Connect with us

La Ciencia y Tecnología

Nuestro país necesita a sus científicos frente a la emergencia por coronavirus

Published

on

La emergencia de salud, ocasionada por el coronavirus reclama una intensa colaboración de científicos de todas las disciplinas. Foto: Publimetro.
  • La emergencia de salud, ocasionada por el coronavirus reclama una intensa colaboración de científicos de todas las disciplinas.

Ciudad de México, 31 de marzo de 2020 .- Necesidades tales como la innovación en mascarillas protectoras y respiradores mecánicos, la fabricación de pruebas rápidas y confiables para detección del virus y el desarrollo de medicamentos para combatirlo, por mencionar algunas, requieren de la colaboración de grupos de científicos y tecnólogos con la industria para desarrollar en México soluciones viables a varias de estas demandas, advirtió la red de científicos ProCienciaMx, a través de un comunicado.
 
Así, ProCienciaMx convoca a: integrar un grupo de trabajo con representaciones de científicos, de empresarios, de funcionarios de gobierno de todos los niveles, y de gestores de organizaciones de la sociedad civil, para colaborar con el Consejo de Salubridad General. También, usar a la ciencia para acciones puntuales y buscar la asesoría de países que han implementado acciones conjuntas con la ciencia y la tecnología, como lo hicieron Israel y Corea. Y publicar de manera inmediata convocatorias abiertas que apoyen la investigación en todos los asuntos relacionados con COVID 19.
 
La emergencia de salud, ocasionada por el coronavirus reclama una intensa colaboración de científicos de todas las disciplinas, de las instituciones del sistema de ciencia y tecnología del país, de las organizaciones de la sociedad civil, de las pequeñas y grandes empresas, del gobierno federal y de los gobiernos locales para garantizar el mejor aprovechamiento de los recursos de conocimiento con que cuenta el país durante y después del momento más crítico de la pandemia.
 
En este momento tan complicado para enfrentar a la pandemia de coronavirus, la comunidad de científicos, tecnólogos e innovadores debe de apoyar los esfuerzos que hace nuestro país a través de diferentes instancias. La posiblilidad de participar en una convocatoria abierta podría dar el ambiente de colaboración que tanto se necesita, además de producir resultados tanto para hoy, como para el futuro que habrá que enfrentar después de la epidemia.
 
El comunicado de ProcienciaMx busca así la unidad de la comunidad de CTI en estos momentos de crisis y ofrece su apoyo a las medidas que el país requiere para resolver esta difícil situación.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Crearon diamantes a temperatura ambiente

Published

on

Para realizar diamantes se requieren millones de años y enormes cantidades de presión. Científicos australianos crearon dos tipos distintos

Un grupo de científicos creó diamantes a temperatura ambiente. Es un abierto desafío a la Naturaleza: se necesitan millones de años y temperaturas altísimas para poder crearlos.

Los investigadores de la Universidad Nacional Australiana y la Universidad RMIT produjeron dos tipos de diamantes:

El normal, que puede encontrarse en un anillo de compromiso.
Y la Lonsdaleíta, que puede hallarse en el sitio de impactos de meteoritos como el Cañón Diablo, en Estados Unidos.

Un diamante es uno de los minerales de mayor valor en el mundo, debido a sus características física y ópticas. Es la segunda forma más estable de carbono, luego del grafito.

Los átomos de carbono se encuentran dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica, lo que les da la peculiar forma.

“Los diamantes naturales se forman generalmente a lo largo de miles de millones de años, a unos 150 kilómetros de profundidad de la Tierra”, explica la profesora Jodie Bradby. “En ese lugar existen altas presiones y temperaturas por encima de los mil grados centígrados”.

Para crear el diamante a temperatura ambiente, los investigadores utilizaron técnicas de microscopía electrónica para capturar rebanadas de muestras experimentales. A partir de esas muestras se crearon los dos tipos de diamantes.

La Lonsdaleíta, el más curioso de todos los diamantes

El más curioso de los creados fue la Lonsdaleíta, llamado así en honor a la cristalógrafa Dame Kathleen Lonsdale. Cuenta con una estructura de cristal diferente al diamante regular.

“Tiene el potencial de ser utilizado para cortar materiales ultrasólidos en sitios mineros”, afirmó Bradby. “Crear más de este diamante raro, pero súper útil, es el objetivo a largo plazo de este trabajo”.

Para mayor información sobre el descubrimiento, puedes consultar en el siguiente link, que pertenece a la Universidad Nacional Australiana.

(Fuente: fayerwayer)

Continue Reading

La Ciencia y Tecnología

Hermes y Ersa, ‘dioses griegos’ que pronosticarán el clima de la Luna

Published

on

Ciudad de México a 23 noviembre 2020.- La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) y la Agencia Espacial Europea (ESA) crearon dos dispositivos espaciales que se encargarán de pronosticar el tiempo meteorológico de la Luna en las próximas misiones, contempladas para el año 2024.

Hermes y Ersa, diseñados por las agencias espaciales estadounidense y europea, respectivamente, se instalarán en la estación espacial Gateway que orbitará la Luna. Este centro de investigación en órbita impulsará exploraciones tripuladas y robóticas a lo largo del polo sur lunar con la finalidad de preparar a los humanos para el próximo viaje a Marte.

«Comprender el entorno de radiación cambiante alrededor de la Luna y en el Gateway es importante si queremos comprender los peligros potenciales que enfrentarán los astronautas y cómo abordarlos», declaró James Carpenter, coordinador de Ciencias de la Exploración de la ESA.

Estos dispositivos se encargarán de medir el clima lunar, que depende de las partículas subatómicas energizadas y los campos electromagnéticos que se precipitan mediante el Sistema Solar.

El objetivo de su fabricación será enviar datos a la Tierra sobre el clima del espacio profundo. Hermes y Ersa fueron diseñados como dos mini estaciones meteorológicas, a través de las que dividirán esfuerzos para monitorear la radiación espacial.

Las temperaturas en el espacio podría aumentar o disminuir abruptamente, por ellos los técnicos de las agencias espaciales se han preocupado por conocer la situación con la que se enfrentarán los astronautas en su llegada a Gateway y tomar medidas para su protección.

Mientras que Ersa se encargará de localizar los temperaturas más altas, Hermes se preocupará por los estados bajos antes de que sean instalados el «Elemento de Potencia y Propulsión», así como el «Puesto Avanzado de Vivienda y Logística», las primeras herramientas que operarán en el centro de investigación, programado para ser activado en 2022.

Hermes, llamado así por el mensajero de los dioses olímpicos, es un dispositivo compuesto por cuatro instrumentos que analizarán las profundidades del espacio mediante la recopilación de datos, reconstruyendo el comportamiento del viento solar a medida que cambia con el tiempo. Este componente será dirigido desde el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Greenbelt, Maryland. 

Ersa, la diosa del rocío dentro de la mitología griega, estudiará los efectos del viento solar en los astronautas y sus equipos. Esto será posible mediante los cinco instrumentos de los que está compuesto que estudiarán las partículas lunares, como rayos cósmicos galácticos, neutrones, iones y campos magnéticos.

«El entorno del espacio profundo es severo, pero al comprender el clima espacial y la actividad solar podemos mitigar adecuadamente los riesgos para nuestros astronautas y hardware», advirtió Jacob Bleacher, jefe de exploración en la Dirección de Misión de Operaciones y Exploración Humana de la NASA en «HERMES y ERSA son un ejemplo perfecto de la sinergia entre ciencia y exploración», agregó.

Continue Reading

La Ciencia y Tecnología

Desarrollan científicos de México sistema para crear edificios y ciudades inteligentes

Published

on

Científicos politécnicos trabajan en un mapa visual para utilizarlo con el Internet de las Cosas, el cual operará múltiples dispositivos inteligentes

El Centro de Investigación en Computación del del Instituto Politécnico Nacional, avanza en la configuración de un mapa visual que utilizará el sistema del Internet de las Cosas, mismo que operará múltiples dispositivos inteligentes y apoyará en los requerimientos de ciberseguridad, el mejoramiento de los servicios de salud, optimización de procesos industriales y en la creación de edificios y ciudades inteligentes, afirmó el investigador del IPN, Ponciano Jorge Escamilla Ambrosio.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha destacado en diversos foros que en esta emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, es necesario sacar el máximo provecho a la ciencia y la tecnología, para el fortalecimiento del proceso educativo y superar las limitaciones y consecuencias que impone la nueva normalidad.

A su vez, el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, ha resaltado: Vivimos en tiempos de la Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por las tecnologías de la información, la comunicación entre máquinas, la robótica, la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el big data, por ello el Politécnico inició un proceso de transformación institucional para formar al Talento 4.0 que requiere esta industria.

El científico y profesor del Laboratorio de Ciberseguridad del CIC, quien obtuvo su Doctorado en Control Automático e Ingeniería de Sistemas por la Universidad de Sheffield, Reino Unido, explicó que junto con un equipo de especialistas realiza la representación visual de sistemas del Internet de las Cosas, que se constituiría en un modelo general, que al escalarse podrá aplicarse en diversos sectores de la vida de las personas, para optimizar recursos y mejorar su calidad de vida.

“Este reto, indicó, es altamente complejo, porque el objetivo es llevar la representación de sistemas IoT a una estandarización, a fin de identificar todos los componentes físicos: sensores, actuadores, gateways (compuertas) y ruteadores (servidores de internet), con sus interrelaciones y requerimientos de seguridad. Este lenguaje ayudará a representar sistemas IoT, como se hace a través de un plano de una casa, con sus sistemas de agua y electricidad, y sus respectivos conectores, a fin de que puedan controlarse desde Internet, además de que se podrán identificar sus vulnerabilidades e implementar controles de seguridad”.

Detalló que el Internet de las Cosas es concebido como un sistema donde convergen diversas tecnologías y se conectan dispositivos con el mundo físico a través de sensores, los cuales envían datos a través de Internet. Sostuvo que en la actualidad un sistema de IoT puede funcionar en aparatos como refrigeradores, televisores, automóviles y casas, pero en el futuro podría incorporarse en el área de la salud donde a un paciente que es monitoreado con sensores de temperatura o glucosa en sangre, pueda recibir el medicamento requerido con la ayuda de un dispositivo. Subrayó que los países más avanzados en los sistemas IoT son: Alemania, Reino Unido, Japón, Corea y Estados Unidos.

Finalmente, Escamilla Ambrosio comentó que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en su última encuesta que realizó en 2019, en México hay 80.6 millones de usuarios de internet, lo que equivale al 70.1 por ciento de la población de seis años o más. “Lo que pasó cuando llegó el Internet fue que primero nos preocupamos en conectar computadoras y después en solucionar los problemas de seguridad de los datos. Lo mismo pasa en el Internet de la Cosas, primero nos ocupamos por conectar sensores y ahora percibimos los retos en ciberseguridad a los que nos enfrentamos. En este sector hay un campo de acción enorme y un nicho de oportunidad que pueden aprovechar las nuevas generaciones de científicos”.

(Fuente: IPN)

Continue Reading

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.