¡Siguenos!

La República

México, solo frente a la ola de migrantes centroamericanos

Publicada

on

Los gobiernos son indiferentes ante el hambre, la falta de oportunidades, los feminicidios y homicidios
  • Cambio climático, uno de los principales factores por los que las poblaciones huyen de su lugar de origen, ya no buscan mejores oportunidades, solamente sobrevivir
  • México dejó de ser expulsor de migrantes para convertirse en tránsito, destino y retorno de ellos

Las caravanas de migrantes que se aproximan a México, o bien, que ya trataron de cruzar la frontera por el río Suchiate, verán frustrados sus intentos de transitar libremente por el país pues el presidente Andrés Manuel López Obrador les negó el paso, lo que desató un enfrentamiento con la Guardia Nacional.

Los migrantes rechazaron la oferta laboral que les ofreció el gobierno mexicano porque, dicen, su propósito es llegar a los Estados Unidos, pero para ello tienen que enfrentarse a las barreras que impone Donald Trump con el apoyo de los países centroamericanos, desde donde salen miles de personas en busca de una mejor vida.

Todo se va juntando, es una conspiración de sucesos en su contra; el cambio climático, la violencia, la pobreza, razones por las que la gente decide abandonar sus hogares o lugares donde nacieron. Entre el 2000 y 2010, la migración desde Centroamérica aumentó 59 %. Un caso alarmante es Honduras, donde el fenómeno creció 94 %. Estudios sobre el tema destacan que los motivos son desde la inestabilidad política hasta los desastres naturales, sin dejar de tomar en cuenta la pobreza y desigualdad que acechan desde hace mucho a estas poblaciones.

En las zonas rurales sigue imperando la desatención política y social. Los gobiernos son indiferentes ante el hambre, la falta de oportunidades, los feminicidios y homicidios; pero lo que está por venir es aún más preocupante, los fenómenos climáticos, ya sea por sequías, incendios, huracanes, inundaciones, etcétera, obligan a la gente a huir, ya no en busca de mejores oportunidades, sino simplemente subsistir. Los efectos prolongados del fenómeno de El Niño desde 2009, dejaron a la gente en una situación alimentaria crítica, los más afectados son las comunidades indígenas, las mujeres y los niños y niñas en situación de pobreza. Ellos, que emigran hacia México, se enfrentan a lo mismo en nuestro país; y los que logran llegar a Estados Unidos serán perseguidos por autoridades con leyes más estrictas e inhumanas. Está claro que los niños son separados de sus padres, que las mujeres se exponen a ser ultrajadas, se han reportado casos de muertes por falta de atención médica, por abuso de autoridad, la lista de motivos es larga, pero coincide en la violación a los derechos humanos. 

La violencia ha incrementado en países como Honduras, El Salvador y Guatemala, las bandas del crimen organizado extorsionan a negocios y personas, reclutan a los niños y la quienes se opongan son asesinados, cada vez se incrementa la guerra entre cárteles por el control de los territorios. Y aunque los migrantes provenientes de estos lugares llegan a México huyendo de estos problemas, al enfrentarse en nuestro territorio a la falta de oportunidades terminan por sumarse al crimen organizado y el resultado para ellos es el mismo, los mismos problemas de los que corren los tenemos aquí. A pesar de que el presidente los apoye con empleos, su objetivo es llegar lo más al Norte posible y cruzar la frontera.

México carga con la responsabilidad de frenar a los migrantes debido a la imposición de aranceles y amenazas del presidente norteamericano, al respecto, el canciller Marcelo Ebrard pidió ayuda a la comunidad internacional para que la gente tenga más oportunidades, no es solamente tarea de nuestros gobernantes, porque es un problema que atañe a los países de América, en este caso, lo es también en la comunidad europea donde se enfrentan a la misma situación.

En lo que corresponde a esta zona del mundo, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores anunció que esta semana comenzarían los trabajos con la Organización de Naciones Unidas, es decir ACNUR, Unicef, Organización Internacional de las Migraciones, así como la Cepal para diseñar una estrategia conjunta para atender la migración.

Si México hace algunos meses sufría por la desconfianza a las instituciones, en estos países la situación es peor. Los habitantes centroamericanos desconfían de las autoridades encargadas de su protección. Esto se deriva de una combinación de escasez de recursos en los organismos de seguridad y mal entrenamiento de sus efectivos, así como tasas astronómicas de impunidad por corrupción y abusos, lo detalla en un análisis Seth Robbins, de la fundación InSigth Crime.

“Cuando los delitos no se llevan a juicio, se refuerza la creencia de que las autoridades son corruptas y de que están bajo el control de los grupos criminales. En Honduras, por ejemplo, el comisionado de la Policía nacional fue detenido en octubre y acusado de lavado de dinero, entre otros delitos”. No hace faltar recordar los eventos similares que hemos vivido en México, con los gobiernos del PRI y PAN de varias entidades, incluso del mismo ex presidente Enrique Peña Nieto, a quien se le relaciona con actos de corrupción que dejaron a México sumido en un fango financiero y de violencia.

“La corrupción en el Triángulo Norte llega a niveles máximos. Los casos incluyen a dos exmandatarios de El Salvador: uno está acusado de malversar US$351 millones del erario público, y el otro del robo de unos US$300 millones de dineros públicos”, destaca el análisis de InSigth Crime.

Por otra parte, la reelección del presidente estadunidense Donald Trump es tema recurrente en los portales y tabloides, su discurso es el mismo con el que logró llegar a la Casa Blanca, “la crisis migratoria y a la urgente necesidad de reforzar la seguridad en la frontera”, su incesante discurso sigue posicionando a los migrantes como delincuentes y por ende una amenaza a los ciudadanos. Como nuestro país ya no solamente es origen de migrantes sino también de tránsito, destino y retorno de ellos, nuestro gobierno está obligado a adoptar nuevas políticas, pero como dice el presidente, que prioricen el respeto a los derechos de los migrantes, garantice su seguridad, e involucre la cooperación internacional regional.

De acuerdo con estadísticas, México dejó de ser un país expulsor de migrantes. Desde 2007, el número de inmigrantes mexicanos en EE.UU. se ha reducido en más de un millón. La cifra total de inmigrantes indocumentados también es significativamente menor: en 2016, se registraron 10.7 millones, lo que representa una disminución de 12% con respecto a 2007, cuando alcanzó un máximo de 12.2 millones. De hecho, el 9% de los inmigrantes indocumentados en 2016 llegaron a EE.UU. en los últimos cinco años. Asimismo, el número de mexicanos arrestado por la Patrulla Fronteriza ha descendido drásticamente, al pasar de 809 mil en 2007 a 130 mil en 2018.

Un análisis de José Manuel Murillo Valencia, miembro del Servicio Exterior Mexicano, adscrito al Consulado General de México en Austin, Texas, habla de las nuevas modalidades de los flujos migratorios, que hace una década eran pequeños grupos que querían llegar a EE.UU., en su mayoría hombres jóvenes. Sin embargo, hoy se han convertido en grupos de miles de personas, conocidos como “caravanas”, integrados por hombres, mujeres y menores que, desde octubre de 2018, superan las 20 mil personas.

México fue uno de los principales promotores y negociadores del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, aprobado en diciembre de 2018.  Este Pacto hace un llamado al respeto a los derechos humanos de los migrantes, sin importar su condición; promueve el otorgamiento de servicios básicos; llama a la no separación de familias y a tener en cuenta el interés superior de los menores, asimismo favorece la colaboración estrecha con la sociedad civil, entre otras disposiciones.

Pero al parecer, nuestro gobierno se enfrenta solo a este problema. A pesar de ser apoyado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el pacto no es vinculante y no cuenta con la adhesión de un importante número de países, entre ellos EE.UU., que se retiró de las negociaciones en 2017. Aunado a esto, México debe afrontar la decisión unilateral del gobierno de EE.UU. adoptada en 2018, de regresar a nuestro país a todos los migrantes que buscan asilo, sin importar su nacionalidad.

DESDE EL CENTRO

La temida epidemia causada por la enfermedad llamada coronavirus, que se originó en China, donde ya cobró la vida de nueve personas, mantiene en alerta al mundo. En Estados Unidos se reportó el primer caso de contagio; las autoridades mexicanas dicen que se mantendrán atentos a instrucciones que giren la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Unidad de Sanidad Internacional del AICM, ante la posible presencia del virus en México… Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, informó que al día de hoy van 18 estados adheridos al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y que 14 entidades más siguen en proceso… El gobierno de México celebró la decisión de Canadá para acelerar la ratificación del T-MEC, luego de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunciara que acelerará el proceso para la ratificación del tratado entre estos dos países y Estados Unidos… mientras tanto en la Confederación Nacional Campesina, en la oficina de Comunicación Social se reedita el consumo de drogas y estupefacientes, práctica que en su momento se efectuó en canal judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sigue leyendo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La República

México eleva alerta por COVID-19 en casi todo el país

Publicada

on

El país registró el viernes más de 16.000 contagios por segundo día consecutivo, algo que no se veía desde enero pasado en pleno pico de la segunda oleada.

La Secretaría de Salud elevó el viernes (23.07.2021) el nivel de alerta por nuevos casos de COVID-19 en casi todo México.

De los 32 estados del país, 15 se encuentran ahora en alerta media (conocida como semáforo amarillo), 13 en alerta alta (naranja) -entre ellos la Ciudad de México y sus suburbios-, y uno en alerta máxima (rojo), el estado de Sinaloa en el norte.

Pese a que el 45% de la población adulta ya ha sido vacunada, los contagios llevan días creciendo en esta tercera ola de la pandemia. Y la afectada es especialmente la población más joven, que ha tenido mayor movilidad y todavía no ha sido inmunizada.

El pico de infecciones se registró en enero con más de 20.700 casos en todo el país en un solo día.

En total México ha confirmado más de 2,7 millones de contagios desde que comenzó la pandemia en el país, con casi 238.000 muertes confirmadas aunque, de acuerdo a los datos oficiales, el total real de fallecimientos asociados al COVID-19 ronda los 360.000.

Con estas cifras, México es el cuarto país con más muertes por COVID-19, detrás de Estados Unidos, Brasil y la India, y es decimosexto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

Alerta naranja en Ciudad de México

Ciudad de México elevará desde el lunes la alerta sanitaria por COVID-19 al segundo escalón más alto de su escala ante un incremento de casos y hospitalizaciones, pero sin aplicar nuevas restricciones a la actividad económica, informó este viernes la alcaldía.

La estrategia para enfrentar la tercera ola del coronavirus en la capital mexicana seguirá enfocada en acelerar la vacunación, que a partir de la semana próxima incluirá a jóvenes de 18 a 29 años, anunció la alcaldesa Claudia Sheinbaum.

«A finales de la próxima semana tendremos vacunada de primera dosis a alrededor del 30% de los adultos de 18 a 29 años», dijo la gobernante en conferencia de prensa.

Sheinbaum detalló que aunque el semáforo de alerta sanitaria subirá de color amarillo a naranja esto no implicará de momento ajustes en la actividad económica y social de la urbe.

El plan nacional de inmunización ha alcanzado a 39,7 millones de personas, de acuerdo con cifras oficiales al 21 de julio.

México, de 126 millones de habitantes, acumula 2,7 millones de casos confirmados de COVID-19 y 237.626 fallecidos, siendo el cuarto país más enlutado del mundo en números absolutos.

(Agencias: AFP, AP, ) 

Sigue leyendo

La República

Así queda el semáforo Epidemiológico por estado

Publicada

on

Este viernes, la Secretaría de Salud dio a conocer que solo 3 estados del país estarán en semáforo color verde, 15 en amarillo, 13 en naranja y uno en color rojo. Lo anterior derivado a la tercera ola de Covid-19.

Así estará cada estado del 26 de julio al 8 de agosto:

Rojo: Sinaloa

Naranja: Baja California Sur, Nuevo León, Tamaulipas, Nayarit, Jalisco, Colima, Veracruz, Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México, Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo.

Amarillo: Baja California, Sonora, Chihuahua, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Tabasco, Yucatán y Campeche.

Verde: Coahuila, Aguascalientes y Chiapas

(Agencia: AFP)

Sigue leyendo

La República

México, el país con más huérfanos por el Covid-19, revela estudio

Publicada

on

La pandemia de coronavirus ha dejado una estela de dolor y muerte. La situación cobra dimensiones más graves cuando los niños pierden a uno o dos de sus padres o tutores.

México, de acuerdo con un estudio publicado por la revista “The Lancet”, es el país con más menores huérfanos debido a la pandemia.

La revista médica británica publicó este martes un estimado de menores que, en 21 países, quedaron en la orfandad debido al Covid-19. En el caso de México, entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2021, 131 mil 325 menores de 18 años perdieron por lo menos a uno de sus cuidadores principales (padre, madre o abuelos tutores). La cifra supera a la de países como India, con 116 mil 263; Brasil, con 113 mil 150, o Estados Unidos, con 104 mil 884.

Un total de 33 mil 342 menores mexicanos perdieron a sus madres, mientras que 97 mil 951 se quedaron sin sus padres a causa del coronavirus; 32 perdieron a ambos padres.

4 mil 429 menores mexicanos se quedaron sin su abuela; 5 mil 342 sin su abuelo y 36 sin ambos. Si se consideran estos datos, la cantidad de niños mexicanos que perdieron a sus cuidadores principales o de custodia se eleva a 141 132.

Si se consideran las tasas de decesos de al menos uno de los cuidadores principales por cada mil niños, Perú ocupa el primer lugar, con 10 por cada mil niños; le sigue Sudáfrica, con 5 por cada mil, México, con 3 por cada mil y Brasil, con dos por cada mil.

A nivel global, “The Lancet” estima que un millón 134 mil menores sufrieron, en el periodo señalado, la pérdida de al menos uno de sus cuidadores principales.

El estudio revela que a nivel global, entre dos y cinco veces más menores perdieron a sus padres que a sus madres.

El estimado se hizo con base en los datos sobre el exceso de muertes a nivel global, las muertes por Covid y los datos de fertilidad y a partir de ahí se obtuvo un modelo de tasas de orfandad asociadas al Covid-19.

El estudio hace alusión a “muertes asociadas” al Covid-19; es decir, tanto los decesos provocados directamente por la enfermedad como los ligados a confinamientos y a la disminución de acceso a la atención sanitaria y al tratamiento de enfermedades crónicas.

El estudio subraya que, durante la pandemia de coronavirus, dado que la mayor parte de muertes ocurren entre adultos, es en ellos en quienes se ha centrado la atención. “Sin embargo, una consecuencia trágica del elevado número de adultos muertos es que un número elevado de menores podrían perder a sus padres y cuidadores por el Covid-19, como sucedió durante las epidemias del ébola, el VIH/Sida o la influenza de 1918”. En ese sentido, el objetivo del estudio es echar luz sobre la afectación que están sufriendo los menores por la pandemia.

(Agencia: SUN)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.