¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Los humanos y la conciencia del tiempo: ¿a dónde nos ha llevado?

Publicada

on

Los humanos tomamos decisiones con base en nuestro concepto de tiempo, lo que actualmente nos tiene enfrentando una de las mayores crisis ambientales. Foto: FCCyT.
  • La controvertida época denominada Antropoceno ha invertido las ideas fundamentales de la geología, porque pone de evidencia que los procesos son más veloces en el presente que en el pasado.

 
Ciudad de México, 20 de febrero de 2020.- Los humanos hemos existido en el planeta desde hace unos 195 mil años, que sí lo comparamos con la edad de la Tierra (aproximadamente 4 mil 567 millones de años). Nuestra existencia es apenas un parpadeo que está ocasionando cambios abruptos en este planeta. Para empezar, el clima se está volviendo… algo extremo. A partir del inicio de este milenio se produjeron 10 de los años más calurosos jamás registrados, desde nuestra aparición como humanos modernos, y las inundaciones que ocurrían cada 100 y 500 años ahora suceden una vez cada 10 años. La era del Antropoceno es está, donde la actividad humana ha inducido cambios en la Tierra que antes ocurrían de forma pausada.
 
Y es que los humanos tomamos decisiones con base en nuestro concepto de tiempo, lo que actualmente nos tiene enfrentando una de las mayores crisis ambientales. “En el mundo entero, los seres humanos mueven ahora más rocas y sedimentos que todos los ríos de la Tierra juntos: tanto a propósito, mediante actividades como la minería, como de forma involuntaria, cuando el ritmo de la Tierra que acelera la erosión por medio de la agricultura y la urbanización”, escribió la geóloga de la la Universidad de Lawrence,  Marcia Bjornerud.
  
En su libro “Conciencia del tiempo. ¿Por qué pensar como geólogos puede ayudarnos a salvar el planeta?”, la autora explica que nuestros hábitos tienen consecuencias que serán irreversibles. “Cuando la gente me pregunta si el planeta se acabará, solo les contesto: El planeta seguirá, ya en el tiempo geológico hemos visto que la Tierra se ha sobrepuesto a diversos eventos catastróficos y se recupera a lapsos de millones de años, los humanos son los que estamos en peligro”. Por lo que poner en práctica la conciencia del tiempo desde un punto de vista geológico puede transformar nuestras relaciones con la naturaleza, con nuestros semejantes y con nosotros mismos.
 
Los humanos como parte de una sociedad tecnológica, estamos convencidos de que la naturaleza es algo que está fuera de nosotros y no somos capaces de empatizar, ni de comunicarnos con ella, aún cuando la Tierra está hablándonos todo el tiempo. “Tenemos una relación casi autista con la Tierra, somos rígidos en nuestra manera de ser sabios y disfuncionales en otros aspectos porque, erróneamente, consideramos que estamos separados del resto del mundo natural”, se lee la opinión de Marcia Bjornerud.
 
En entrevista, Ricardo Barragán, director del Instituto de Geología de la UNAM reveló que en el pasado geológico han ocurrido cambios climáticos similares a los de ahora y que si bien, estos cambios fueron naturales se dieron en lapsos de millones de años, mientras que nuestros hábitos de consumo a partir de la revolución industrial los han acelerado a décadas. 
 
El libro hace énfasis en que los años fiscales y los periodos legislativos imponen una actitud con miras muy estrechas en lo concerniente al futuro. “En este sentido las políticas públicas con esta conciencia del tiempo geológico se hacen muy necesarias, porque podemos entender que estos cambios son naturales, y nos orienta para tomar decisiones con miras a largo plazo”, puntualizó.
 
El libro recientemente publicado en México por la editorial Grano de Sal se presentará el 20 de febrero en el Museo de Geología a las 6 de la tarde.

Sigue leyendo
Clic para comentar

La Ciencia y Tecnología

¿Erupciones por viruela del mono dejan cicatrices?

Publicada

on

México ya registra casos de la viruela del mono, una enfermedad infecciosa poco usual, que produce la emergencia de erupciones en todo el cuerpo, muy parecidas a las que aparecen durante la varicela, pero ¿pueden dejar cicatrices?

Han pasado 52 años desde que se descubrió el primer caso de viruela símica en humanos, en 1970, sólo 12 años más tarde que se rastreara la enfermedad en una colonia de monos. Esto quiere decir que además de ser una enfermedad vírica es también zoonótica, pues fue contraída a raíz del contacto animal-humano.

Las especies que hospedan al virus de la viruela del mono son los roedores africanos y los primates no humanos.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las personas contraen la enfermedad si entran en contacto con un animal, a través de su mordedura o arañazo, o persona infectada mediante secreciones y fluidos corporales, de la misma manera que si tocan una superficie contaminada con el virus, como puede ser la ropa o las sábanas.
En principio, cuando la enfermedad se manifiesta, la persona afectada presenta síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y agotamiento. Más tarde, luego de los tres primeros días en que la viruela de mono se hace visible, la o el paciente desarrollará erupciones que, habitualmente, aparecen en la cara para extenderse, más tarde, a otras partes del cuerpo.

Las erupciones atraviesen una evolución conforme con la progresión de la enfermedad, primero se presentan como manchas que se convierten en puntos sólidos (pápulas). Posteriormente, generan pus infecciosa y, finalmente, producen una costra que caerá cuando la herida se haya curado, pero ¿estas erupciones dejan cicatrices?

Si bien, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha encargado de explicar que la viruela símica no es una enfermedad grave, al dimensionar que su tasa de letalidad oscila alrededor del 3% al 6%, lo que es un hecho que las erupciones por esta enfermedad sí pueden dejar una cicatriz queloide que, en términos coloquiales, quiere decir que deja un agujero levantado después de la curación de la herida.

«Miles de lesiones son algo que nadie quiere experimentar, y cuando esas costras se caen, dejan cicatrices», explica el doctor Dennis Hruby, de la American Society for Microbiology.
«La cicatrización… no es un síntoma exclusivo de la viruela del simio, pero cuando estas lesiones de viruela comienzan a brotar y luego se descomponen, adquieren una infección bacteriana secundaria que generalmente causa la cicatrización», indica Paul Hunter, epidemiólogo de la Universidad de East Anglia.

Habitualmente, esta clase de cicatrices tienen una tonalidad más oscura que la piel que la rodea. Su forma es irregular y es más fácil que se produzcan en las orejas, los hombros, las mejillas y el pecho. Hay además, personas más propensas a producir estas cicatrices que otras, por tener una dermis sensible.

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Un supergusano que come plástico, clave para el reciclaje de residuos

Publicada

on

El ‘supergusano’ de Zophobas morio puede comer a través del poliestireno

Investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) han descubierto que una especie de gusano que come poliestireno podría ser la clave para el reciclaje de plástico a escala masiva.

Según publican en la revista ‘Microbial Genomics’, han comprobado que el ‘supergusano’ común ‘Zophobas morio’ puede comer poliestireno gracias a una enzima bacteriana en su intestino.

El doctor Chris Rinke y su equipo de la Facultad de Química y Biociencias Moleculares de la UQ alimentaron a los gusanos con diferentes dietas durante un periodo de tres semanas: a algunos les dieron espuma de poliestireno, a otros salvado y a otros una dieta de ayuno.

«Descubrimos que los supergusanos alimentados con una dieta de poliestireno no sólo sobrevivieron, sino que incluso aumentaron ligeramente de peso –explica en un comunicado el doctor Rinke–. Esto sugiere que los gusanos pueden obtener energía del poliestireno, muy probablemente con la ayuda de sus microbios intestinales».

Los investigadores utilizaron una técnica llamada metagenómica para encontrar varias enzimas codificadas con la capacidad de degradar el poliestireno y el estireno.

El objetivo a largo plazo es diseñar enzimas para degradar los residuos de plástico en las plantas de reciclaje mediante la trituración mecánica, seguida de la biodegradación enzimática.

«Los supergusanos son como minicentrales de reciclaje, ya que trituran el poliestireno con la boca y se lo dan a las bacterias de su intestino –explica Rinke–. Los productos de descomposición de esta reacción pueden ser utilizados por otros microbios para crear compuestos de alto valor, como los bioplásticos».

Se espera que este biociclaje incentive el reciclaje de residuos plásticos y reduzca los vertidos. La coautora de la investigación, la candidata al doctorado Jiarui Sun, dijo que su objetivo es cultivar las bacterias intestinales en el laboratorio y seguir probando su capacidad para degradar el poliestireno.

«A continuación, podremos estudiar cómo ampliar este proceso hasta el nivel necesario para una planta de reciclaje completa», adelanta Sun.

En este sentido, Rinke cree que hay muchas oportunidades para la biodegradación de los residuos plásticos.

«Nuestro equipo está muy entusiasmado con la idea de impulsar la ciencia para hacerla realidad», asegura.

(Fuente: europapress)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

PROFECO: Y Meta lanzan campaña conjunta «Redes seguras»

Publicada

on

Ciudad de México, mayo 31.- Ante las recientes olas de hackeos a las aplicaciones de mensajería instantánea, teléfonos celulares, así como fraudes y extorsiones a través de redes sociales, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) a cargo de Ricardo Sheffield Padilla, en conjunto con la empresa Meta (antes Facebook), anunciaron que colaborarán mediante la campaña «Redes seguras».

¿Qué incluye esta campaña?

– Esta campaña educativa incluirá:

– Recomendaciones para prevenir ataques cibernéticos.

– Mecanismos de acción en caso de que hayan sido víctimas de éstos.

– Guías de seguridad.

– Módulos pedagógicos para saber identificar potenciales estafas.

– Videotutoriales para reforzar la seguridad de las cuentas de Facebook, Instagram y WhatsApp.

96% de los mexicanos se conecta a internet con un móvil

De acuerdo al INEGI (2020), en México se estima una población de 84.1 millones de usuarios de internet. De ellos, el 96% se conectan con un celular inteligente, 33.7% a través de una computadora portátil, y un 22.2% mediante un televisor con acceso a internet.

Una de las principales actividades que realizan los usuarios de internet en México es acceder a las redes sociales. Con el objetivo de empoderar a los usuarios, esta campaña contendrá recomendaciones y consejos para que las personas puedan prevenir ataques cibernéticos, así como mecanismos de acción en caso de que hayan sido víctimas de éstos.

Esta alianza entre Profeco y Meta forma parte de los esfuerzos que la procuraduría se encuentra realizando con los diversos actores del ecosistema digital para lograr un consumo responsable, informado y seguro de las plataformas digitales disponibles en los servicios de telecomunicaciones.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.