¡Siguenos!

Internacional

“El Rey”, “El Grande” y “El Diablo”, posibles testigos contra García Luna

Publicada

on

Los exnarcotraficanteJesús “Rey” Zambada y Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, y el exfiscal Édgar Veytia, condenado por corrupción y conocido como “El Diablo”, podrían estar entre los testigos de la Fiscalía en el caso por narcotráfico contra el exsecretario de Seguridad Pública mexicano, Genaro García Luna.

Así se desprende de un escrito del juez Brian Cogan, en el que dirime varias disputas entre la defensa y los fiscales sobre el interrogatorio de estos potenciales testigos.

Según apuntó la Fiscalía, durante el proceso de selección del jurado, que concluyó el jueves, hay una lista de 70 posibles testigos a los que podrían llamar a declarar durante el juicio, que está previsto que se prolongue durante 8 semanas.

Los fiscales apuntaron que podrían terminar la presentación de pruebas a principios de marzo, cuando tomaría el testigo la defensa del exresponsable de seguridad mexicano.

En dicho escrito del juez, se menciona a “El Rey” Zambada, hermano de Ismael “Mayo” Zambada García, cofundador del cartel de Sinaloa al junto a Joaquín “El Chapo” Guzmán y que durante el juicio contra “El Chapo” aseguró como testigo que había entregado a García Luna en 2005 y 2007 sendas carteras con 3 millones de dólares cada una.

Por su parte, “El Grande”, también fue un narcotraficante del cartel de Sinaloa, pero asociado con el sanguinario clan de los hermanos Beltrán Leyva y, al igual que Zambada, se encuentra encarcelado en Estados Unidos.

Édgar Veytia, exfiscal general del estado mexicano de Nayarit fue sentenciado en una corte de Nueva York en 2019 a 20 años de prisión por usar las competencias de su cargo para ayudar al cartel de drogas H-2, que operaba en Nayarit y Sinaloa como afiliado del clan de los Beltrán Leyva.

En el documento, Cogan también decide sobre varias mociones presentadas tanto por la defensa como la fiscalía y razona las distintas partes de estas quejas que acepta o las que rechaza.

El Gobierno había solicitado que no se permitiera a la defensa la presentación de ciertas pruebas y que tampoco pudiera preguntar a los testigos de la Fiscalía sobre ciertos asuntos, entre ellos sobre actos de canibalismo o sobre extraterrestres. En estos 2 casos el juez le da la razón a los fiscales.

Por su parte, los abogados de García Luna pidieron que no se abordara durante el juicio la conducta y los bienes del acusado después de 2012 (es decir, después de su paso por el Gobierno), una solicitud que ha sido respaldada por el juez Cogan, al considerar que si no hay pruebas de que su vida lujosa posterior a esta fecha fuera financiada por el cartel de Sinaloa, su inclusión en el juicio es improcedente.

(Agencia: EFE)

Sigue leyendo
Clic para comentar

Internacional

Juicio de García Luna trastoca México y EU

Publicada

on

La defensa argumenta que el caso no está ganado por las autoridades de los Estados Unidos

El juicio que arrancó el martes contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad mexicano, causa nerviosismo en México Estados Unidos“No tienen el caso ganado en el Departamento de Justicia de Estados Unidos”, asevera el abogado internacionalista Jaime Ortiz, especialista y consultor en temas jurídicos.

“A lo mejor tienen muchas evidencias, pero García Luna también trae su defensa a través de pruebas. Y si bien es cierto que las estadísticas muestran que cada vez que el gobierno federal estadounidense enjuicia a algún alto funcionario extranjero, tienen 90% o más de ganar, en este caso no parecen estar suficientemente seguros”.

Según la defensa del acusado, el gobierno de EU no ha presentado ninguna prueba sobre las acusaciones que le imputan a García Luna; son tres cargos por conspiración para tráfico de cocaína con el Cártel de Sinaloa, por la que presuntamente recibió millones de dólares; y un cuarto cargo por asociación delictuosa con el mismo grupo.

Los fiscales dijeron que han logrado acumular 955 mil hojas de pruebas escritas, así como audios, videos y testimonios recogidos en México, República Dominicana, Panamá y Colombia.

La captura esperada

García Luna fue detenido el 9 de diciembre de 2019 en Dallas, Texas, cuando estaba por abordar un avión comercial que lo llevaría a Miami, Florida, donde residía. Quedó en custodia de los US Marshals y está bajo jurisdicción de la Corte Federal del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York.

El Departamento de Justicia considera que desde 2001 y hasta 2020, aun después de haberse retirado de la vida pública, García Luna continuó en actividades de narcotráfico.

Se ha hablado de 15 testigos más uno denominado “testigo cooperante”. Los fiscales presentarán a la defensa la identidad de éste, 24 horas antes de la primera audiencia. Un “testigo cooperante”, está protegido, es un reo útil para el gobierno de EU.

“No me extrañaría que el testigo cooperante, al menos uno, al que se refieren y guardan con tanto celo sea el mismísimo Édgar Valdez, La Barbie, pero eso estará por verse”, dice el analista Jaime Ortiz.

Quien sí parece estar en esa lista de testigos cooperantes, de acuerdo con la fiscalía, es Jesús El Rey Zambada, hermano del fundador del Cártel de Sinaloa; su participación en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán ayudó para que fuera condenado.

Elección del jurado

Se hablaba de dos fechas, 9 y 17 de enero. El 9 de enero, la corte entregó cuestionarios que deben ser respondidos por 400 personas, frente al juez Brian Cogan, quien fue el juez que llevó el juicio y condenó a “El Chapo”.

El 17 de enero, de los 400 elegidos y después de haber sido entrevistados, en la mañana presentarán a 30 seleccionados ante la magistrada Peggy Kuo, y por la tarde otros 30. De 60, se retirará a 48 y es que se conformará el jurado de 12 ciudadanos.

DELITOS

Acordar no interferir en los envíos de droga del Cártel de Sinaloa en México, que normalmente consistían en cantidades de varias toneladas de narcóticos, y la gran mayoría de los cuales estaban destinados a Estados Unidos.

Proporcionar acceso a información sensible de las fuerzas de seguridad sobre operaciones policiales contra el Cártel de Sinaloa.

Detención de miembros de cárteles rivales, en lugar de miembros del Cártel de Sinaloa, y facilitando información confidencial de las fuerzas del orden sobre miembros de grupos rivales.

Sigue leyendo

Internacional

García Luna actos que todos sabían

Publicada

on

Sus nexos los delataron, además de Policías Federales, oficiales de la DEA y hasta la ex embajadora Roberta Jacobson

Durante más de una década el gobierno de Estados Unidos ha reunido información sobre las presuntas actividades delictivas de Genaro García Luna. Aunque lo respaldó durante el gobierno de Felipe Calderón en la llamada “guerra al narcotráfico”, funcionarios policiales de ese país expresaban su frustración por los reiterados intentos fallidos para detener en esa época a Joaquín El Chapo Guzmán. Ahora, Washington tiene al “superpolicía” en el banquillo bajo el cargo de narcotráfico en complicidad con el Cártel de Sinaloa, encabezado entonces por Guzmán Loera.

“Han sido varias, muchas, las ocasiones que (en territorio mexicano) hemos estado muy cerca y a punto de atrapar al Chapo; pero al final algo pasa que nos impide su detención. Por alguna razón (El Chapo) recibe algún pitazo de que estamos cerca de él y se escapa en el momento preciso”.

En una entrevista publicada el 22 de febrero de 2009 en este semanario, el jefe de Operaciones de Inteligencia de la DEA, Anthony P. Placido, reveló el círculo de protección del capo mexicano. En ese tiempo García Luna era secretario federal de Seguridad.

“En todas las operaciones de este tipo los agentes de la DEA van siempre acompañados de agentes federales y de soldados mexicanos, quienes son los encargados de ejecutar los arrestos”.

Y deslindó al gobierno estadounidense de las fallas: “Nosotros simplemente proveemos de información de inteligencia, como parte de las acciones bilaterales y compromisos de intercambio de información que mantenemos con México en la guerra contra el narcotráfico”.

Para el oficial de la DEA, “el éxito de México (en esta lucha) es el éxito de Estados Unidos, pero sin duda este triunfo se consolidará el día que arrestemos a los capos del narcotráfico mexicano y sean extraditados a Estados Unidos”.

Posteriormente, en una carta enviada a este semanario, Placido se quejó de que el reportero Jesús Esquivel, corresponsal de Proceso en Washington y quien realizó la entrevista, reflejó de manera “inexacta” sus declaraciones: “Para aclarar esto: nunca he expresado preocupación sobre la integridad del secretario García Luna”. El tiempo lo desmintió.

Historial secreto… a voces

De 2005 a la fecha, Proceso ha publicado poco más de un centenar de historias periodísticas sobre los nexos de Genaro García Luna con diversos grupos del narcotráfico, sobre todo con el Cártel de Sinaloa y Joaquín Guzmán Loera, quien ahora purga una condena de prisión perpetua en Estados Unidos.

Algunas de esas historias han sido portadas del semanario: “La farsa de García Luna”, “La impotencia”, “Los ganadores”, “Los sospechosos”, “Todo el poder”, “Todavía en la impunidad”, “Emergen las mentiras de García Luna”, “Los tiempos atroces de García Luna”, “Caso general Ángeles, el complot”, “El entramado de García Luna llega a Salinas Pliego”, “Zambada, contacto en el aeropuerto”, “García Luna, el entramado de dos caras”, “García Luna en la mira de Estados Unidos por corrupción”…

Durante casi dos décadas Proceso ha dado cuenta de los señalamientos de complicidad del exjefe policial con grupos de narcotraficantes del país, desde que fue titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en el gobierno de Vicente Fox y posteriormente, durante la administración de Felipe Calderón, cuando fue el titular de la entonces Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Jacobson aseguró que su gobierno recopiló rumores e información de la relación de García Luna con el Cártel de Sinaloa y conocía sus andanzas con narcotraficantes como El Chapo Guzmán, pero negó cualquier omisión de Estados Unidos para actuar contra el asesor, amigo, confidente y miembro del gabinete de Calderón.

Para entonces la información que recogían en México agencias de Estados Unidos como la CIA, el FBI, la DEA, el Pentágono, el Departamento de Seguridad Interior y otras, engrosaban el expediente criminal de García Luna.

“Jacobson ríe un poco antes de contestar: ‘Eventualmente, pero es el caso con muchos encausamientos que se dan a conocer tiempo después de cuando ocurren los eventos’.”

García Luna no es un caso singular de la “duplicidad” que denunció Jacobson en cuanto exfuncionarios mexicanos ligados al narcotráfico con quienes, antes de ser descubiertos, ha tenido que colaborar el gobierno estadunidense. Uno de los casos más connotados antes del arresto de García Luna fue el del general Jesús Gutiérrez Rebollo, a quien en diciembre de 1996 el entonces presidente Ernesto Zedillo nombró cabeza de la lucha contra el narcotráfico.

Acerca de la comparación del caso de García Luna con el de Gutiérrez Rebollo, Jacobson señaló: “¡Uff! Es difícil compararlos; ambos son decepciones”.

De acuerdo con la exembajadora Jacobson, “también se sabe que la PGR tuvo informes de su permanencia en una zona de Nayarit, pero la AFI llegó tarde. De igual manera, en diciembre la DEA informó a la PGR el lugar donde se llevaba a cabo el funeral de uno de los hijos del Chapo en Guadalajara, al que el narcotraficante asistió. Los informes advierten que los policías arribaron tres minutos después que el capo se retiró”.

El 2 de noviembre de 2008 aparecieron narcomantas en varios estados con señalamientos de que el entonces titular de la SSP y varios agentes de esa dependencia protegen al Cártel de Sinaloa.

A raíz de la captura de Jesús Zambada García, El Rey, su hijo Jesús Zambada y otros miembros del Cártel de Sinaloa, dos de los colaboradores de García Luna, Víctor Gerardo Garay Cadena y Luis Cárdenas Palomino, comisionado interno de la PFP y coordinador de inteligencia de la SSP, respectivamente, fueron interrogados por elementos de la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) por su presunta protección a la organización delictiva.

Red financiera

Como producto de una investigación de 20 meses realizada con la DEA, en 2009 el Departamento del Tesoro relacionó a seis empresas con las actividades de lavado de dinero de Zambada: Establo Puerto Rico, SA de CV; Jamaro Constructores, SA de CV; Multiservicios Jeviz, SA de CV; Estancia Infantil Niño Feliz, SC; Rosario Niebla Cardosa, A en P; así como Nueva Industria Ganadera de Culiacán.

La misma dependencia estadunidense identificó a la mexicana Margarita Cázares Salazar, La Emperatriz, como una de las piezas del Cártel de Sinaloa dedicada al lavado de dinero. Más tarde tuvo que hacer lo propio la PGR.

Las investigaciones en Estados Unidos sobre este grupo criminal y su jefe, El Chapo, comenzaron a arrojar resultados y ya se cuenta incluso con nombres de personas entrelazadas en una compleja red financiera que opera en los dos países. Con su poderío e influencia, Guzmán Loera vulneró los sistemas de control a través de una intrincada trama de operaciones en casas de cambio e instituciones bancarias, lo cual le permitió adquirir 13 aviones para traficar cocaína entre Colombia, Venezuela, Centroamérica, México y Estados Unidos.

(Agencia: APRO – Patricia Davila)

Sigue leyendo

Internacional

¿El fentanilo es la droga más adictiva? Es hasta 100 veces más fuerte

Publicada

on

Ciudad de México, enero 21.- El fentanilo es un fármaco que por lo general se receta a pacientes con dolores intensos, especialmente después de una operación quirúrgica, de acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos.

Por otra parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), informan en un artículo que el uso de esta sustancia de forma ilegal es hasta 50 veces más fuerte que la heroína y 100 veces más fuerte que la morfina.

Es considerado como un opioide sintético y quienes lo consumen de manera ilícita lo encuentran en el mercado de drogas en forma líquida y como polvo.

El fentanilo en polvo, con frecuencia se mezcla con drogas como heroína, cocaína y metanfetaminas, y se les da la forma de una pastilla. Pero en su forma líquida se vende de forma ilegal como aerosol nasal, en gotas para los ojos o también es aplicado en papel o en golosinas.
Según los CDC, el fentanilo está categorizado como una de las sustancias que causan más muertes por sobredosis. «Más de 150 personas mueren cada día por sobredosis relacionadas con opioides sintéticos como el fentanilo».

Los signos para identificar a una persona que tiene una sobredosis de fentanilo son los siguientes:
Pupilas pequeñas, contraídas, como de punta de alfiler, quedarse dormido o perder el conocimiento, respiración lenta, débil o sin respiración, sonidos de atragantamiento o gorjeos, cuerpo flácido, piel fría o húmeda y pegajosa, manchas en la piel (especialmente en los labios y las uñas).

¿Qué efecto tiene en el cerebro?

Al tratarse de un tipo de droga opioide como la heroína, la morfina y otras, éste se une a los receptores opioides que se encuentran en áreas del cerebro que controlan el dolor y las emociones.

Es por ello que tras su consumo de manera constante, el cerebro de las personas se adapta y su sensibilidad disminuye, lo que a su vez provoca que resulte difícil sentir placer con otra cosa que no sea la droga.

«Cuando una persona se vuelve adicta, la búsqueda y el consumo de la droga se apoderan de su vida», describe en un artículo el NIH.

Los efectos del fentanilo incluyen: sensación de felicidad extrema, adormecimiento, náuseas, confusión, estreñimiento, problemas para respirar, pérdida del conocimiento, entre otros.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.