¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Pandemias, nuestra vida paralela a los virus

Publicada

on

A pesar de la persistencia de enfermedades y pandemias a lo largo de la historia, hay una tendencia constante en el tiempo: una reducción gradual de la tasa de mortalidad. Foto: Visual capitalist
  • A lo largo de nuestra era, cuatro han sido las peores pandemias que han matado de 50 a 200 millones de personas. 

A lo largo de la historia a medida que los humanos se extendieron por todo el mundo, las enfermedades infecciosas han sido un compañero constante, incluso en esta era moderna. El COVID-19 fue oficialmente declarado como pandemia el 12 de marzo de 2020 y a la fecha ha causado 49 mil 180 muertes (al 2 de abril, 9 hrs., Universidad Johns Hopkins); hace mil ochocientos años, la pandemia Antonina, ocurrida en el año 165, ocasionó la muerte de 5 millones de personas.
 
Y es que a medida que los humanos sofisticaron su adaptación al mundo, los virus también hicieron lo suyo, es decir, evolucionaron con nosotros. Los virus como el coronavirus se originan en animales como los murciélagos. Cuando saltan a los humanos, inicialmente se adaptan mal a sus nuevos anfitriones. Al replicarse en los humanos, los virus ocasionalmente sufren mutaciones.
 
La mayoría de las mutaciones son inofensivas. Pero de vez en cuando una mutación hace que el virus sea más infeccioso o más resistente al sistema inmunológico humano, y esta cepa mutante del virus se propagará rápidamente por la población humana. Dado que una sola persona puede albergar trillones de partículas de virus que se replican constantemente, cada persona infectada le da al virus trillones de oportunidades para adaptarse mejor a los humanos. Cada portador humano es como una máquina que le da al virus billones de billetes de lotería, y el virus necesita un solo billete ganador para propagarse mejor.
 
A lo largo de nuestra era cuatro han sido las peores pandemias: la peste bubónica que arrasó con 200 millones de personas, la viruela ocasionó la muerte de 56 millones, la gripe española hizo lo mismo con 50 millones y la Plaga de Justiniano mató entre 30 y 50 millones de personas. Es decir, nuestra lucha contra los virus ha sido extensa.
 
Sin embargo, a pesar de la persistencia de enfermedades y pandemias a lo largo de la historia, hay una tendencia constante en el tiempo: una reducción gradual de la tasa de mortalidad.  Las mejoras en la atención médica y la comprensión de los factores que incuban las pandemias han sido herramientas poderosas para mitigar su impacto.
 
Por el contrario, la falta de conocimiento científico a menudo condujo en el pasado a respuestas desastrosas, por ejemplo: la peste de Justiniano se propagó por 255 años alrededor de África y mató al menos a la mitad de pobladores en Europa, lo que contribuyó al debilitamiento del Imperio bizantino en formas políticas y económicas. A medida que la enfermedad se extendió por todo el mundo mediterráneo, la capacidad del imperio que era liderado por Justiniano para resistir a sus enemigos se debilitó. Con esta caída se marcó el inicio de la Edad Media.
 
Una característica de los virus es su velocidad de contagio que solo puede ser frenada con una inmunización controlada, es decir, vacunas. El sarampión encabeza la lista de los virus más contagiosos, una sola persona puede infectar, en promedio, de 12 a 18 personas en una población no vacunada. En comparación, con el coronavirus se puede infectar a 4 personas en promedio. Lo que resulta importante resaltar es que las vacunas ayudan a nuestro cuerpo a crear defensas para combatir a estos virus, y aunque por ahora no existe una vacuna contra el coronavirus, los científicos en el mundo, ya se encuentran trabajando en ello y colaborando de manera ejemplar, intercambiando resultados.
 
Con información de Yuval Noah Harari, “En la batalla contra el Coronavirus hace falta liderazgo a nivel mundial», publicado el pasado 15 de marzo en la revista Time; y “Visualizando la historia de las pandemias”, publicado el 14 de marzo en Visual Capitalist.

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Elon Musk revela que tiene el síndrome de Asperger

Publicada

on

El fundador de Tesla, Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, reveló que tiene síndrome de Asperger en el programa de máxima audiencia estadounidense «Saturday Night Live» (SNL) este sábado por la noche.

Musk, un tipo de presentador invitado poco habitual en SNL, dijo en su monólogo inicial que era el primer anfitrión del programa con este trastorno caracterizado por dificultades en el desarrollo de las habilidades sociales, «o al menos el primero en admitirlo».

En el programa, ell empresario se rió de sí mismo por su tono de voz monótono, su afición a causar revuelo en las redes sociales, su sonado momento en el que participó en un podcast mientras fumaba marihuana y hasta por el nombre de su hijo, llamado X Æ A-12 y que se pronuncia como un «gato aporreando un teclado».

«Miren, sé que a veces digo o posteo cosas extrañas, pero es simplemente cómo funciona mi cerebro. A cualquiera que haya ofendido, solo quiero decir: He reinventado los coches eléctricos y estoy enviando gente a Marte en un cohete, ¿pensaban que iba a ser un tipo normal y relajado?», apostilló.

La aparición de Musk en el programa había generado expectativas por ser una figura pública, pero también por su defensa de las criptomonedas y en especial del dogecoin, sobre la que afirmó que será «el futuro de las divisas», que su valor va a ir «a la luna», pero que no obstante es un «timo».

Además, con motivo del Día de la Madre en EE.UU., que se celebra este domingo, el presentador invitó también a su progenitora, la exmodelo Maye Musk, quien afirmó sobre su regalo: «Espero que no sea dogecoin», a lo que este respondió con sorna: «Sí, lo es».

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Preocupación por “gusanos locos” invasores en Estados Unidos

Publicada

on

  • El invertebrado agota los nutrientes de la capa superior del suelo y dificulta el crecimiento de hongos y plantas. Los científicos estudian ahora cómo detener su propagación

La especie altamente invasiva de gusano saltador que se detectó por primera vez en Wisconsin en 2013 se ha encontrado ahora en más de una docena de estados del Medio Oeste de Estados Unidos.

El gusano saltador, del género Amynthas spp, fue introducido desde el este de Asia. Se cree que ha sido introducido en Estados Unidos como cebo para la pesca. Algunos los llaman gusanos locos por la manera frenética en la que se retuercen cuando son agarrados.

A partir de 2021, la distribución del gusano incluye a Missouri, Illinois, Wisconsin, Iowa, Kansas, Nebraska, Oklahoma, Texas, Luisiana, Indiana, Minnesota, Kentucky, Tennessee y Ohio, señaló Newsweek.

Los gusanos devoran rápidamente los nutrientes de la capa superior del suelo

Los gusanos saltadores se parecen a las lombrices comunes, solo que son más pequeñas y de color marrón. Sin embargo, su reputación es mucho más siniestra. Los “gusanos locos” adultos se reproducen rápidamente y sin pareja, poniendo nidos de huevos del mismo color que el suelo, según reportó The Smithsonian Magazine.

Una vez que eclosionan, los gusanos devoran rápidamente los nutrientes de la capa superior del suelo que los rodea, dejando tras de sí un desorden suelto y granuloso que se asemeja a los posos del café.

Este suelo carente de nutrientes se erosiona rápidamente, dejando poco sustento a las plantas autóctonas o a las especies de lombrices y hongos que compiten con ellas, explicó Brad Herrick, ecologista de la Universidad de Wisconsin-Madison, a PBS Wisconsin.

“Una cosa que hemos observado… es que estas lombrices de tierra no solo cambian la estructura del suelo y la dinámica de los nutrientes en el suelo, sino que también, de una manera u otra, desplazan a otras especies de lombrices de tierra que ya están allí”, dijo Herrick.

No existen medidas de control viables

El control de la población es un problema, y los expertos han admitido que no existen medidas de control viables para evitar que los gusanos se extiendan por Estados Unidos. Aunque los gusanos saltadores adultos no sobreviven a los frígidos inviernos del medio oeste, sus huevos sí lo hacen, informa Newsweek.

Los investigadores están estudiando cómo afectarán los gusanos a los bosques a largo plazo y qué se puede hacer para controlar las poblaciones ya establecidas. Herrick y su equipo de la Universidad de Wisconsin planean poner en contacto a jardineros y profesionales del paisajismo para que puedan compartir observaciones sobre el gusano y prácticas para controlarlo.

Según Newsweek, aunque por ahora no hay una buena forma de controlar su propagación en los bosques que ya han infestado, hay algunas indicaciones sobre qué hacer si se detecta uno en el jardín. Simplemente, dicen, hay que colocar los gusanos adultos que se encuentre en una bolsa, dejarlos al sol durante 10 minutos y luego tirarlos.

(Fuente: dw)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

El cohete que se estrellará contra la Tierra este fin de semana

Publicada

on

La exploración espacial todavía tiene mucho que revelarnos. En los últimos años hemos quedado impresionados con las imágenes que nos llegan de otros planetas y todo lo que se ha ido descubriendo. Sin embargo, ese desarrollo tiene un precio y es que estamos llenando el espacio de basura y otros objetos que en ocasiones esta puede perder el control y regresar a la Tierra.

Ahora mismo en la órbita de nuestro planeta hay un cohete de origen chino fuera de control con una altura de más de 30 metros y 22 toneladas de peso. Se trata del cohete Long March 5B que lanzó el primer fragmento de la nueva estación espacial de Beijing la semana pasada y volverá a entrar en la atmósfera de la Tierra en algún momento de este fin de semana.

El caso ha llamado la atención porque hay una gran probabilidad de que partes del cohete caigan en el océano, por lo que, al menos en la opinión de Dan Oltrogge, fundador de la Coalición de Seguridad Espacial, una firma que ayuda a las empresas a rastrear el tráfico espacial, no debemos preocuparnos. «Gran parte de la Tierra está cubierta de agua, por lo que casi no hay riesgo. El riesgo para el público no es cero, pero es mucho menor si se dirige a los océanos», dijo al medio The Verge.

Actualmente el Comando Espacial de Estados Unidos, que ayuda a rastrear las aproximadamente 27 mil piezas de basura hechas por los humanos que están en órbita, así como la agencia rusa Roscosmos, están rastreando la ubicación del cohete. El problema es que su punto exacto de llegada a la Tierra no se puede identificar hasta pocas horas después de su reentrada. Se calcula que será el día de mañana, 8 de mayo, cuando el cohete caiga en la Tierra.

Algo que hace diferente a esta situación es que, la mayoría de los cohetes como el que está por regresar, no entran en órbita, sino que caen al océano justo después de su lanzamiento luego de impulsar otra etapa de cohete más pequeña. Pero el modelo Long March 5B tiene un diseño único que coloca toda la primera etapa en órbita terrestre baja para entregar su carga útil: un módulo Tianhe de 22.5 toneladas que servirá como alojamiento para la nueva estación espacial de China en los próximos años.

El problema es que ahora el cuerpo del cohete no se puede maniobrar ni controlar. Aunque, de acuerdo con su trayectoria, los especialistas prevén que las posibilidades de un reingreso en un área poblada son escasas, no está claro por qué China permite que los grandes cohetes desciendan de manera incontrolable en lugar de usar una maniobra para guiarlos hacia el océano.

Los riesgos

A pesar de que no se cree que afecte alguna zona con población, lo cierto es existen algunas preocupaciones sobre la seguridad espacial. Por ejemplo, los especialistas han señalado que lanzar una etapa masiva de cohetes a la órbita terrestre baja, donde el tráfico entre satélites y basura espacial está aumentando drásticamente, es arriesgado.

Además, se espera que partes del cohete sobrevivan a la ardiente caída de regreso a través de la atmósfera de la Tierra, basta con decir que piezas de un cohete Long March 5B cayeron del cielo sobre Costa de Marfil en África el año pasado después de enviar un satélite experimental al espacio.

Aún así el astrofísico Jonathan McDowell de Harvard en un correo electrónico enviado a The Verge recordó: «Los objetos vuelven a entrar casi todos los días, y una vez cada pocos meses hay algunas cosas que llegan al suelo. Pero esta es solo la segunda vez (después del reingreso del mismo tipo de cohete el año pasado) en 30 años que algo tan masivo ha vuelto a entrar sin control».

Otros casos similares al que se está por vivir incluyen a Tiangong-1, la primera estación espacial prototipo de China que se lanzó en 2011 y volvió a entrar incontrolablemente a la Tierra en 2018, pero en su mayoría se rompió en la atmósfera sobre el Océano Pacífico Sur. Aún así, en el momento de la reentrada era de 7 toneladas, es decir, significativamente más pequeño que el tamaño de Long March 5B.

China nunca ha proporcionado detalles del diseño del cohete ong March 5b, por lo que los investigadores no pueden predecir exactamente cómo se romperá en la atmósfera de la Tierra. Lo que sí han señalado es que entre el 20 y 40% del objeto debería caer en nuestro planeta.
Si llegara a suceder que el cohete caiga en una zona poblada, según el tratado de la Convención de Responsabilidad Espacial de 1972, los países son responsables de los objetos que lanzan al espacio por lo que se esperaría que China pague por cualquier daño.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.