¡Siguenos!

Cultura

Majestuosidad, Grado de Conservación y Ubicación, Posicionarán a Kulubá entre las Ciudades Mayas Más Importantes de la Península

Publicada

on

  • Kulubá es un sitio maya del nororiente de Yucatán que tuvo una relación importante con las urbes mayas de Ek’ Balam y, particularmente, Chichén Itzá, ya que se convirtió en parte de su red de comercio y de control territorial hacia la costa norte.
  • Es una zona arqueológica que avanza sostenidamente en su estudio y en la recuperación de su antiguo esplendor.

Tiimín Yucatán a 21 junio 2022.- Kulubá es una zona arqueológica que pertenece al municipio yucateco de Tizimín. Se encuentra en la región noreste del estado de Yucatán, a 37 km al sureste de la cabecera municipal referida y a 212 km de la ciudad de Mérida, en lo que hoy son terrenos de los ranchos ganaderos de Kulubá y Emannuel y en los ejidos de San Luis Tzutuk y San Pedro Juárez.

Es uno de los pocos sitios de esta región que aún conserva arquitectura en pie y está clasificado bajo la clave 16Qe (4)1 en el Atlas arqueológico de Yucatán (Garza Tarazona y Kurjack, 1980), como un sitio de rango III.

Un aspecto relevante es el medio ambiente de la región nororiente de Yucatán, ya que de sus peculiaridades surgió la percepción de la naturaleza y del cosmos de los habitantes de la región de Kulubá. Los cenotes y las rejolladas son las constantes principales en la fisiografía de la zona. De esta manera, se establece una relación entre la sociedad y la naturaleza que se manifiesta en la arquitectura, la escultura y el patrón de asentamiento.

Las rejolladas fueron importantes para la producción de cacao y, en la cosmovisión maya, portales del inframundo y fuente de agua y fertilidad. A partir de este elemento vital, como origen y punto nodal, se fue configurando el asentamiento de Kulubá.

A pesar de que Kulubá es uno de los sitios arqueológicos más importantes de esta región, no lo encontramos referido en las fuentes documentales, ya sea indígenas coloniales, como los libros de Chilam Balam o en las obras de los cronistas hispanos. El nombre con el que se le conoce en la actualidad probablemente no está asociado a su denominación original, y sólo aparece tardíamente en la documentación de mediados del siglo XX.

Antecedentes arqueológicos

El primer reporte arqueológico de esta zona tuvo lugar en 1941, cuando Wyllys Andrews IV publicó unas notas y un croquis del sitio, como resultado de un recorrido que hizo a fines de diciembre de 1939. Este investigador resaltó la presencia de elementos arquitectónicos “maya toltecas” o “mexicanos”, similares a los de algunos edificios de Chichén Itzá.

Las estructuras más grandes de Kulubá fueron clasificadas años después por Wyllys Andrews V en tres grupos: A, B y C, que se encuentran relativamente cercanas entre sí y de la rejollada principal del sitio. Ésta, al parecer, funcionó como un centro aglutinador del asentamiento. Los conjuntos mencionados tienen estructuras piramidales, palacios, basamentos habitacionales y construcciones menores asociadas.

Las primeras intervenciones arqueológicas en Kulubá fueron llevadas a cabo por la brigada de salvamento del Centro Regional del Sureste del INAH (hoy Centro  INAH Yucatán), de julio a septiembre de 1980, a cargo del arqueólogo, ya fallecido, Ricardo Velásquez Valadez.

Fue a fines de 1999 y principios de 2000 cuando el suscrito y el arqueólogo Carlos Peraza Lope tuvimos la oportunidad de iniciar trabajos arqueológicos en Kulubá. Continuaron éstos bajo mi dirección durante dos temporadas de campo adicionales, en 2001-2002 y 2002-2003. El proyecto tuvo como objetivos principales el levantamiento del plano del grupo central y del área periférica, la delimitación de la zona prehispánica, la restauración de los edificios que aún conservaban arquitectura en pie y la ubicación cronológica del sitio. Luego de todos estos trabajos se hizo el estudio de los materiales recuperados, como cerámica, lítica, concha, etc.

Durante las temporadas referidas se realizaron labores de restauración en el Palacio de los Mascarones y el Palacio Chenes del Grupo B (estructuras 9k1a y 9k1c). También se intervino el Palacio de las U (Estructura 11k1a), la Estructura 11k1b, de tipo residencial, y otras edificaciones menores de la plaza noroeste del Grupo A y una estructura tipo palacio (10I1i) del Grupo C.

Posteriormente se han hecho labores de mantenimiento menor en el sitio, durante 2012 y 2013, con recursos del Programa Temporal de Empleo de Sedesol.

Éstas fueron las primeras intervenciones sistemáticas a gran escala en el sitio arqueológico y representan sin duda un paso adelante en la conservación, investigación y difusión de este sitio, legado cultural del pueblo maya.

-Alfredo Barrera Rubio. Doctor en antropología por la ENAH. Investigador del Centro INAH Yucatán. Su área de trabajo es la arqueología de la región nororiente de Yucatán. Recibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Oriente de Yucatán en 2014.

Sigue leyendo
Clic para comentar

Cultura

Fallece el poeta mexicano David Huerta, a los 72 años

Publicada

on

El poeta mexicano David Huerta falleció en su casa la mañana de este lunes a los 72 años. El escritor, ensayista y poeta, fue ganador del Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) 2019 por su obra y era hijo del reconocido poeta Efraín Huerta.

“Lamento profundamente el fallecimiento de David Huerta, uno de los escritores más destacados de las últimas décadas. Mi pésame a Verónica, su familia y amigos. Maestro, gracias por la poesía”, escribió en su Twitter la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto.

Según información de medios locales, fue su esposa, la escritora Verónica Murguía, quien confirmó el fallecimiento del autor de La música de lo que pasa (1997).

David Huerta era hijo del gran intelectual mexicano Efraín Huerta (1914-1982) conocido como “el poeta de la rebeldía”, contemporáneo del también poeta y escritor Octavio Paz (1914-1998).

Aunque su padre fue clave en su interés por las letras, el escritor detalló en una entrevista con EFE después de recibir el premio FIL en 2019, que su madre fue fundamental en su carrera, quien también era una gran lectora.

Entre sus obras se encuentran los libros Cuaderno de noviembre (1976), Huellas del civilizado (1977), Versión (1978), Los objetos están más cerca de lo que aparentan (1990), La sombra de los perros (1996), La música de lo que pasa (1997) y El azul en la flama (2002), entre otros.

Además, fue profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), columnista y colaborador de medios. Su postura política estuvo marcada por haber sido “hijo de la generación del 68”, una época marcada por movimientos sociales y enfrentamientos entre el Estado, estudiantes y la ciudadanía.

Además del Premio FILHuerta también se hizo acreedor al de Poesía Carlos Pellicer en 1990, el Premio Xavier Villaurrutia en 2006, de la Fundación Guggenheim (1978-1979), y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

Es por ello que la noticia de su muerte conmocionó a usuarios de internet, entre ellos la Secretaría de Cultura y la cuenta de la FIL de Guadalajara, que mandaron sus condolencias.

“La Secretaría de Cultura lamenta el sensible fallecimiento del poeta, editor, ensayista y traductor mexicano David Huerta, quien fue miembro del Sistema Nacional de Creadores”, se lee desde la cuenta de Twitter de la institución de Cultura.

Algunos de sus colegas también lamentaron vía digital la muerte del poeta, como el escritor Alberto Chimal, quien contó que fue su maestro, la escritora Carmen Boullosa, quien compartió que los primeros juguetes de sus hijos fueron obsequiados por él o Benito Taibo, que expresó el dolor que le suponía su ausencia.

“Ha muerto el grandísimo y querido David Huerta. No nos van a alcanzar las lágrimas”, escribió Taibo.

(Agencia: EFE)

Sigue leyendo

Cultura

Las enigmáticas máscaras del gran Pakal

Publicada

on

El hallazgo de las dos máscaras del Rey Pakal han sido de gran importancia arqueológica para comprender más del mundo maya.

Han sido dos máscaras del Rey Pakal las que se han encontrado en el sur mexicano.

En 1952 se llevó a cabo una excavación del Templo de las Inscripciones en las ruinas de la ciudad maya de Palenque en Tabasco, donde fue hallada esta intrincada máscara mortuoria de jade en la cámara de una tumba oscura durante más de mil años, cubriendo un cráneo. Las inscripciones en las paredes indicaban que el cráneo pertenecía nada menos que al rey K’inich Janaab ‘Pakal, conocido hoy como Pakal el Grande.

El reinado de Pakal duró 68 años durante el siglo VII, y fue la persona más poderosa de toda América. Pero a pesar del elevado estatus que tuvo en el ocaso de su vida, comenzó su gobierno como un líder poco probable y subestimado.

A los 12 años el rey heredó un reino en estado de anarquía, profundamente marcado por la guerra y su reciente y humillante derrota militar. La mayoría de sus majestuosos edificios habían quedado reducidos a escombros y una gran parte de su población yacía muerta, asesinada por las flechas, lanzas y mazas con hojas de obsidiana de los feroces guerreros de Kaan.

El rey vivió hasta unos 80 años y gobernó durante 68 de esos años, uno de los reinados más largos en la historia de la humanidad. Más de mil años después, esta llamativa máscara funeraria fue encontrada dentro del sarcófago del Pakal el Grande durante la excavación de un túnel debajo de la pirámide del Templo de las Inscripciones en Palenque.

En 2016, en el complejo maya de Palenque ubicado en la actual Chiapas, reveló su red de canales subterráneos ‘escondidos’ debajo del Templo de las Inscripciones, el monumento más grande conocido en el sitio.

Esta vez, los descubrimientos se desvían de las misteriosas características arquitectónicas a un alcance cultural posiblemente conocido. Durante las excavaciones de rutina en Palenque, se han encontrado con una gran cantidad de tesoros arqueológicos, incluida otra máscara mortuoria del gobernante maya Pakal.

En 2018 fue encontrado un nuevo rostro del rey Pakal por arqueólogos del INAH, se trataba de una cabeza moldeada en estuco de más de 20 centímetros que muestra al rey Pakal, ya con arrugas; se sabe que falleció a los 80 años.  El equipo estuvo encabezado por el arqueólogo Arnoldo González encontró esta pieza junto con una ofrenda maya en la Casa E.

Asimismo, el hallazgo en la zona arqueológica de Palenque, tuvo otros trabajos de investigación a cargo del mismo Arnoldo González Cruz, como la Cabeza de estuco del Célebre Pakal II, Nariguera objeto ritual y un túnel en la Casa C del conjunto arquitectónico del Palacio.

La nariguera es una especie de arete que los gobernantes mayas usaban en la nariz durante ceremonias rituales. Asimismo  mostraron el descubrimiento más reciente en la zona arqueológica de Palenque, en las entrañas de la Casa C del edificio conocido como El Palacio, donde descubrieron apenas la semana pasada un subterráneo que fue clausurado por los propios mayas.

El descubrimiento de la máscara, que enriquece la visión que se tenía de los mayas, representa a K’inich Janaab’ Pakal, detalló el director del INAH, Diego Prieto, quien recordó que estos trabajos se realizaron gracias al apoyo económico que el equipo del arqueólogo Arnoldo González recibió el pasado 4 de diciembre, cifrado en un financiamiento de 500 mil dólares, unos 9.5 millones de pesos, del Fondo de Embajadores de los Estados Unidos para la Preservación de la Cultural.

Esta suma se utilizó para la restauración estructural de los murales exteriores e interiores del Palacio, relieves de estuco y esculturas de piedras, el apoyo también determinará qué medidas de mantenimiento se necesitan para conservar la Tumba de Pakal. 

Debido al conocimiento de las inscripciones mayas se tiene información que no se tenía de otros pueblos del México antiguo de Mesoamérica. Este proyecto arqueológico de Palenque todavía sigue en marcha aunque el sitio todavía no puede ser visitado.

(Fuente: mxcity.mx)

Sigue leyendo

Cultura

Concierto de la Orquesta Típica Yukalpetén, para celebrar Fiestas Patrias

Publicada

on

Mérida, Yucatán a 07 septiembre 2022.- Con huapangos, sones y joropos, la Orquesta Típica Yukalpetén (OTY) celebrará las Fiestas Patrias en un concierto de gala, este domingo 11, a las 12:00 horas, en el Palacio de la Música – Centro Nacional de la Música Mexicana, la oferta cultural y artística del estado.

Dicho programa se transmitirá a través de las redes sociales, con un repertorio único que rendirá homenaje a todas y todos los habitantes de la República, en especial a sus compositores y autores, cuyas obras conforman el patrimonio sonoro de la nación.

La máxima institución vernácula abrirá con “México en la piel”, de José Manuel Fernández Espinosa, y la solista Maricarmen Pérez interpretará “México lindo y querido”, de Jesús Monge Ramírez; luego, Jesús Armando cantará “La bikina”, de Rubén Fuentes Gassón, y “El sinaloense”, de Severiano Briseño.

Emma Alcocer dará voz a “Veracruz”, de Agustín Lara; “Amanecí otra vez”, de José Alfredo Jiménez, y en compañía de Ernesto Cortázar, “No volveré”, de Manuel Esperón. Javier Alcalá ofrecerá “María bonita”, de Lara; “La malagueña”, de Elpidio Ramírez y Pedro Galindo, y “Serenata huasteca”, con el trovador Rodolfo Santos.

Finalmente, Pérez compartirá “Qué bonita es mi tierra”, de Fuentes Gassón; “Vuela y canta por México”, de los yucatecos Angélica Balado y Fernando Leal, y “Mi ciudad”, de Guadalupe Trigo y Eduardo Salas. La agrupación cerrará con la pieza “Son de la negra”, de Blas Galindo.

Quienes deseen presenciar este recital pueden acudir, de miércoles a domingo, entre las 10:00 y 16:00, a adquirir sus boletos, los cuales tienen un costo de 50 pesos; también, es posible adquirirlos dos horas antes del inicio, en el recinto sede.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.