¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

La respuesta inmune en COVID-19: ¿Aliada o Enemiga?

Publicada

on

La producción de anticuerpos es menor en individuos asintomáticos. Foto: FCCyT.
  •  En pacientes con neumonía, entre más grave sea el cuadro, menos células inmunes tienen para combatir al SARS-CoV-2 causante del COVID-19.

En casos graves, el SARS-CoV-2 aterriza en los pulmones, convirtiéndolos en la zona cero de una larga cadena infecciosa por todo nuestro cuerpo pues además de ocasionar problemas respiratorios, también puede dañar el corazón, el riñón, los vasos sanguíneos, y el sistema nervioso. Aunque hay varias teorías que podrían explicar el porqué de este deterioro en cadena, los científicos apuntan a que nuestro sistema inmune podría estar jugando en nuestra contra.
 
De acuerdo con el doctor Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM-Xochimilco, el SARS-CoV-2 puede generar una enfermedad multiorgánica en un ambiente hiperinflamatorio. Hay tres motivos por los que nuestro cuerpo se inflama: una infección (en este caso por coronavirus), el daño a las células y/o tejidos, así como los trastornos funcionales en estos. Estas tres características las tenemos en pacientes graves infectados por SARS-CoV-2, es decir, “tenemos todo para tener un ambiente súper inflamado”.
 
Esta hiperinflamación es una respuesta de nuestro sistema inmune para tratar de protegernos, pero en este caso con efectos adversos, lo cual podría indicar que la mortalidad de esta enfermedad en parte podría explicarse por esta respuesta inflamatoria extrema ante el virus.
 
Las respuestas inmune e inflamatoria, dependen en gran medida de la carga genética pero también de ciertas condiciones presentes al momento de la infección (como diabetes o hipertensión), lo que lleva por ejemplo a que “haya casos reportados donde los pulmones de los pacientes desarrollan cicatrices (fibrosis pulmonar) de tal manera que los pulmones no pueden ejercer su actividad de forma adecuada y esto afecta la recuperación de los pacientes”.
 
Cómo funciona nuestro sistema inmune
 
A pesar de que el SARS-CoV-2 es un coronavirus nuevo en el mundo, los humanos, no estamos completamente vulnerables ya que nuestro sistema inmune nos protege de alguna forma, es decir, “la mayoría de las personas parece desarrollar una respuesta inmune protectora pero no sabemos aún cuánto dura”.
 
La respuesta inmune es una respuesta que se activa en presencia de amenazas potenciales. Nuestra primera línea de defensa, la inmunidad innata, es un tipo de inmunidad basada en la memoria evolutiva que se ha construido a lo largo de nuestra historia enfrentando patógenos. Esa primera línea de defensa del sistema está compuesta por macrófagos encargados de comerse a los virus o atraparlos y procesarlos, mientras que los linfocitos NK reconocen a las células modificadas por infecciones virales y las destruyen, incluyendo su material genético. En esta primera línea también encontramos mensajeros que viajan a lugares cercanos o lejanos, llamados citocinas. Algunas alertan a todo el vecindario de que hay un intruso, otras de estas moléculas son capaces de inhibir o activar o generar toda una serie de fenómenos intracelulares que contiendan con el virus.
 
En la segunda línea de defensa, llamada inmunidad adaptativa, encontramos que las células dendríticas activan a los linfocitos T de tipo “CD4” que son conocidos como facilitadores o ayudadores porque activan a otras poblaciones celulares. También se activan los linfocitos T “CD8” que son citotóxicos y reconocen los antígenos virales (las partes de los virus que están expresados en la superficie de nuestras células) y, al igual que las células NK, les dan el “beso de la muerte”, haciendo que las células infectadas se suiciden. En esta etapa de la respuesta también es cuando se producen los anticuerpos que reconocen y actúan en contra de los virus.
 
Pero aún con todo este armamento, los pacientes graves que tienen neumonía por COVID-19 tienen menos linfocitos: totales, ayudadores, citotóxicos y células NK.
 
“Se ha observado en algunos pacientes que tienen neumonía por COVID-19 que entre más grave sea el cuadro menos células inmunes tienen los pacientes. Por si fuera poco, a mayor inflamación, hay menos linfocitos que ataquen el virus. Esto es muy importante porque perdemos capacidad de respuesta en contra del virus”, dijo el inmunólogo durante su charla La respuesta inmune en COVID-19: ¿aliada o enemiga?, para la sección Conversaciones con los científicos en la página del Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. “La ciencia y el coronavirus”. Aquí puedes consultar la charla completa:

https://www.youtube.com/watch?v=UyH3LH2h8o4&feature=emb_logo
 
Las personas asintomáticas y su sistema inmune
 
De acuerdo con los datos que arrojaron las pruebas rápidas que analizaron los científicos en la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, el 10% de los pacientes con síntomas produce anticuerpos en los primeros cinco días después de que iniciaron sus síntomas, pero solo hasta después de 20 días se encuentran anticuerpos en 90% o más de los pacientes. “El efecto más importante de los anticuerpos es el efecto neutralizante para que este virus no logre unirse al receptor llamado ACE2. En este sentido, sabemos que la producción de anticuerpos es menor en individuos asintomáticos”, comentó.
 
Aún con estos datos hay cosas aún no quedan claras: por ejemplo, qué tan importante es un ataque directo del virus al endotelio de los vasos sanguíneos o a los riñones que son ricos en esta enzima ACE2, o qué tan efectivo es controlar la tormenta de citocinas generada por un proceso de hiperinflamación. En todo caso, muestra que la ciencia avanza paso a paso y cada descubrimiento va generando más preguntas.  

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Facebook planea invertir 1.000 Mdd en industria de noticias

Publicada

on

Facebook anunció que planea invertir 1.000 millones de dólares para “apoyar a la industria de las noticias” en los próximos tres años.

La red social, que se ha enfrentado con Australia por una ley que haría que las plataformas paguen a los medios de prensa, dijo que ha invertido 600 millones de dólares en noticias desde 2018.

En octubre, Google anunció que pagaría a las editoriales 1.000 millones de dólares en los siguientes tres años.

Las organizaciones noticiosas quieren que Google y Facebook paguen por las noticias que aparecen en sus plataformas. Y los gobiernos de Europa y Australia están cada vez más de acuerdo con esa idea. Las dos compañías tecnológicas acaparan la mayor parte del dinero de la publicidad digital, lo que ha perjudicado a los medios de prensa.

El martes, Facebook dijo que retiraría una restricción sobre los vínculos de noticias en Australia luego de que el gobierno aceptó ajustar una medida propuesta que ayudaría a los medios a negociar los pagos con Facebook y Google. La red social fue criticada por las restricciones, las cuales también suspendieron temporalmente el acceso a los servicios gubernamentales sobre la pandemia de coronavirus, salud pública y emergencias en su sitio.

Facebook señaló que los cambios permiten que elija a los medios que apoyará, y apuntó que ahora empezará a concretar acuerdos de ese tipo en Australia.

Google ya había firmado acuerdos de licencia con compañías de noticias australianas, y señaló que tiene tratos con más de 50 medios en el país y con más de 500 a nivel internacional.

Podría haber más regulaciones de este tipo en otras naciones. Microsoft está trabajando con medios europeos para hacer que las grandes plataformas tecnológicas paguen por las noticias. Los países miembros de la Unión Europea están trabajando para adoptar normas sobre derechos de autor que permitan a las compañías de noticias y medios negociar los pagos.

(Agencia: AP)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Revela la NASA sonido de Marte

Publicada

on

El equipo de la NASA reveló un conjunto de sonidos de la superficie de Marte el cual fue grabado por un micrófono en el costado del Perseverance Rover.

Esta es la primera vez que se equipa un vehículo de Marte con un micrófono. 

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Identifican más de 140 mil tipos de virus en el intestino humano

Publicada

on

“Es importante recordar que no todos los virus son dañinos, pero representan una parte del intestino”, señala un experto

La ciencia sigue avanzando y esta vez varios investigadores del Instituto Wellcome Sanger y el Instituto Europeo de Bioinformática de EMBL (EMBL-EBI), en Reino Unido, han identificado más de 140.000 especies virales que viven en el intestino humano, más de la mitad de las cuales nunca antes se habían visto.

El estudio, publicado en la revista ‘Cell’, contiene un análisis de más de 28.000 muestras de microbioma intestinal recogidas en diferentes partes del mundo. La cantidad y diversidad de virus que encontraron los investigadores fue sorprendentemente alta, y los datos abren nuevas vías de investigación para comprender cómo los virus que viven en el intestino afectan la salud humana.

El intestino humano es un entorno con una biodiversidad increíble. Además de las bacterias, también viven allí cientos de miles de virus llamados bacteriófagos, que pueden infectar a las bacterias.

Se sabe que los desequilibrios en el microbioma intestinal pueden contribuir a enfermedades y afecciones complejas como la enfermedad inflamatoria intestinal, las alergias y la obesidad. Pero se sabe relativamente poco sobre el papel que juegan nuestras bacterias intestinales y los bacteriófagos que las infectan en la salud y las enfermedades humanas.

Utilizando un método de secuenciación de ADN llamado metagenómica, los investigadores exploraron y catalogaron la biodiversidad de las especies virales que se encuentran en 28.060 metagenomas intestinales humanos públicos y 2.898 genomas de aislamientos bacterianos cultivados a partir del intestino humano.

El análisis identificó más de 140.000 especies virales que viven en el intestino humano, más de la mitad de las cuales nunca se habían visto antes. El doctor Alexandre Almeida, becario postdoctoral en EMBL-EBI y el Instituto Wellcome Sanger, resalta que “es importante recordar que no todos los virus son dañinos, pero representan un componente integral del ecosistema intestinal”.

“Por un lado, la mayoría de los virus que encontramos tienen ADN como material genético, que es diferente de los patógenos que la mayoría de la gente conoce, como el SARS-CoV-2 o el Zika, que son virus de ARN -prosigue-. En segundo lugar, estas muestras provienen principalmente de personas sanas que no comparten ninguna enfermedad específica. Es fascinante ver cuántas especies desconocidas viven en nuestro intestino y tratar de desentrañar el vínculo entre ellas y la salud humana”.

Entre las decenas de miles de virus descubiertos, se identificó un nuevo clado de alta prevalencia, un grupo de virus que se cree que tienen un ancestro común, al que los autores se refieren como Gubaphage. Se descubrió que este es el segundo grupo de virus más prevalente en el intestino humano, después del crAssphage, que se descubrió en 2014. Ambos virus parecen infectar tipos similares de bacterias intestinales humanas, pero sin más investigación es difícil conocer las funciones exactas del Gubaphage recién descubierto.

El doctor Luis F. Camarillo-Guerrero, primer autor del estudio del Instituto Wellcome Sanger, resalta que “un aspecto importante de nuestro trabajo fue asegurar que los genomas virales reconstruidos fueran de la más alta calidad. Un estricto control de calidad en proceso junto con un El enfoque de aprendizaje automático nos permitió mitigar la contaminación y obtener genomas virales muy completos”.

“Los genomas virales de alta calidad allanan el camino para comprender mejor el papel que juegan los virus en nuestro microbioma intestinal, incluido el descubrimiento de nuevos tratamientos como los antimicrobianos de origen bacteriófago”, asegura.

Los resultados del estudio forman la base de la Base de datos de fagos intestinales (GPD), una base de datos altamente curada que contiene 142.809 genomas de fagos no redundantes que serán un recurso invaluable para quienes estudian los bacteriófagos y el papel que desempeñan en la regulación de la salud de nuestros bacterias intestinales y nosotros mismos.

El doctor Trevor Lawley, autor principal del estudio del Instituto Wellcome Sanger, asegura que “la investigación sobre bacteriófagos está experimentando un renacimiento. Este catálogo de alta calidad y gran escala de virus intestinales humanos llega en el momento adecuado para servir como modelo para guiar el análisis ecológico y evolutivo en futuros estudios de viromas”.

(Fuente: 20minutos)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.