¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Encuentran pistas sobre el colapso de población maya en antiguas heces humanas

Publicada

on

La materia fecal humana descubierta en un lago guatemalteco revela nuevos conocimientos sobre la antigua población maya, demostrando que se vio afectada por el cambio climático.

La materia fecal humana descubierta en una laguna de Guatemala revela que la población maya que vivía en la antigua ciudad de Itzán (en la actual Guatemala) disminuyó durante cuatro periodos diferentes a lo largo de 3.300 años, y que la culpa la tuvo el cambio climático.

La investigación, publicado recientemente en Quaternary Science Reviews, y llevada a cabo por un equipo de científicos dirigida por la Universidad McGill, identificó cuatro periodos distintos de descenso de la población como reacción a periodos particularmente secos o particularmente húmedos, que no habían sido documentados antes: 1350-950 a.C., 400-210 a.C., 90-280 d.C. y 730-900 d.C.

Análisis de estanoles fecales

El estudio utilizo un método de análisis relativamente nuevo basado en los estanoles fecales, moléculas orgánicas presentes en las heces humanas (y animales) que se conservan en las capas de sedimentos de lagos y ríos, a veces durante miles de años.

Así, después de medir los os niveles de moléculas orgánicas presentes en las heces humanas y animales de la Laguna Itzán, los investigadores utilizaron el novedoso método y compararon las estimaciones de población resultantes con los registros históricos, las pruebas arqueológicas y la información sobre los cambios en el clima y la vegetación de la región a partir de hace unos 3.300 años. 

Itzán fue habitada unos 650 años antes de lo que se pensaba

El estudio sugiere, además de los cuatro periodos distintos de descenso de la población, que los mayas habitaron la zona unos 650 años antes de lo que sugerían las pruebas arqueológicas, y que siguieron viviendo en la ciudad de Itzán después del llamado «colapso» maya entre el 800 y el 1000 d. C., cuando se creía que la zona estaba desierta. 

Sin embargo, el biogeoquímico Benjamin Keenan, primer autor del trabajo, y su equipo registraron un bajo nivel de estanoles fecales en los sedimentos del lago en una época en la que las pruebas arqueológicas indican que había habido una gran población viviendo en la ciudad. 

Los investigadores atribuyeron esto que los mayas podrían haberse adaptado a los cambios en las condiciones climáticas desviando los desechos humanos del lago y utilizándolos como abono para sus cultivos. Por último, creen que los refugiados fueron la causa del aumento de población observado en torno a 1697, cuando los españoles atacaron el último bastión maya en las tierras bajas del sur. 

«Esta investigación debería ayudar a los arqueólogos proporcionándoles una nueva herramienta para observar los cambios que podrían no verse en las pruebas arqueológicas, porque éstas podrían no haber existido nunca o haberse perdido o destruido desde entonces», dijo Keenan en un comunicado de prensa de la Universidad McGill de Canadá.

«Las tierras bajas mayas no son muy buenas para preservar edificios y otros registros de la vida humana debido al entorno de la selva tropical», agregó.

Cambio climático

«Es importante para la sociedad en general saber que hubo civilizaciones antes que nosotros que se vieron afectadas por el cambio climático y se adaptaron a él», afirmó, por su parte, el biogeoquímico Peter Douglas, de la Universidad McGill.

«Al vincular las pruebas del cambio climático y de la población podemos empezar a ver una clara relación entre las precipitaciones y la capacidad de estas antiguas ciudades para mantener a su población».

(Fuente: Universidad McGill, Quaternary Science Reviews)

Sigue leyendo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Investigadores crean un implante que produce insulina para la diabetes tipo 1

Publicada

on

Una nueva esperanza para los pacientes de diabetes

La Universidad Rice creó un implante en 3D que produce insulina para la diabetes tipo 1. Es el resultado de tres años de investigación, con la asesoría de la Juvenile Diabetes Research Foundation.

Los científicos liderados por Omid Veiseh y Jordan Miller utilizaron células beta productoras de insulina, a partir de células madre humanas, para crear el implante. Este detecta y regula los niveles de glucosa en la sangre, respondiendo con la cantidad de insulina necesaria.

La insulina es una hormona polipeptídica producida y secretada por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas. Su principal función es permitir la disposición a las células del aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gasto de energía.

Por tanto, la persona con diabetes no puede producir una cantidad suficiente de insulina, o no puede utilizar adecuadamente la insulina que produce. Al no haber suficiente insulina, o que la células no responsan, queda demasiada azúcar en el torrente sanguíneo.

Con el tiempo, como explican los CDC, esto genera problemas de salud graves, tanto en el corazón, la vista y los riñones.

Cuando la diabetes es tipo 1, el cuerpo no puede producir insulina. Si es tipo 2, el cuerpo no usa la insulina adecuadamente, imposibilitándose el mantenimiento del azúcar en la sangre a niveles normales.

El implante productor de insulina para la diabetes

Tanto Veiseh como Miller han trabajado durante casi quince años con biomateriales y técnicas de impresión de tejidos en 3D con vasculatura.

“Si realmente queremos recapitular lo que el páncreas hace normalmente, necesitamos vasculatura”, señala Veiseh en la nota de prensa difundida por Rice. “Ese es el propósito de este estudio. El páncreas tiene naturalmente todos estos vasos sanguíneos, y las células se organizan de maneras particulares en el páncreas”.

“Jordan y yo queremos imprimir en la misma orientación que existe en la naturaleza”, agregó.

La meta de los científicos es demostrar que su implante puede regular adecuadamente los niveles de glucosa en la sangre. Trabajarán inicialmente con ratones diabéticos por, al menos, seis meses.

Las células productoras de insulina estarán protegidas con una formulación de hidrogel desarrollada por Veiseh. El material, que ha demostrado ser eficaz para encapsular tratamientos celulares en esferas del tamaño de una perla, cuenta con poros tan pequeños para evitar que las células de su interior sean atacadas por el sistema inmunológico.

Sin embargo, son lo suficientemente grandes como para permitir el paso de nutrientes e insulina.

El camino aún es largo, pero este primer paso es esperanzador para los pacientes con diabetes tipo 1.

(Fuente: fayerwayer)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Cómo se va a ‘administrar la abundancia’ de litio en México

Publicada

on

  • 1.1 millones de toneladas de litio al año producirá la planta que Bacanora Lithium contruye en Sonora

La explotación del litio parece ser la respuesta a muchos de los desafíos económicos y medioambientales del planeta, sin embargo, se deben considerar todas las implicaciones que conlleva este recurso, señaló Roberto Chaparro, investigador del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, actualmente el país no cuenta con ningún yacimiento de litio en explotación; sin embargo, en los estados de Baja California, San Luis Potosí, Zacatecas y Sonora, se encuentran tres yacimientos en etapa de exploración que contienen este mineral.

“Actualmente se encuentra en construcción la planta de beneficio de la empresa ‘Bacanora Lithium’, en el estado de Sonora. Se espera que la planta comience a operar en el año 2023, siendo diseñada para procesar inicialmente 1.1 millones de toneladas (Mt) de mineral por año, durante la primera etapa del proyecto; aumentando, posteriormente, hasta alcanzar los 2.2 Mt anuales en una segunda etapa”, puntualizó la dependencia en el informe ‘Perfil del mercado del litio’.

Por el enorme potencial que tiene esta actividad, es necesario que se analice y regule su explotación, producción y usos en México. Según Roberto Chaparro, actualmente, el 50 por ciento del uso del litio en el mundo se aprovecha para el desarrollo de baterías de alto rendimiento, aunque también se usa en la industria farmacéutica.

Negocio del Estado

El Instituto Belisario Domínguez detalló en el reporte ‘Regulación del litio. Propuestas y comparativa internacional’, que en la LXIV Legislatura del Congreso mexicano (2018–2021) se han presentado cinco iniciativas relativas a la explotación del litio.

De éstas, cuatro se encuentran pendientes de revisión en las comisiones del cuerpo legislativo de origen; la restante fue retirada.

Entre los objetivos de las iniciativas presentadas destacan las propuestas de crear un organismo público denominado Litiomex, establecer las bases de aprovechamiento sustentable de los minerales de litio en el territorio nacional y que el litio sea considerado como propiedad de la Nación, por lo que no se otorgarían concesiones para su explotación.

“La regulación del litio es una tendencia entre diferentes países productores o con expectativas de contar con yacimientos de este mineral, aunque también en otros casos se aborda la adaptación tecnológica y el transporte de residuos peligrosos que genera dicha actividad. México no ha sido la excepción, tal como se puede apreciar en las diferentes iniciativas presentadas en la LXIV Legislatura del Poder Legislativo, así como las distintas acciones realizadas por dependencias de la Administración Pública Federal”, apuntó Juan Pablo Aguirre, investigador del instituto Belisario Domínguez.

El especialista agregó que en cuanto a los posibles volúmenes de extracción, aún no existen cifras precisas de la expectativa de producción.

“Sin embargo, además de la extracción, la industria derivada deberá generar tecnologías, y profesionistas capacitados que puedan aprovechar la transformación y capacidades del litio en las demandas necesarias para satisfacer las necesidades de la población usuaria”, señaló Aguirre.

(Fuente: elfinanciero)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Un potente campo de fuerza protegería a EU de misiles, armas nucleares y drones

Publicada

on

USA se propone proteger todo su territorio con un enorme campo de fuerza, sostenido con avanzadas armas de energía electromagnética dirigida, capaces de destruir misiles, armas nucleares y enjambres de drones.

El Pentágono se ha propuesto crear una campana de energía con rayos de alta potencia que proteja a Estados Unidos de cualquier ataque con misiles, armas nucleares y enjambres de drones hostiles.

Se trataría de un «campo de fuerza» sobre Estados Unidos creado con una constelación de rayos de energía electromagnética que se utilizaría para habilitar o crear nuevas armas cinéticas.

Las armas cinéticas se usan para destruir objetivos militares mediante la energía cinética, que se genera con el movimiento de los cuerpos.

Una piedra, como la que usó David contra Goliat según el relato bíblico, es el ejemplo más antiguo de energía cinética, que en aquella ocasión sirvió para abatir a un hombre de casi tres metros de alto con solo una honda y una piedra.

De balas a misiles

Las balas son otro ejemplo de energía cinética, pero la tecnología ha permitido desarrollar armas más sofisticadas que pueden recorrer varios kilómetros por segundo: se usan en la actualidad en sistemas de defensa antibalística y antimisiles.

Lo que se propone ahora el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) de Estados Unidos, tal como se explica en un nuevo informe, es usar armas cinéticas avanzadas, como láseres, dispositivos de radiofrecuencia, microondas de alta potencia y haces de partículas, para generar un insólito campo de fuerza sobre todo el territorio estadounidense.

“Para 2060, una flota o constelación suficientemente grande de sistemas de armas de energía dirigida a gran altitud podría proporcionar un paraguas de defensa antimisiles, como parte de un sistema de defensa en capas, si tales conceptos resultan asequibles y necesarios”, señala el informe de AFRL.

Paraguas nuclear

El resultado pretendido es conseguir una especie de paraguas nuclear o de misiles balísticos que podría estar operativo dentro de veinte años, aunque para conseguirlo será necesario un desarrollo tecnológico sustancial.

El campo de fuerza, según el informe, sería creado por camiones o satélites equipados con láseres, que podrían usarse para formar una barrera en forma de cúpula en todo el país.

Cualquier misil o avión que intente penetrar el campo de fuerza sería destruido al entrar en contacto con los rayos de alta potencia, asegura el informe.

Las modernas armas de energía dirigida dañan a su objetivo con energía altamente enfocada, incluyendo láser impulsado por Inteligencia Artificial, microondas y rayos de partículas.

Drones en el horizonte

Una de las grandes preocupaciones del Pentágono es la defensa frente a drones ofensivos. Los sistemas de energía dirigida actuales tienen rangos «cercanos a 1 kilómetro», explica el informe de AFRL.

La idea del Pentágono es alcanzar la capacidad de impacto a distancias mayores, de varios kilómetros, mediante rayos láser de cientos de kilovatios, con efectos destructivos a distancias tácticamente relevantes.

Incluso se propone con este desarrollo poder destruir enjambres de drones simultáneamente, gracias a las nuevas armas de energía cinética dirigida.

El informe señala también que los sistemas energía dirigida ya desempeñan un papel clave en las operaciones militares en todo el mundo, incluida la defensa antiaérea, la identificación de objetivos, el seguimiento, la búsqueda y reconocimiento de contrainteligencia (ISR) y la guerra electrónica (EW).

Peligros al acecho

Añade que las armas de energía dirigida (DEW) están tan extendidas que pueden terminar en manos de países y organizaciones capaces de causar daños considerables a otros territorios.

En consecuencia, plantea la necesidad de otorgar a Estados Unidos la capacidad de defenderse ante esas eventualidades peligrosas.

Además de Estados Unidos, tanto Rusia, como China, Reino Unido e India están desarrollando armas de energía dirigida, así como Irán y Turquía aseguran disponer ya de algunas de ellas.

Esta situación se puede complicar porque el informe contempla un rápido desarrollo de las armas DEW durante los próximos 40 años.

El estudio analiza el progreso potencial hacia armas basadas en láseres, microondas de alta potencia y armas de haz de partículas, aunque para estas últimas, AFRL dice que, a pesar de años de investigación, estas armas siguen sin estar probadas y es probable que todavía estén en el ámbito de la ciencia ficción, incluso en la década de 2060, destaca Breaking Defense.

¿Ficción o realidad?

Tanto el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea como otros laboratorios están imaginando aplicaciones futuras de versiones más avanzadas de los conceptos actuales de las armas de energía dirigida, señala The Drive.

Y añade: puede ser exagerado llamar «campo de fuerza» a un sistema automatizado de microondas de alta potencia contra drones, pero al menos se pueden establecer algunos paralelismos entre los conceptos.

De hecho, si tal sistema se construyera para ser de naturaleza omnidireccional, funcionaría un poco como un campo de fuerza como lo vemos en la ciencia ficción, advierte la revista.

Y concluye The Drive: en última instancia, este nuevo informe de la AFRL muestra que las prometedoras capacidades de energía dirigida finalmente se están convirtiendo en el campo de batalla de hoy, se llamen o no campos de fuerza. Si de hecho ya hemos cruzado el «punto de inflexión» que se afirma en el informe, las guerras del futuro ciertamente se parecerán a lo que antes solo se había visto en la ciencia ficción.

(Fuente: tenedncias21)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.