¡Siguenos!

Cultura

Desde hace 13,000 años la población de América ya era diversa, revela estudio

Publicada

on

  • Especialistas analizaron afinidades en las formas craneales de cuatro especímenes del Pleistoceno y Holoceno Temprano, hallados en cuevas de Quintana Roo
  • Dos son similares a poblaciones árticas de América del Norte y Groenlandia; otro es más semejante a los pobladores de Sudamérica y el cuarto a europeos

Cancún.- Un estudio de antropología física, de morfología craneal, en cuatro de los nueve especímenes descubiertos entre 2003 y 2015 en las cavernas sumergidas de la Costa Oriental de Quintana Roo, cuyas antigüedades van de los 13,000 a los 8,000 años antes del presente, ha dado nuevas luces sobre el poblamiento de nuestro continente, al mostrar, por vez primera, una alta diversidad biológica desde las ocupaciones humanas más antiguas.

            Así lo dio a conocer el doctor en Antropología Física y paleoantropólogo Alejandro Terrazas Mata, de la UNAM, y la maestra en Arqueología Subacuática Carmen Rojas Sandoval, investigadora del Centro INAH Quintana Roo, luego de la publicación, el 29 de enero, de los resultados de una investigación interinstitucional, realizada con la anuencia del Consejo de Arqueología del INAH, en la revista arbitrada Plos One, editada en San Francisco, California,a través de un artículo rigurosamente técnico sobre las variaciones morfológicas de los cráneos recuperados en las cuevas de Quintana Roo: “Naharón”, “Pit 1”, “Las Palmas” y “Muknal”, fechados al final del Pleistoceno/comienzo del Holoceno.

            Bajo el título Variaciones morfológicas de los restos humanos tempranos en Quintana Roo, península de Yucatán, México: contribuciones a la discusión acerca del poblamiento temprano, científicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM y del Museo del Desierto, de Coahuila, así como de universidades norteamericanas, dan a conocer patrones muy diferentes de asociación morfológica para cada espécimen.

Lo anterior abre la posibilidad de que las poblaciones iniciales de América del Norte ya tuvieran un alto grado de diversidad morfológica, la cual se redujo a medida que las poblaciones se dispersaron en el continente austral, advierten en el artículo. Esto contrasta con estudios previos de restos sudamericanos, los cuales habían mostrado asociaciones con poblaciones modernas Australo-Melanesian y grupos africanos, y no detectaron tal grado de diversidad intrapoblacional en los individuos más antiguos.

            Las afinidades morfológicas de los especímenes de Quintana Roo se evaluaron comparándolos con una muestra de referencia de poblaciones humanas modernas en todo el mundo, compuesta por 18 muestras de población. Este conjunto de datos se ha utilizado en estudios anteriores que exploran las afinidades morfológicas de las primeras muestras sudamericanas de Lagoa Santa, Brasil (la colección más grande de cráneos del Holoceno Temprano en América, hasta la fecha), y representa uno de los conjuntos de datos comparativos más grandes para puntos de referencia craneofaciales 3D.

            El cráneo de “Naharón” parece estar estrechamente relacionado a las series árticas de América del Norte (Groenlandia y Alaska); poblaciones robustas, adaptadas al frío y bastante distintas de los nativos americanos. Los restos óseos corresponden a una mujer adulta joven, se estima que de entre 25 y 30 años al morir, con una antigüedad de 13,499 años antes del presente, fecha ya calibrada. Se localizó en el subsistema de cuevas Naranjal, a 365 metros del cenote Cristal o Naharón y a 22.6 metros de profundidad.

El cráneo del “hombre del Pit 1” tiene una morfología de la bóveda craneal muy diferente de las otras tres muestras de Quintana Roo; sus afinidades más fuertes se relacionan con poblaciones europeas y no tiene ninguna firme con series americanas tempranas o tardías. Tiene una antigüedad de 13,295 años antes del presente. Se estima que los restos corresponden posiblemente a un hombre que murió en las primeras etapas de la edad adulta. Fue descubierto en el monte de escombros del cenote El Pit (que significa “pozo”, en inglés), en el ejido Jacinto Pat, a una profundidad de entre 40 y 45 metros.

Las características del cráneo de “Las Palmas” parecen estar fuertemente asociadas a la serie Paleoamericana, con mayor probabilidad de ser parte de la población de Lagoa Santa, Brasil y, en menores proporciones, de Chubut (Patagonia) o japonés. Se estima que los restos corresponden a una mujer de adulta, de entre 44 y 50 años de edad, al momento de morir, y tienen una antigüedad de hasta 12,000 años antes del presente. Fue descubierta en el subsistema de cueva Naranjal, en los niveles más bajos de una gran cámara, a 24 metros de profundidad.

“Muknal” tiene el valor atípico más fuerte de todos los especímenes de Quintana Roo, pues no presenta un patrón claro de afinidades morfológicas, aunque se acerca más a las poblaciones árticas de América del Norte. Se estima que los restos corresponden a un individuo masculino que murió entre los 40 y 45 años de edad; con una antigüedad 10,290 años antes del presente. Se descubrió en una cámara de la cueva de Palmas, a 210 metros de la entrada del cenote Jailhouse (“cárcel”, en inglés), a 33 metros de profundidad.

El artículo destaca que el asentamiento humano y su dispersión en América ha sido uno de los temas más debatidos en arqueología y antropología biológica, con cientos de textos publicados en la última década, donde los orígenes de los nativos siguen teniendo interrogantes, pues aún existe una falta de consenso y un debate en torno a su génesis biológica y las migraciones.

El estudio de la diversidad biológica de los primeros pobladores se ha abordado indirectamente a través del análisis de evidencia cráneo facial, lingüística y arqueológica, así como directamente con el estudio de ADN entre grupos modernos de nativos americanos y restos antiguos.

Durante las últimas décadas, los estudios defendieron una amplia gama de escenarios: una única migración hacia el continente; dos migraciones tempranas discretas hacia el continente; tres eventos de dispersión en el Holoceno; flujo continuo de genes con Asia sobre el Holoceno, y diferentes combinaciones de estas variables.

Los estudios también han sugerido diferentes modelos de dispersión humana después del proceso inicial de asentamiento, pero todavía no se alcanza una imagen precisa de la diversidad biológica en América.

El reciente estudio interinstitucional busca contribuir a este debate, explorando las afinidades morfológicas craneales de los especímenes de Quintana Roo. Su alta diversidad morfológica marca un interesante contrapunto a las interpretaciones anteriores de la diversidad temprana en Norteamérica, y tiene implicaciones importantes para la comprensión de los procesos del movimiento humano temprano en todo el continente.

“Naharón” y “Muknal” muestran una afinidad más fuerte con las poblaciones árticas de América del Norte (Alaska y Groenlandia) que, previamente, se han asociado morfológicamente con series tempranas de Sudamérica; “Las Palmas” también muestra fuertes similitudes con los paleoamericanos sudamericanos; la excepción es “Pit 1”, el cual parece estar fuertemente asociado con las series europeas y muestra una forma de bóveda craneal general diferente de los otros individuos de Quintana Roo.

Este patrón no se ha observado antes para los paleoamericanos del sur, pero algunos cráneos tempranos y arcaicos de América del Norte muestran afinidades más fuertes con las series europeas. Los especímenes de Quintana Roo muestran un inesperado nivel de diversidad morfológica en comparación con los americanos del sur.

Los estudios fueron llevados a cabo con la participación de Mark Hubbe, Alejandro Terrazas Mata, Brianne Herrera, Martha E. Benavente Sanvicente, Arturo González, Carmen Rojas Sandoval, Jerónimo Avilés Olguín, Eugenio Acevez Núñez y Noreen Von Cramon-Taubadel.

Más detalles sobre este trabajo académico pueden consultarse en el link: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0227444  

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Ediciones Marea llega con una ambiciosa visión

Publicada

on

  • Con obras exclusivas de artistas como Pedro Reyes, Mario Garcia Torres, Dr. Lakra y Claudia Fernández, llega una iniciativa, dentro del mercado de lujo en México, que hará más accesibles piezas de enorme valor artístico.

Ciudad de México, 12 de noviembre de 2020.- Ediciones Marea llega con una ambiciosa visión: ser la plataforma por excelencia de producción y venta de obras de arte de edición limitada en nuestro país. Y lo hace acompañado de Pedro Reyes, Dr. Lakra, Claudia Fernández y Mario García Torres, cuyas obras marcan el lanzamiento de esta iniciativa nueva y fresca, liderada por la directora creativa y artística, Rita Marimen de la mano del coleccionista y empresario, Rodrigo Peñafiel, y Jacob Flood, experto en la comercialización y ventas de arte contemporáneo. Ediciones Marea tiene como objetivo incentivar el coleccionismo joven al ofrecer piezas de arte de primer nivel creadas para ser ediciones accesibles y que, a su vez, son de gran valor artístico.

Ediciones Marea busca abrir la conversación sobre el arte y extender la experiencia artística de un museo a tu casa, con las obras que lo representan y la interacción y convivencia que los individuos tienen con éstas.

En Marea, se fomenta el coleccionismo a través de un catálogo de obras de arte de edición limitada, creadas por artistas de renombre internacional, que se ponen a la venta a un precio accesible sin que ello represente un sacrificio en términos de valor artístico.

Al ser un coleccionista de amplia experiencia y estar involucrado en diversos proyectos de corte cultural y artístico, Rodrigo Peñafiel emprendió esta nueva apuesta con el objetivo de vincular al arte con el mercado de lujo en México, así como con aquellas personas que quieran acceder a piezas únicas, de gran valor artístico, de la mano de una compañía formada por creadores y personas con experiencia en este ámbito. «Estamos felices de impulsar este gran proyecto, que nace de la necesidad de buscar artistas de renombre y que jóvenes coleccionistas tengan acceso a piezas únicas creadas por éstos, y así puedan exhibirlas en espacios más íntimos y personales”.

Por su parte, la directora creativa y artística Rita Marimen decidió formar parte de Ediciones Marea, en principio, por el apego que tiene por el arte debido a su oficio y por la afición personal que tiene por el coleccionismo de arte contemporáneo, afición que quiere compartir con otras personas a través de este proyecto. “Para mí, el arte es una experiencia. En Ediciones Marea nos enfocamos en ofrecer a las clientes algo más allá que obras exclusivas: desde que la adquieren hasta que reciben el empaque en sus puertas, no sólo están comprando una obra, están comprando arte y una experiencia de lujo única”, añade Marimen.

Todas las piezas están hechas ex profeso para el proyecto, gracias a la cercana colaboración entre Marea y artistas que, si bien pertenecen a diversas corrientes estéticas y latitudes (hasta ahora todos son mexicanos), comparten una característica fundamental: tienen un peso y reconocimiento internacional que otorga un valor irrevocable a las obras que forman parte del catálogo de Marea, ofreciendo así piezas de relevancia para el mundo del arte contemporáneo y de un estimación sostenible a la largo plazo.

En esta primera ola de la plataforma, se encuentran a la venta diversas obras de edición limitada creadas individualmente por Pedro Reyes, Dr. Lakra, Claudia Fernández y Mario García Torres, artistas de renombre internacional que inauguran el catálogo de Marea con las siguientes piezas exclusivas, las cuales vendrán acompañadas de un empaque único que resalta el valor de las ediciones  y un certificado de autenticidad firmado por sus respectivos autores:

Dr. Lakra Criatura anormal con cabezas intercambiables (rosa), 2020.

Sigue leyendo

Cultura

Yaxunah en Yucatán, un viaje ancestral por la Cultura Maya

Publicada

on

Mérida, Yucatán, 18 de septiembre de 2020.- Yucatán es uno de los lugares donde, hace varios siglos, los mayas se establecieron en distintos puntos, construyeron grandes e impresionantes ciudades como Uxmal, Kabah, Labná, Mayapán o Chichén Itzá, que hoy en día son símbolo de una civilización sin precedente, dando origen a lo que hoy conocemos como la cultura maya, que aún se mantiene viva entre un gran número de comunidades indígenas.

Yaxunah es una de estas localidades que ha preservado su cultura e identidad, con una población de 700 habitantes. Está ubicada en el municipio de Yaxcabá, cerca de Pisté y a unos 25 o 30 minutos de Chichén Itzá. Conserva sus costumbres, creencias, lengua maya, vestimenta y casas tradicionales construidas con madera y huano. Sus pobladores, mujeres y hombres, descendientes de la cultura maya, se han organizado en tres grupos: Lol Kum, Compadres y el Parador Turístico, para ofrecer recorridos y recibir visitantes de diferentes partes del mundo, invitándoles a vivir experiencias únicas de naturaleza, gastronomía y cultura, que incluyen alojamiento en cabañas, alimentación y diversas actividades.

La localidad se ha organizado en una cooperativa con la que son ejemplo de un modelo de turismo comunitario y el 10 por ciento de lo recaudado en cada actividad se destina a un ahorro comunitario para proyectos locales. Además de tener esta oferta turística, de la que muchos obtienen sustento económico, promueven y aún mantienen la cultura de la cosecha de frijol, jamaica, calabaza y maíz, con lo que producen maíz con coco, pozole de tortilla, choko sakán y sa’kab de maíz, entre otros productos, de los cuales son consumidores, siendo así, una comunidad sustentable.

El lugar es pequeño, pero en el Parador Turístico se puede rentar una bicicleta y pedalear hasta la zona arqueológica de Yaxunah, que está a escasos 10 minutos, donde alguno de los promotores culturales, como ellos suelen nombrarse, contará a detalle todo lo que sabe de la zona, misma en la que se encuentran monumentales construcciones, rodeadas de milpas y densa vegetación. Se sabe que esta zona arqueológica estuvo comunicada con Chichén Itzá y Cobá a través de un sacbé o camino blanco, de hasta 100 kilómetros, por lo cual se piensa que pudo ser una frontera política. Alcanzó su máximo esplendor entre los años 900 y 600 antes de Cristo.

De regreso al poblado, visitar el Banco de Semillas será una experiencia única, donde esta comunidad ofrece semillas a quien las requiera para la siembra con la condición de devolver éstas cuando se obtenga la cosecha. Además, a través del proyecto Traspatio Maya, venden los productos de sus huertas a diferentes partes de Yucatán.

De regreso al parador turístico, al frente está el Centro Cultural Comunitario de Yaxunah, que cuenta con un jardín botánico, una biblioteca, una sala de usos múltiples y un área de eventos al aire libre. Dentro, se instaló el Museo Comunitario, donde se realizó una museografía que tiene las siguientes áreas: maya, prehispánica de la comunidad (o zona arqueológica local), de entierros prehispánicos y coloniales, de las haciendas coloniales, de ritos, fiestas y tradiciones locales, y de infantes.

Para finalizar, la deliciosa gastronomía local, preparada por las cocineras tradicionales de la comunidad, cerrará con broche de oro la visita por esta comisaría. El olor de las hierbas quemadas bajo tierra que cubren los recipientes donde preparan la cochinita o el relleno negro, entre otros platillos, llenarán tus sentidos y despertarán tu apetito, para que, con unas tortillas calientitas y recién hechas a mano, se disfrute de los sabores de la cocina maya.

Yaxunah es considerada para formar parte del programa Aldeas Mayas de Yucatán de la Secretaría de Fomento Turístico de la entidad (Sefotur), con el que se busca integrar un circuito turístico de comunidades indígenas y centros turísticos mayas en el estado, con el que se pretende dar seguimiento al plan del Gobernador Mauricio Vila Dosal de diversificar la oferta de atractivos a través de un producto innovador para visitantes en búsqueda de estas experiencias.

Para organizar la visita, primero es fundamental contactar a la cooperativa ya sea en Facebook como Parador Turístico Yaxunah o por Whatsapp al 985 114 0808. Segundo, deben llevar ropa fresca y zapatos cómodos, sombrero o gorra para la caminata en la zona arqueológica y el pueblo. Para conocer el cenote, es preciso usar sandalias y traje de baño, si se usa repelente o bloqueador, es mejor que sea ecológico. Por último, es indispensable hidratarse constantemente.

La cooperativa desea que todos sus visitantes se sientan tranquilos y con la confianza de estar cuidando su salud, por lo que ha implementado estrictas medidas de seguridad sanitaria, como el proceso de desinfección de automóviles al ingresar al poblado, proporcionar gel antibacterial, el uso obligatorio de cubrebocas y la toma de temperatura a través de termómetros digitales.

Sigue leyendo

Cultura

INAH: Zonas arqueológicas reabren sus puertas sin contratiempos

Publicada

on

  • Las 5 zonas arqueológicas pactadas para activarse, lo hicieron sin mayor contratiempo y según lo previsto por las autoridades.

Daniel Vega Zepeda, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) en la entidad precisó que el INAH cumplió con las disposiciones para garantizar la salud de empleados y visitantes, por lo que no hubo impedimento para que estas abran sus puertas.

“Las autoridades están cumpliendo con todos los insumos y todos los protocolos para poder dar a los usuarios y los trabajadores el servicio. Solamente en la zona arqueológica de Uxmal abrió un poco con contratiempo, pero no afectó su operación. Sin embargo, vamos a estar regresando para verificar que esto esté funcionado”, explicó.

Refirió que si bien, los sitios arqueológicos cerraron sus puertas al público, los trabajadores continuaron acudiendo a efectuar labores de mantenimiento, algo que fue reconocido por las autoridades federales.

Asimismo, informó que se continuará con la vigilancia de que los sitios próximos a abrir también cumplan con las disposiciones acordadas.

“Mañana se estará en el Palacio Cantón, previo a la apertura, para que no se repita lo mismo que en Uxmal. También, nos dirigimos a la zona arqueológica de Chichén Itzá, previo a la apertura para verificar que todo esté listo para ello”, refirió.

Este sitio abrirá sus puertas el próximo 22 de septiembre, junto con la zona arqueológica de Dzibilchaltún.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.