¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Crean virus virtual que se propaga por Bluetooth

Publicada

on

Un grupo de investigadores estadounidenses creó el virus virtual “Safe Blues”, diseñado a semejanza del SARS-CoV-2, el cual se transmite vía Bluetooth, como una estrategia alternativa para estudiar la propagación de la enfermedad, ya que si bien un sin número de ensayos han trabajado en establecer mediciones de infección eficaces mediante modelos matemáticos, sus estimaciones no alcanzan la velocidad de la propagación y se muestran retrasadas, por lo que esta nueva herramienta ha sido considerada como uno de los indicadores pandémicos más prometedores.

De acuerdo con especialistas de las universidades de Massachusetts y de Melbourne, líderes del estudio, Safe Blues estima la transmisión del Covid-19 de persona a persona en tiempo real, a diferencia de otras estrategias de medición, pues desde que un individuo se infecta y es diagnosticado como positivo puede pasar más de una semana, lo que ralentiza el proceso de identificación de los casos, en un lapso del orden de varias semanas.

“Este retraso dificulta la capacidad de los epidemiólogos, biólogos matemáticos y funcionarios de salud pública para hacer inferencias sobre la situación actual y proyecciones sobre la trayectoria futura de la propagación viral”, documenta el estudio publicado en “Patterns”.

Los expertos explicaron que Safe Blues es un token virtual que actúa parecido al nuevo coronavirus, infectando un celular a otro si las personas restringen las medidas de restricción establecidas por las autoridades sanitarias, como es el caso de acudir a reuniones sociales con un gran número de personas, la aproximación de menos de un metro con los otros, viajes y visitas a espacios concurridos.

Distancia social, ante virus y Covid-19

Estos patógenos artificiales, sin embargo, son seguros y no arremeten contra el sistema de los dispositivos. En cambio, los autores del estudio expresaron que fue creado con el objetivo de entender cómo actúa el virus y responder a las incógnitas que continúan sin ser resultas ya que, gracias al uso de técnicas de aprendizaje automático aplicadas en la pandemia real permitirán conocer el estado actual y futuro cercano de la pandemia.

Para los estudiosos este tipo de conocimiento es esencial para proponer respuestas de salud pública, pues aseguraron que de haber impuesto de manera oportuna las medidas de distanciamiento social habrían ocurrido menos infecciones generales y, por ende, un impacto económico y social menor.

En este contexto, los expertos ahondaron sobre las noblezas que ofrece Safe Blues, ya que mediante tecnología inalámbrica hace un seguimiento constante del número de contactos existentes y emergentes, ofreciendo de esta manera cifras mucho más próximas a la realidad. Además, aseguraron que su propósito dista de almacenar información sobre individuos, por lo cual no registra ninguna información personal del dispositivo.

“El tiempo que las personas pasan cerca es un factor determinante clave. Esto se hace de manera que no comprometa la privacidad individual, no cause ningún riesgo para la salud humana y no presente ningún riesgo para el software o hardware individual”, puntualizaron los líderes de la investigación.

De este modo, el virus virtual -destacaron- servirá para evaluar el impacto de actividades que pese a los efectos de la pandemia no han dejado de efectuarse, tal es el caso de eventos de contacto masivo, como manifestaciones públicas y grandes reuniones.

“Esta información se puede considerar como una medida indirecta de la proximidad física, que pueden ser utilizadas para entrenar modelos sofisticados de aprendizaje automático (ML) para estimar las cifras de infección por SARS-CoV-2 y sugerir el futuro cercano de los niveles de infección del SARS-CoV-2, lo que puede influir directamente en las decisiones de política”, mencionaron los investigadores.

Además, los académicos agregaron que pese a que algunas empresas de tecnología como Apple y Google también han procurado la creación de aplicaciones en función de conteo de contactos, ninguno de ellas rastrea en tiempo real. No obstante, los creadores de Safe Blues han tomado en cuenta estos datos para alcances más efectivos de un modelo predictivo de ML.

“Safe Blues tiene el potencial de ser un sustituto, y posiblemente una mejora, de la información de distanciamiento a nivel micro derivada de tales encuestas”, aseguraron, pues a diferencia de otros esfuerzos científicos, basados en simulaciones, el token virtual parte del comportamiento real de la población, otorgando resultados mucho más exactos.

Sigue leyendo
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Conacyt: Vacuna mexicana “Patria” podría estar lista a finales de año

Publicada

on

Ciudad de México.- La directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla dio conocer que ya inició la investigación clínica con pacientes voluntarios humanos para el desarrollo de la vacuna mexicana “Patria” contra el Covid-19.

De tener éxito, la vacuna “Patria” estaría lista para finales de año y generando ahorros de más de 800% en la compra de biológicos fuera del país.

En Palacio Nacional, en la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, la titular del Conacyt dijo que este biológico se desarrolla junto con el laboratorio Avimex, con amplia trayectoria en el desarrollo de biológicos, así como la Secretaría de Salud, científicos de alto nivel, universidades nacionales, internacionales, institutos de salud y del IMSS para la investigación clínica.

En su exposición Álvarez-Buylla explicó que se han hecho análisis con ratones y cerdos, que tienen un sistema inmune similar al del humano, y la vacuna produce con éxito anticípenos contra el Covid-19.

La funcionaria dijo que el ensayo clínico fase 1 ya inició con la fase de reclutamiento, los lotes vacunales ya están producidos para este primer ensayo clínico, entre 90 y 100 voluntarios adultos sanos de la Ciudad de México.

“Se les inyectará desarrollo vacunal en próximos días y esperamos tener resultados a fines de mayo”.

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Con sustancia de la marihuana se puede tratar el Parkinson

Publicada

on

Un nuevo estudio liderado por investigadores mexicanos sugiere el uso de cannabinoides como tratamiento alternativo para combatir la enfermedad de Parkinson, pues estos compuestos orgánicos son recibidos por un área del sistema nervioso central en el que se lleva a cabo el control de movimiento voluntario, una de las funciones deterioradas a lo largo de este trastorno neurodegenerativo.


En el marco de la regulación del cannabis en México, expertos del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) estudian nuevos blancos terapéuticos que mitiguen los efectos de la enfermedad de Parkinson, que si bien ya existen fármacos para combatirla, su administración constante puede conducir a la manifestación de efectos adversos, como movimiento involuntario anormal y trastornos gastrointestinales.


Esta afección es considerada como el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente, sólo por debajo del mal de Alzheimer, pues afecta a una de cada 100 personas con edad avanzada, y los casos van en aumento a causa del envejecimiento de la población.


Se caracteriza además, por producir movimientos lentos en quienes la padecen, así como temblor persistente durante el reposo, rigidez y una postura inestable. A partir de su diagnóstico, la esperanza de vida es en promedio de 15 años.


Benjamín Florán Garduño, neurobiólogo del Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias del Cinvestav, ha desarrollado una nueva estrategia farmacológica para atender los síntomas de esta enfermedad, en la que el uso de cannabinoides ha inhibido el movimiento constante de manera efectiva.


Los cannabinoides son un grupo de compuestos orgánicos encontrados en la planta de cannabis, los cuales tienen la capacidad de activar receptores en el cuerpo humano. Estos captadores de señales están ubicados en los nervios basales del sistema nervioso central, en nuestro cerebro, y están encargados de la actividad motora.


El experto explicó, en una publicación de «Conexión Cinvestav», que se ha dedicado a entender el papel de los cannabinoides, ya sean endógenos (producidos en el organismo), naturales (provenientes de las plantas del género Cannabis) o sintéticos, con el objetivo de identificar las opciones terapéuticas para tratar la enfermedad de Parkinson.


El especialista en trastornos del control motor recurrió al uso de estos compuestos, ya que la evidencia científica ha demostrado que los cannabinoides están relacionados con la inhibición del movimiento. Sin embargo, estos datos han surgido como resultado de estudios in vitro -técnica realizada fuera del organismo vivo- y en modelos animales, por lo que no se ha comprobado si funcionaría de la misma manera, en humanos.


Florán Garduño y sus colaboradores, por consiguiente, se dedicaron a estudiar el efecto de cannabinoides en el organismo humano, específicamente, en el receptor «GPR55». Este se encuentra en el sistema nervioso central y está encargado de liberar al neurotransmisor «GABA», involucrado de forma directa mayoría de las funciones cerebrales, entre ellas la del movimiento.


La actividad particular del receptor «GPR55» varía dependiendo de si los receptores de la dopamina están o no activados. «Si esta información es trasladada de manera teórica a la enfermedad de Parkinson, en la cual los receptores a cannabinoides están sobreexpresados y la cantidad de dopamina es baja, es posible concluir que administrar cannabinoides podría bloquear el poco movimiento de los pacientes», explicó el investigador.


Esta conclusión -aseguró el miembro del Sistema Nacional de Investigadores- no sólo beneficiaría el uso de cannabinoides, sino que ayudaría a potenciar los beneficios de los fármacos disponibles. Uno de ellos es la «levodopa», diseñado para reemplazar la dopamina perdida tras la degeneración de las neuronas encargadas de producirla.


El científico destacó que, de demostrarse que los cannabinoides cuentan con la capacidad de actividad al receptor «GPR55», sería el primer blanco terapéutico que no esté relacionado con la actividad de la dopamina (dopaminérgico) para tratar este trastorno neurodegenerativo.


«La idea es aumentar tanto la esperanza de vida de las personas como la calidad de la misma, en especial porque cuando los síntomas de la enfermedad de Parkinson se presentan cerca del 80% de las neuronas dopaminérgicas están dañadas», explicó Benjamín Florán, por lo que espera que las investigaciones de esta enfermedad continuo y se extiendan en los laboratorios mexicanos.

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Inventan cápsulas que liberan insulina en la sangre cuando el paciente lo necesita

Publicada

on

  • Los pacientes con diabetes están de enhorabuena. En un futuro cercano, regular la insulina podría ser coser y cantar gracias a descubrimientos como estas pastillas inteligentes, liberadas del estómago al torrente sanguíneo y programadas para descargarse cuando sea preciso

En 2o19 442 millones de adultos tenían diabetes, lo que equivale a una de cada once personas. Se trata de una enfermedad que puede causar complicaciones en muchas partes del cuerpo e incrementar el riesgo de muerte prematura. Aparece cuando el organismo no usa de forma eficaz la insulina o cuando el páncreas no segrega la cantidad suficiente de esta hormona.

Las inyecciones diarias de insulina son una molestia para los cientos de millones de personas con diabetes, y un equipo de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi parece haber dado con la solución. El método innovador que han desarrollado permitirá empaquetar la insulina en cápsulas capaces de sobrevivir desde el estómago al torrente sanguíneo y liberar su carga cuando sea preciso.

El problema principal que presenta un sistema de esta índole es la fragilidad de la propia insulina, ya que esta frágil molécula se degrada rápidamente en el estómago antes de que pueda hacer su magia. El desafío para la ciencia era lograr que llegue hasta la sangre: para ello, estos investigadores inventaron lo que han dado en llamar nanopartículas de estructura orgánica covalente ligadas a imina gastrorresistentes (nCOF).

Estas cápsulas cargan insulina entre nanoláminas que la protegen del ambiente hostil del estómago y luego se abren camino hacia el torrente sanguíneo a través de la barrera intestinal. Una vez en la sangre es posible monitorizar de forma automática los niveles de insulina de su portador y liberar el fármaco cuando sea preciso.

El funcionamiento es sumamente inteligente: la glucosa es una molécula pequeña que puede pasar a través de los poros del nCOF, por lo que a medida que aumentan los niveles, se verá forzada dentro de las nanopartículas, liberando progresivamente la insulina contenida en el interior. Eso también funciona al revés, por lo que la liberación de insulina también se ralentiza cuando los niveles de glucosa en sangre vuelven a caer.

“Esta tecnología responde rápidamente a una elevación del azúcar en sangre, pero se apagará rápidamente para prevenir una sobredosis de insulina y mejorará drásticamente el bienestar de los pacientes diabéticos”, dice Farah Benyettou, autora principal del estudio.

Hasta el momento las pruebas realizadas en laboratorio con ratas permitieron que los niveles de glucosa con animales volvieran a la normalidad en las dos horas posteriores a la ingestión de las nanopartículas. Se precisa más trabajo para cerciorarse de que estos beneficios se trasladan a los seres humanos.

Aunque existen otros métodos para administrar insulina oral -incluso directamente con microagujas que inyectan la sustancia a través de la pared intestinal-, el sistema nCOF tendría importantes ventajas de ver finalmente la luz: es el primer método que desencadena la inyección de insulina a partir de la hiperglucemia y además, estas cápsulas tienen una alta capacidad de insulina, de alrededor del 65% en peso.

La investigación completa ha sido publicada en la revista Chemical Science.

(Fuente: ticbeat)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.