¡Siguenos!

Entretenimiento

Los videojuegos pueden ser buenos para la salud mental

Publicada

on

Una encuesta realizada a más de 2.700 «gamers» pone en duda que los videojuegos necesariamente causen agresión o adicción, dice un estudio de la Universidad de Oxford.

El tiempo dedicado a jugar videojuegos puede ser bueno para la salud mental, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford.

El hallazgo se produce en un momento en que las ventas de videojuegos se han disparado este año, ya que más personas están atrapadas en casa debido a la pandemia y muchos países han vuelto a imponer límites a la vida pública.

El documento publicado el lunes se basa en las respuestas de la encuesta de personas que jugaron dos juegos, Plants vs Zombies: Battle for Neighborville y Animal Crossing: New Horizons.

En un primer momento, el estudio utilizó datos proporcionados por los creadores de juegos, Electronic Arts y Nintendo of America, sobre cuánto tiempo pasaban jugando los encuestados, a diferencia de investigaciones anteriores que se basaban en estimaciones imprecisas de los jugadores.

Los investigadores del Instituto de Internet de Oxford dijeron que encontraron que la cantidad real de tiempo dedicado a jugar era un factor positivo pequeño pero significativo en el bienestar de las personas.

El documento, que no ha sido revisado por pares, dijo que el nivel de disfrute que los jugadores obtienen de un juego podría ser un factor más importante para su bienestar que el mero tiempo de juego.

Sensación de disfrute y bienestar

Los resultados podrían poner en duda las suposiciones de larga data de que los juegos causan agresión o adicción, aunque los autores reconocen que son solo una instantánea.

«Nuestros hallazgos muestran que los videojuegos no son necesariamente malos para la salud; hay otros factores psicológicos que tienen un efecto significativo en el bienestar de una persona», dijo Andrew Przybylski, director de investigación del instituto. «De hecho, el juego puede ser una actividad que se relacione positivamente con la salud mental de las personas, y la regulación de los videojuegos podría privar a los jugadores de esos beneficios».

«Se encuestó a unos 2.756 jugadores de Animal Crossing: New Horizons en EE. UU., Reino Unido y Canadá, junto con 518 jugadores de Plants vs Zombies: Battle for Neighborville. Se les pidió que completaran una encuesta sobre sus experiencias que se comparó con el tiempo de juego registrado por las compañías de juegos.

La falta de transparencia por parte de los creadores de juegos ha sido durante mucho tiempo un problema para los científicos que esperan comprender mejor los comportamientos de los jugadores y los autores dijeron que la investigación anterior utilizada para proponer consejos para padres y legisladores se realizó sin una base de evidencia sólida.

(Agencias AP)

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entretenimiento

«Shrek», el ogro que sigue conquistando al público 20 años después

Publicada

on

Durante muchos siglos las fábulas pintaron a los ogros como seres gigantes, verdes y temibles que atemorizaban a los niños. Una visión que terminó con la llegada al cine de Shrek, el héroe con aspecto de antihéroe que con su humor conquistó y sigue conquistando al público 20 años después. 

El filme, estrenado el 18 de mayo de 2001, es una de las cintas de animación preferida por niños y adultos, gracias a su hilarante sentido del humor que hace reír a pequeños y grandes. ¿Su secreto? Su eterna juventud. Es una película que no pasa de moda y que se transmite de generación en generación, como los clásicos cuentos que aparecen en la película. Y es que «Shrek» es eso, un cuento de película.

Pese a que muchas personas creen que Shrek es una historia original del estudio Dreamworks, esto no es así. Está basada en el libro de 1990, «Shrek!» del escritor William Steig (viñetista en The New Yorker y autor de libros infantiles). Steig accedió a ceder los derechos de su libro debido a que sus hijos amaban al personaje y quería que lo vieran en la pantalla grande.

Shrek, que significa «monstruo» en Yidis y proviene del alemán «schreck» (miedo, susto o sobresalto), es un ogro solitario que descubre que su ciénaga está siendo ocupado por varias criaturas como Pinocho, los tres cerditos o Blancanieves y los 7 enanitos. Sus aventuras para tratar de recuperar su hogar le hacen amigo de un particular asno parlante que se convertirá en su inseparable amigo. 

La historia de este singular ogro tiene su toque romántico con la princesa Fiona, de la que se enamora y con la que finalmente sella su final feliz. 

Sin embargo, construir esta película no fue nada sencillo. En un primer momento la cinta iba a estar realizada completamente en stop-motion, pero debido a los altos costes de este tipo de animación y que el resultado no convencía al equipo, se optó por el ordenador, como explicó en la presentación en España de la película su productor y cofundador de DreamWorks, Jeffrey Katzenberg.

La animación de la película se cuidó hasta el extremo. Uno de los animadores llegó a darse una ducha de barro como la que disfruta Shrek al principio de la película para que el equipo pudiera ver y analizar cómo se movía el fluido sobre el cuerpo.

Esta fue una de las escenas más difíciles de animar, junto con el pelaje de asno que también resultó muy complejo. De ahí que contrataran a un equipo de efectos visuales para conseguir que cada uno de los pelos tuviera movimiento propio y se pareciera a un pelaje real. El fuego también causó muchos quebraderos de cabeza a los animadores, así como las animaciones faciales.

La productora, que pasaba por un mal momento entonces, irrumpió en la industria con una película de animación que rompió con todos los moldes de las mal llamadas películas «infantiles». Fue un éxito en taquilla en todo el mundo (recaudó más de 484 millones de dólares y ocupó el cuarto puesto en el ránking mundial de aquel 2001, según datos de la web especializada Box Office Mojo).

Esto no solo animó al estudio a desarrollar sagas igualmente de exitosas y cómicas como «Madagascar» (2005), «Kung fu panda» (2008) y «How to Train Your Dragon» (2010), si no que hicieron de «Shrek» toda una saga: «Shrek 2» (2003), «Shrek The Third» (2007) y «Shrek Forever After» (2010).

Un año más tarde, en 2011, llegaría una historia derivada, «Puss in Boots», protagonizada por el felino mosquetero de intensa mirada al que da voz Antonio Banderas y que había aparecido en la segunda entrega de «Shrek».

«Shrek», dirigido por el neozelandés Andrew Adamson y la estadounidense Vicky Jenson, hizo historia en los premios Óscar al ser la primera en llevarse la estatuilla a la mejor película de animación, batiendo a «Monsters, Inc» y a «Jimmy Neutron: Boy Genius», ya que hasta 2001 la categoría no existía.

Con el paso de los años se convirtió en uno de los títulos más apreciados del cine de animación y ocupa el octavo puesto en la lista de las 10 mejores películas de animación de la historia del American Film Institute (AFI), siendo la única que no pertenece a los estudios Disney-Pixar.

La banda sonora de «Shrek», compuesta por Harry Gregson-Williams y John Powell, también ha pasado a la historia logrando perdurar a lo largo de los años. Sin embargo, la canción de la banda estadounidense Smash Mouth «All star» que aparece al principio de la cinta y la de cierre «I´m a believer» son las favoritas del púbico.

20 años después de su estreno, «Shrek» sigue siendo una de las películas favoritas de niños y adultos y, además de por su aniversario, la película está de celebración porque el pasado año fue declarada patrimonio nacional de Estados Unidos. 

Sigue leyendo

Entretenimiento

Andrea Meza tiene su primer día de trabajo

Publicada

on

Andrea Meza se convirtió anoche en la tercera mexicana en ganar Miss Universo, máximo certamen a nivel internacional en el cual previamente Lupita Jones y Ximena Navarrete se volvieron reinas de beleza.
A través de las historias de Instagram del concurso que llevó a cabo su edición 69 este fin de semana se mostró cómo la originaria de Chihuahua, Chihuahua, ya estaba lista para su primer día de trabajo como la mujer más bella del mundo, luciendo un vestido blanco y la corona que ha vuelto reinas a decenas de mujeres de todo el mundo.
«Soy Miss Universo y hoy es el primer día de trabajo. Estoy a punto de iniciar una entrevista con Good Morning America», fue lo que contó la joven mexicana de 26 años.
Dentro de las primeras declaraciones que hizo a los medios de comunicación en Estados Unidos, con fuerte presencia latina, está su confesión que al momento en que se dio a conocer a la ganadora ella tenía demasiadas cosas en la cabeza, además que había mucho ruido en el lugar, por lo que tardó en reaccionar al conocer el fallo del jurado.
Comentó que la porra mexicana era maravillosa y al escuchar «¡Viva México!» no sabía si había sido el público que la apoyaba o el conductor, «por eso tardé mucho en reaccionar», añadió, quien siempre soñó con ese momento.
Andrea Meza también reiteró su compromiso para eliminar la violencia de género en América Latina. Recordemos que durante su presentación ella contó en un clip:
«Hola, mi nombre es Andrea Meza, soy Miss México, vengo de una ciudad que se llama Chihuahua, Chihuahua, y crecí con una familia muy grande, me encanta estar rodeada de mi familia. También trabajo con la oficina de turismo de Chihuahua y soy la embajadora. Me veo como una embajadora de los derechos humanos, es algo que me importa muchísimo y quiero que las jóvenes luchen por sus derechos».
Una de las encargadas de entrevistar a Andrea Meza fue Vanessa Claudio, quien también estuvo ayer en la conducción del concurso. Aseguró que se levantó a las 6 horas luego que se fue a dormir a las 4:20 horas.
«Parte del trabajo, ayer fue un día espectacular. Mucho trabajo, pero todo se logró y se logró con éxito. No importa el cansancio, lo importante es seguir», afirmó.
Andrea Meza fue una de las 74 misses de distintas partes del mundo que lograron entrar al máximo certamen de belleza, el cual tuvo un retraso en su realización debido a la pandemia de covid-19.
Para llevar a cabo el primer corte, los anfitriones mencionaron los nombres de las 21 aspirantes que pasaban a la pasarela en traje de baño y la chihuahuense de 26 años logró capturar la atención del jurado.
«Hola, mi nombre es Andrea Meza, soy Miss México, vengo de una ciudad que se llama Chihuahua, Chihuahua, y crecí con una familia muy grande, me encanta estar rodeada de mi familia. También trabajo con la oficina de turismo de Chihuahua y soy la embajadora. Me veo como una embajadora de los derechos humanos, es algo que me importa muchísimo y quiero que las jóvenes luchen por sus derechos», afirmó en un clip difundido tras el primer corte.
Luego de ello la chica logró deslumbrar con un bikini color amarillo, mismo había usado en las preliminares que se llevaron a cabo ayer. Sin embargo, esa presentación le dio uno de los últimos pases disponibles.
Fue entonces que tocó el turno de la pasarela en traje de noche, para el cual usó un vestido rojo con más de 40 mil cristales que fue realizado por un diseñador mexicano. Su paso lleno de elegancia, seguridad y firmeza fue lo que le dieron el primero de los cinco pases a la final.
En la última fase de preguntas nuevamente logró convencer al jurado. La primera situación que se le planteó fue qué hacer ante la covid-19 para evitar más muertes, a lo que ella apostó por abogar por un nuevo confinamiento.
En su segunda oportunidad para impresionar al jurado habló sobre los estereotipos: «Vivimos en una sociedad que cada vez está más avanzada y así como hemos avanzado como sociedad también hemos avanzado en los estereotipos. Hoy en día la belleza no solo radica en cómo nos vemos, para mí la belleza radica en nuestro espíritu, alma y los valores como nos manejamos. No permitan nunca que alguien les diga que no tienen valor».

Sigue leyendo

Entretenimiento

Festival de la Canción de Eurovisión regresa pese a pandemia

Publicada

on

Tras haberse cancelado el año pasado debido a la pandemia de coronavirus, el Festival de la Canción de Eurovisión regresa con su embriagadora mezcla de música y melodrama.

Las delegaciones nacionales que viajan a la ciudad portuaria holandesa de Rotterdam cumplen estrictas medidas para reducir el riesgo de infecciones, mientras miles de fanáticos autorizados a asistir a los ensayos generales, dos semifinales y la gran final del 22 de mayo deberán someterse a pruebas de COVID para asegurar que no introduzcan el virus al recinto.

El productor ejecutivo Sietse Bakker se alegra de que haya evento del todo.

«Organizar el Festival de la Canción de Eurovisión siempre es un desafío porque tienes menos de un año para montar uno de los eventos más grandes y complejos de Europa, pero hacerlo en una pandemia es mucho, mucho más complicado», dijo a The Associated Press.

Pese a las medidas sanitarias el concurso, que tiene como objetivo unir a Europa a través de la música, pretende seguir con su tradición de 65 años de diversión optimista.

Los fans que se encuentren cerca del estadio de Ahoy ya pueden comenzar a disfrutar del evento. Los semáforos en una pasarela peatonal afuera del lugar ahora muestran una figura verde bailando al ritmo de la emblemática canción «Waterloo» de ABBA, ganadora del certamen de 1974, cuando es seguro cruzar.

El popular evento mezcla elementos exagerados — en los ensayos, el noruego Andreas Haukeland, conocido como TIX, interpretó su canción «Fallen Angel» con enormes alas blancas — con letras que fomentan la inclusión y la positividad al tiempo que evitan los mensajes políticos.

Bielorrusia fue expulsada incluso antes de que comenzara el evento porque los organizadores de la European Broadcasting Union dijeron que la canción original del país «pone en tela de juicio la naturaleza apolítica del concurso». También rechazaron una canción de reemplazo.

El tema del festival de este año es «ábrete». En realidad, fue elegido antes de que la pandemia descarrilara la vida pública en todo el mundo, pero ahora que Europa comienza tentativamente a emerger de la pandemia resulta muy adecuado.

«Decidimos mantener el tema porque, especialmente en estos tiempos, es importante que estemos abiertos el uno al otro y que sintamos la posibilidad de abrirnos el uno al otro para mostrar nuestros verdaderos sentimientos, emociones y pensamientos», dijo Bakker.

El ganador holandés de 2019, Duncan Laurence, dice en el cibersitio del evento que ve la música como una manera de forjar enlaces: «Por eso necesitamos el Festival de la Canción de Eurovisión. Para sentirnos conectados de nuevo».

Miles de seguidores podrán hacer la conexión en persona.

Cada evento del festival estará abierto a 3.500 asistentes — cerca del 20% de la capacidad del estadio — que deberán mostrar un resultado negativo a una prueba de COVID hecha en las últimas 24 horas.

Los 10 ganadores de las semifinales se unirán a Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido, junto con el país anfitrión, Holanda, en la final. En cada país participante votará un panel de expertos de la industria musical y los espectadores.

La pandemia llevó a la cancelación del evento del año pasado y este año impidió que la cantante australiana Montaigne volara a Rotterdam. Holanda es la sede del festival porque el país ganó la última vez que se llevó a cabo el concurso, en 2019.

Montaigne sigue en la competencia, pero enviará una actuación grabada en vivo.

No será la única que falte. La madre del participante holandés Jeangu Macrooy tampoco podrá asistir porque no puede viajar desde su casa en Surinam. Y el padre del cantante congolés-sueco Tusse quiere saber si puede votar por él desde su casa en el Congo.

Ucrania pasó un susto cuando la cantante principal de su banda Go_A, Kateryna Pavlenko, tuvo que saltarse un ensayo en Rotterdam y hacerse la prueba de coronavirus tras sentirse mal. El resultado fue negativo y fue recibida de nuevo.

Ella y la banda se encuentran entre 39 participantes nacionales que compiten por una codiciada victoria que podría darles una carrera internacional o al menos una fama fugaz.

Para muchos, la audiencia de millones de televidentes es una oportunidad para expresar mensajes de inclusión y positividad.

La representante de Rusia, Manizha, interpreta una canción cuya letra dice: «Cada mujer rusa necesita saber que es lo suficientemente fuerte como para rebotar contra la pared».

La cantante, cuya familia huyó a Rusia de Tayikistán, dijo que el mensaje es para mujeres de todo el mundo «porque tenemos que serlo, tenemos que ser valientes. Necesitamos ser más felices. Y estoy feliz de poder inspirarlas en ese escenario porque, ya sabes, el escenario de Eurovisión es uno de los escenarios más grandes del mundo».

La cantante maltesa Destiny también tiene un mensaje de positividad corporal que espera llevar hasta la final. La poderosa voz de la joven de 18 años la ayudó a ganar el concurso de Eurovisión Junior y llegar a las semifinales de «Britain’s Got Talent» en 2017.

En medio de las muchas actuaciones exageradas, la canción relativamente moderada «Voilà» de la francesa Barbara Pravi se ha vuelto la favorita de los corredores de apuestas.

Y la intérprete de Chipre Elena Tsagrinou ya ha sido centro de atención luego que fieles cristianos ortodoxos en la isla mediterránea protestaron diciendo que promueve el culto satánico.

Tsagrinou dice que su canción, «El Diablo», que interpreta flanqueada por cuatro bailarines con trajes rojos ceñidos, fue mal interpretada y en realidad trata sobre una relación abusiva entre dos amantes.

Se ríe de la polémica que incluyó a manifestantes portando cruces de madera y cantando consignas afuera de la emisora estatal de Chipre en marzo.

Tsagrinou dijo que lidiar con las restricciones de COVID-19 es difícil antes del concurso, «pero eso no nos va a detener y vamos a sentir la vibra que queremos sentir y la sonrisa en nuestro rostro». 

(Agencia: AP)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.