¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Develan la evolución genética en la población Indígena Mexicana

Publicada

on

En un estudio detallado de la variabilidad genómica de diferentes grupos indígenas, se identificó variantes involucradas en la capacidad atlética de la comunidad Rarámuri, entre otros hallazgos

La “radiografía” genética de cinco grupos indígenas, realizada por un grupo científico interinstitucional encabezado por investigadores mexicanos, ha arrojado diversos hallazgos que permiten entender particularidades evolutivas que hasta la fecha mantienen algunos pueblos de origen precolombino.

El estudio, publicado recientemente en la revista científica Molecular Biology and Evolution, es uno de los proyectos genómicos más grandes que se ha realizado en torno a estas poblaciones, al obtener la secuenciación completa de los exomas (regiones codificantes de proteínas en los genomas) de 78 individuos pertenecientes a las comunidades Maya, Rarámuri o Tarahumara, Huichol, Nahua y Triqui.

De acuerdo con Andrés Moreno Estrada, investigador de la Unidad de Genómica Avanzada del Centro de Investigación (LANGEBIO) y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y uno de los coordinadores del proyecto, en total se identificaron cerca de 121 mil variantes de un solo nucleótido, con lo que fue posible identificar cambios genéticos relacionados a rasgos particulares de cada una de las comunidades indígenas estudiadas.

En este estudio de secuenciación se eligieron cinco comunidades representativas del territorio nacional, un par de la región norte (Huicholes y Taraumaras), otro par del centro-sur (Nahuas y Triquis) y la Maya, representativa de la Península de Yucatán. Lo que hizo el grupo de investigación fue obtener la secuenciación de la parte que codifica proteínas en el genoma, que se conoce como exomas, ya que son las encargadas de indicar qué funciones realiza la proteína en el organismo.

“Cuando se comparan dos individuos, la gran mayoría de la secuencia va a ser idéntica, pero lo que se busca en este tipo de estudios de secuenciación es identificar las posiciones en un gen que varían entre cada individuo y entre poblaciones. Nosotros encontramos más de 120 mil variantes en los genes, y con eso fue posible modelar computacionalmente la historia evolutiva de las poblaciones estudiadas e identificar la ruta y los tiempos de separación entre grupos indígenas”, detalló el investigador.

Uno de los datos más importantes que arrojó la investigación fue la identificación de variaciones genéticas en genes relacionados con la adaptación al entorno por parte de estas comunidades, como el caso del gen BCL2L13 que ha acumulado cambios exclusivos en los Rarámuris o Taraumaras, y cuya función molecular se concentra en el músculo esquelético.

“Como sabemos, esta población del norte del país es reconocida por su impresionante resistencia física al correr largas distancias, incluso sin un entrenamiento profesional; lo que encontramos fue una acumulación de diferencias genéticas propias de los Rarámuri en un gen que expresa proteínas de manera específica en el músculo esquelético. Quizá sea especulativo, pero es probable que estos cambios genéticos a lo largo de su evolución hayan contribuido a su adaptación ecológica a través de mecanismos relacionados con la contracción muscular y resistencia física”, sostuvo el experto del Cinvestav.

En tanto, en la comunidad Triqui, originaria de Oaxaca, observaron que uno de los genes más diferenciados en el linaje de esta población (el KBTBD8) ha sido asociado con estatura baja en otras poblaciones del mundo, como por ejemplo en coreanos. Esto coincide con una de las características morfológicas de los Triquis ya que su estatura promedio es comparable con la de poblaciones pigmeas de África o Melanesia.

Cabe mencionar que el compartir un rasgo físico no implica la existencia de mezcla genética entre las poblaciones, sino que algunas veces los genes se adaptan de manera similar en diferentes latitudes. A ese fenómeno se le conoce como evolución convergente, y es lo que posiblemente haya ocurrido entre la comunidad Triqui y las tribus de otras partes del mundo que también presentan estatura baja.

Al responder si el tamaño del estudio (se realizó con 78 individuos) es representativo de la diversidad genética de estos grupos, Moreno Estrada mencionó que, a diferencia de los estudios clínicos de asociación a enfermedades en los que se requieren miles de individuos para alcanzar poder estadístico, los estudios de genética poblacional suelen identificar “huellas moleculares” de manera confiable con un número reducido de individuos. Sin embargo, apuntó, la resolución de estas fotografías genéticas seguirá aumentando conforme los costos de secuenciación sigan disminuyendo y los estudios incluyan cada vez una cantidad creciente de genomas de todo el mundo.   Esta investigación fue encabezada por los doctores Andrés Moreno Estrada, Karla Sandoval Mendoza (ambos del Cinvestav) y María Ávila Arcos (UNAM), y contó con la participación de expertos de las universidades Autónoma Metropolitana, Nacional de Córdoba (Argentina), Stanford, Colorado y California en San Francisco (Estados Unidos).

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Identifican las moléculas que frenan la entrada del coronavirus en las células

Publicada

on

Científicos españoles han logrado identificar las moléculas que consiguen frenar la entrada del coronavirus en las células, un descubrimiento que podría abrir la puerta para desarrollar fármacos antivirales eficaces contra el SARS-CoV-2 responsable de la covid-19.

Lo han logrado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que han conseguido identificar distintos compuestos moleculares que impiden esa entrada del coronavirus en las células.

Según explicó el CSIC en una nota de prensa difundida este viernes, esos compuestos moleculares consiguen inhibir la interacción que se produce entre la proteína de la espícula del virus y los receptores celulares.

Estas moléculas actúan en etapas muy tempranas del ciclo replicativo del virus, por lo que podrían impedir la hiperactivación del sistema inmunológico que acaba desencadenando la “tormenta de citoquinas” característica durante el agravamiento de la covid-19.

Los compuestos identificados como inhibidores de la entrada del virus son moléculas propias del grupo de investigación que lidera María Jesús Pérez Pérez, investigadora del CSIC en el Instituto de Química Médica (IQM-CSIC).

“Empleando el símil de la puerta, persiguen bloquear la puerta principal por la que el virus accede al interior celular. De este modo, protegerían a las células de la infección viral”, explicó María Jesús Pérez, que lidera el proyecto junto con Sonsoles Martín Santamaría, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), Ron Geller, del Instituto de Biología Integrativa y de Sistemas, un centro mixto del CSIC y la Universidad de Valencia (este de España) y Alberto Marina y Vicente Rubio, del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV-CSIC).

Los investigadores ensayaron los fármacos usando “pseudopartículas” virales con la proteína de la espícula del virus, y a continuación analizaron su capacidad para interferir entre la unión de la proteína de la espícula con el receptor celular y la posterior infección.

“Hemos logrado la inhibición de la entrada del virus a concentraciones bajas sin que se genere toxicidad en las células huésped; esto genera un amplio índice de selectividad, un parámetro que mide la diferencia en concentraciones entre la actividad antiviral y la toxicidad frente a células no infectadas; se trata de un factor importante a la hora de desarrollar fármacos antivirales”, señaló la investigadora del CSIC.

Los compuestos identificados actúan en etapas muy tempranas del ciclo replicativo viral, y al impedir la replicación del virus en la célula, podrían evitar los efectos de la “tormenta de citoquinas” que se produce en los casos más graves.

“Incluso se podría valorar su uso como tratamiento preventivo de la infección. A partir de ahora, se inicia un largo camino que incluye su estudio preclínico y su evaluación de eficacia en un modelo animal”, informó la investigadora.

El proyecto que ha permitido este descubrimiento ha sido financiado por la Plataforma Salud Global del CSIC y el Fondo Supera Covid-19 que pusieron en marcha la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Banco Santander.

(Fuente: rotativo)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

El truco para dejar de ver un grupo en WhastApp

Publicada

on

Todos los días se envían millones de mensajes a través de WhatsApp. Esta app se ha convertido en la favorita para mantener comunicación a nivel personal o profesional. Entre las funciones más utilizadas está la creación de grupos que dan la oportunidad de enviar el mismo mensaje a diversas personas al mismo tiempo, lo que puede ahorrar mucho tiempo, y sobre todo, fomentar la conversación y participación entre las personas. Pero como no siempre queremos seguir recibiendo el contenido de algunos chats compartidos, te vamos a dar un truco para poder dejar de ver un grupo sin tener que salirte y herir sentimientos.

Si ya estás harto de los mensajes de buenos días que se envían cada día en tu grupo familiar, o de los chistes pesados que se hacen en tu grupo de excompañeros de la escuela no te preocupes, podrás silenciarlos de una manera sencilla y sin dejar huella para que nadie se ofenda, y mejor aún, sin que tengas que decir que fue un accidente y te vuelvan a incluir en la conversación.

Para silenciar un grupo lo único que tienes que hacer es abrir WhatsApp, ir al chat que te está molestando, da clic en los tres puntos que se ubican en la esquina superior derecha de tu pantalla y elige la opción Silenciar notificaciones, podrás elegir entre 8 horas, una semana o siempre. Selecciona la que te parezca mejor y listo.

Recuerda que puedes quitar esta opción volviendo a entrar al menú y eligiendo Mostrar notificaciones. Y si después de todo quieres saber qué es lo que está pasando en el grupo podrás ver todo de forma manual, es decir, ya no te aparecerán las ventanas emergentes, pero podrás entrar al chat siempre que quieras.

Y si quieres que el chat deje de aparecer estos son los pasos que debes seguir:

Ingresar al chat grupal de WhatsApp del que quieres salir.

Da clic en los tres puntos en la esquina.

Luego selecciona la opción que dice “Info. del grupo” y pulsa en silenciar las notificaciones Siempre.

Después, regresa y vuelve a ingresar a “Info. del grupo” solo que ahora entra en la opción de “Personalizar notificaciones” y ahí activa la ventana de Notificaciones personalizadas para que se ilumine la opción de “Notificaciones de Alta Prioridad” que deberás desactivar.

Tras esos pasos nunca volverás a ver notificaciones ni recibirás alertas. Además, la descarga de conversaciones quedará paralizada siempre y cuando no tengas activa la función para descargar automáticamente los archivos que recibes en tu celular.

Si además de eso lo que quieres es dejar de ver que están llegando mensajes, tienes que archivar el grupo, esto con la finalidad de que no vuelvas a ver lo que han escrito. Para ello abre WhatsApp y mantén presionado el chat que quieras eliminar, en la parte superior verás el ícono de un archivo con una flecha, da clic y quedará archivado por lo que dejarás de verlo en tu pestaña de Chats.

Para desarchivarlo desplázate hacia la parte inferior de la pestaña de Chats, da clic en Chats archivados y mantén presionado el chat que quieras volver a ver.

Finalmente, si tienes un celular Android puedes descargar la app GroupXiT desde la Play Store, cuando la abras te aparecerán todos los grupos de WhatsApp, selecciona el que no quieres mantener y pulsa “OK” para abandonarlo. Sin embargo, dado que se trata de aplicación ajena la app de mensajería te recomendamos tener mucho cuidado con los permisos que le das además de desinstalarla una vez que la hayas ocupado.

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Crean una bacteria sintética que resiste a los virus

Publicada

on

La revista Science publica esta semana un estudio que muestra el desarrollo pionero de una cepa sintética de E. coli para que sea ‘prácticamente invencible’ a la infección viral. Con ello, los autores han demostrado que la producción eficiente de proteínas que no existen en la naturaleza es posible

Investigadores del Consejo de Investigación Médica de Cambridge (Reino Unido) han creado, mediante ingeniería genética, una cepa sintética de E. coli en la que incluyeron varios aminoácidos no estándar. De esta manera, consiguieron que la bacteria sintética estuviera protegida de la infección viral.

Su trabajo, publicado esta semana en la revista Science, es uno de los primeros en diseñar proteínas utilizando no uno sino varios aminoácidos no canónicos (ncAA), es decir, cientos de moléculas que pueden encontrarse en la naturaleza o en el laboratorio pero que los organismos no usan de forma innata.

“La capacidad de generar proteínas de diseño utilizando múltiples ‘bloques de construcción’ no naturales desbloqueará innumerables aplicaciones, desde el desarrollo de nuevas bioterapias hasta biomateriales con propiedades innovadoras”, escriben Delila Jewel y Abhishek Chatterjee en un artículo relacionado.

Para que nos entendamos, en la naturaleza los sistemas biológicos utilizan 64 codones –cada uno de ellos es una secuencia de tres nucleótidos de ADN o ARN que corresponde a un aminoácido específico– para codificar la síntesis de proteínas.

Sin embargo, existen 64 tripletes distintos y hay solamente 20 aminoácidos canónicos o naturales diferentes, por lo que codones diferentes determinan el mismo aminoácido. A esto se le llama degeneración del código genético.

Los expertos consideran que eliminar ciertos codones y los ARN de transferencia que los leen del genoma, y sustituirlos por aminoácidos ncAA, puede permitir la creación de células sintéticas con propiedades que no se encuentran en la biología, como potentes resistencias virales y una mayor biosíntesis de nuevas proteínas.

No obstante, aunque se han codificado genéticamente cientos de ncAA diferentes en diversos ámbitos de la vida, hasta ahora el enfoque se había limitado en gran medida a la incorporación de un único aminoácido no canónico en un péptido.

Bacterias imbatibles a las infecciones virales

El nuevo trabajo de Science demuestra cómo es posible la incorporación específica de múltiples ncAAs distintos en proteínas utilizando una cepa sintética de E. coli. Así, equipo liderado por Jason Chin eliminó los ARN de transferencia y el factor de liberación 1 y creó células de esta bacteria que no leen varios codones.

Por ello, como los virus dependen de la capacidad de la célula huésped para leer todos los codones del genoma viral para reproducirse, las células de E. coli modificadas se volvieron completamente resistentes a una amplia variedad de virus.

Los especialistas de Cambridge reasignaron cada uno de estos codones a tres ncAA distintos y demostraron que “la síntesis eficiente de proteínas de diseño es, efectivamente, posible”.

“La reprogramación del código genético de esta bacteria crea una barrera lingüística que impide a los virus secuestrar la maquinaria celular para multiplicarse. Las bacterias resistentes a los virus nos pueden ayudar a producir biofármacos de forma más barata y fiable”, explica a SINC Daniel de la Torre, investigador español que trabaja con Chin.

“Al mismo tiempo, los espacios que quedan libres en el código genético se pueden reutilizar para codificar ´bloques de construcción´ que no se encuentran en la naturaleza. Podríamos convertir estas bacterias en fábricas renovables para producir nuevas clases de polímeros y desarrollar nuevos tipos de medicinas y materiales, como nuevos bioplásticos biodegradables. Esto nos puede ayudar a construir una bioeconomía circular”, concluye De la Torre.

(Fuente: SINC)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.