comparación al de nuestros primos los gorilas, chimpancés y orangutanes.
 
“Los miembros de nuestra especie tienen que realizar una maniobra bastante complicada al momento del alumbramiento para poder librar el nacimiento de un niño, de hecho es uno de los momentos más riesgosos de la vida, tanto para la madre como para el infante, es por eso que las mujeres parimos acompañadas. Además, la crianza colectiva nos dio una ventaja frente a otras especies para duplicar nuestra población en comparación a los Neandertales por ejemplo, para colonizar la tierra”, mencionó la doctora en Antropología Biológica.
 
Tras todas estas evidencias podemos solo concluir que nuestro nicho adaptativo es enteramente social y de ahí que percibamos el aislamiento como antinatural, concluyó la científica.
 
Hoy, la colaboración como especie es el aislamiento. Este es un ejercio de racionalidad de los primates humanos que nos da esperanza. La charla de la doctora Alejandra Nuñez puede escucharse en:
https://www.youtube.com/watch?v=Nba62SUXG8g.

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Distingue MIT a mexicano al crear ‘software’ que permite usar ‘apps’ que carecen de conexión a internet

Publicada

on

Más de 3.500 millones de personas usan teléfonos inteligentes a nivel mundial. Pero, de todas ellas, más de 1.000 millones carece de un acceso permanente o frecuente a internet. Además de limitar su acceso a la información y a la comunicación, esta falta de conectividad resulta especialmente problemática en situaciones de emergencia, como desastres naturales, y en comunidades empobrecidas y aisladas.

El creador de la start-up Bridgefy, Jorge Ríos, explica que esta carencia de conexión a internet se debe a la falta de infraestructuras de telecomunicaciones a nivel global. Ríos, que vivía en Ciudad de México y sufría frecuentemente terremotos, sintió la necesidad de facilitar la conexión tras un sismo.

Con el objetivo de paliar esta desconexión forzosa, en 2014 creó Bridgefy, un software que permite usar apps sin necesidad de una conexión a internet gracias a las redes en malla. Por esta democratización de la conectividad, Ríos ha sido nombrado por MIT Technology Review en español como uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2020.

Bridgefy ya ha sido usado por 200.000 personas durante los huracanes Irma y Harvey, y tras el terremoto de Ciudad de México de 2017. De esta forma, miles de personas pudieron usar distintas apps para con sus seres queridos, aunque no tuviesen conexiones disponibles. También facilitó la coordinación y el trabajo de los servicios de rescate y de emergencia.

Ríos detalla: “Nos motiva poder cambiar la vida de las personas a través de nuestro software. Permitimos a personas de zonas rurales hacer pagos o ventas de sus artículos y a alumnos recibir educación sin wifi. Bridgefy empodera a la gente a través de sus teléfonos inteligentes y facilita su conexión en lugares y situaciones en los que antes no podía funcionar debido a la infraestructura de internet”. La start-up ya acerca internet a casi dos millones de personas, principalmente en zonas en desarrollo.

Ríos quiere seguir con su labor de eliminar trabas para acceder a internet. Por eso trabaja en una nueva versión libre de su software que pueda ser usada por cualquier empresa. Su objetivo final es alcanzar los 10 millones de usuarios mensuales.

El director de Alianzas, Desarrollado de Negocios y Asuntos Públicos para México y Centroamérica de Cognizant (México), Iván Zavala, que también es miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2020, considera que Bridgefy es un “excelente proyecto”, y cree que “el valor que aporta a la sociedad y el impacto es alto”.

(Fuente: technologyreview)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Científicos mexicanos crean biosensor con nanopartículas de oro para detectar hipertensión arterial

Publicada

on

Científicos mexicanos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un biosensor para detectar de forma temprana la hipertensión arterial, un trastorno grave que afecta a millones de personas en el mundo.

El dispositivo, diseñado con nanopartículas de oro y acoplado a un anticuerpo, permite diagnosticar el padecimiento a través de una muestra de sangre y con ello evitar la muerte de personas por este problema, que provoca complicaciones cardiovasculares y renales, informó hoy martes el IPN en un comunicado.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión es una de las causas principales de muerte prematura en el mundo.

El proyecto es liderado por la experta de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del IPN, Doris Cerecedo Mercado, quien descubrió que las personas hipertensas tienen una sobreexpresión de la proteína encargada de transportar la sal al interior de las plaquetas (células sanguíneas).

“Correlacionamos el nivel de fluorescencia con la cantidad de la sobreexpresión de la proteína presente en las plaquetas de muestra de 25 pacientes hipertensos y 25 personas sanas, en quienes la expresión fue menor”, explicó Mercado.

La investigadora dijo que los experimentos con las nanopartículas son muy específicos y permiten profundizar los estudios, a fin de conseguir que el biosensor sea una prueba diagnóstica de rutina accesible para los laboratorios del sistema público y privado, los cuales podrán conocer el diagnóstico al leer las muestras de sangre.

“La detección temprana de la hipertensión permitirá ofrecer un tratamiento oportuno a los pacientes para que tengan una mejor calidad de vida”, sostuvo Mercado.

La doctora refirió que el biomarcador representa una innovación en el terreno del diagnóstico clínico, por lo que ya cuenta con el registro de protección ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

“El desarrollo del biosensor ya fue publicado en una revista científica de prestigio internacional y, como producto de la línea de investigación, se han generado una tesis de doctorado y dos de maestría; además está en proceso dos más de maestría”, expresó Mercado.

El proyecto se realiza en colaboración con la doctora Beatriz de la Mora Mojica del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la doctora Diana García Rubio, experta en biotecnología de la ENMH del IPN.

(Fuente: Xingua)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Científicos logran crear los «cristales de tiempo», un nuevo estado de la materia

Publicada

on

  • Un grupo de investigadores alemanes y españoles lograron demostrar la existencia de los cristales de tiempo. La teoría fue propuesta por el científico estadounidense Frank Wilczek, premio Nobel de física.


Científicos de la Universidad de Granada -España- y de la Universidad de Tübingen -Alemania- han descubierto una forma de crear cristales de tiempo, una nueva fase de la materia que emula una estructura cristalina en la cuarta dimensión, el tiempo, en lugar de solo en el espacio, a partir de fluctuaciones extremas en sistemas físicos de muchas partículas.

Los cristales de tiempo son un nuevo estado de la materia propuesto recientemente por Frank Wilczek, premio Nobel de física e integrante del Massachusetts Institute of Technology (MIT), en Estados Unidos. El hallazgo es especialmente relevante, explicaron los investigadores, en campos como la metrología, para el diseño de relojes más precisos, o en computación cuántica, donde los cristales de tiempo pueden utilizarse para simular estados fundamentales o diseñar ordenadores cuánticos más robustos.

En los cristales de tiempo -cuya existencia se sugirió por primera vez en 2012-, los átomos repiten un patrón a través de la cuarta dimensión, el tiempo, a diferencia de los cristales normales (como un diamante), que tienen átomos dispuestos en una estructura espacial repetitiva, ha informado la Universidad de Granada. Estos nuevos cristales temporales se caracterizan por realizar un movimiento periódico en el tiempo.

Los investigadores, entre ellos Rubén Hurtado Gutiérrez, Carlos Pérez Espigares y Pablo Hurtado, del departamento de Electromagnetismo y Física de la Materia de la Universidad de Granada, demuestran en este estudio que ciertas transiciones de fase dinámicas que aparecen en las fluctuaciones raras de muchos sistemas físicos rompen espontáneamente la simetría de traslación en el tiempo. 

Los científicos han propuesto un nuevo camino para usar este fenómeno natural para crear cristales de tiempo. Para realizar las simulaciones de este trabajo los científicos han empleado el superordenador Proteus, perteneciente al Instituto Carlos I de Física Teórica y Computacional de la Universidad de Granada, considerado uno de los superordenadores de cálculo científico general más potentes de España.

«La relatividad de Einstein nos enseñó que el tiempo es de alguna manera flexible, y que está inextricablemente unido al espacio en un todo que conocemos como espaciotiempo», explicó el investigador Pablo Hurtado.

Esa unificación es, sin embargo parcial, ya que el tiempo sigue siendo especial en muchos sentidos, indica el científico, que pone como ejemplo que «podemos movernos adelante y atrás entre dos puntos cualesquiera en el espacio, pero sin embargo no podemos visitar el pasado; el tiempo tiene una flecha, mientras que el espacio no tiene tal flecha».

En su estudio, los científicos proponen una ruta inexplorada hasta ahora para construir cristales de tiempo, basada en la observación reciente de ruptura espontánea de la simetría de traslación temporal en las fluctuaciones de sistemas de muchas partículas. Los resultados, dijeron los investigadores, son importantes porque abren un camino inexplorado para entender mejor el tiempo y sus simetrías, mientras que, a nivel práctico, enseñan nuevas formas de crear cristales de tiempo.

(Agencias EFE, Infobae, Granadahoy)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.