¡Siguenos!

La Ciencia y Tecnología

Cómo es realmente el clítoris (y las asombrosas similitudes que tiene con el pene)

Publicada

on

  • Guau! Esta es la expresión que escucho con más frecuencia cada vez que muestro la imagen.

Es el dibujo de tonalidades lilas y rosadas que ves arriba con un pene y un clítoris lado a lado.

Desde que empecé a investigar para escribir esta nota lo tengo guardado en mi teléfono y, de tanto en tanto, aprovecho la oportunidad de mostrarlo para observar la reacción de mis interlocutores.

No importa el nivel de educación, el acceso a la información, las creencias religiosas o la profesión, tampoco si quien lo mira es hombre o mujer.

La gran mayoría desconoce lo que la imagen deja en evidencia: que al menos en forma, ambos órganos tienen una semejanza asombrosa.

Esta falta de conocimiento es comprensible.

Mientras que la información sobre los genitales masculinos abunda, el clítoris (del griego kleitoris, que significa “pequeño monte”) ha aparecido y desaparecido de la literatura médica a lo largo de la historia.

Y no fue sino hasta 2005 que resurgió con ímpetu de la mano de la uróloga australiana Helen O’ Connell, quien describió por primera vez la anatomía completa de este órgano, así como su relación con estructuras adyacentes como la uretra, la vagina y las glándulas vestibulares.

A falta de material de estudio adecuado sobre el clítoris, O’Donnell se abocó a investigarlo minuciosamente —diseccionando cadáveres, con imágenes de resonancia magnética en mujeres vivas y estudios citológicos de tejidos— para descubrir que lo que está a la vista es apenas una ínfima parte: alrededor del 90% de la estructura de este órgano femenino se encuentra dentro del cuerpo.

Estructura

“La puntita que vemos, que es lo que siempre se ha creído que es el clítoris, es en realidad la punta del iceberg”, le explica a BBC Mundo la psicóloga y sexóloga vasca Laura Morán, autora de “Orgas(mitos)”, un libro que busca disipar la desinformación y los mitos alrededor de la sexualidad humana.

“Eso es el glande del clítoris (situado donde se unen los labios menores y escondido bajo un capuchón) y el resto es un órgano interno”, agrega.

Fuera del campo visual, el clítoris se extiende por debajo de la piel.

Su tallo tiene una forma cilíndrica compuesta por dos cuerpos cavernosos unidos que se extienden hacia el hueco púbico.

En su extremo están las raíces —unas bandas delgadas de tejido eréctil— que van desde el tallo, a lo largo de los huesos que forman el pubis, y envuelven la uretra y la vagina.

Al lado de cada una de las raíces se encuentra otra región de tejido eréctil que se conoce como bulbos del clítoris, que están por detrás de las paredes vaginales.

“La pared vaginal es, de hecho, el clítoris”, le dijo O’Connell a la BBC en 2006.

Similitudes y diferencias

Por sus similitudes, para entender la forma del clítoris resulta muy útil esta comparación con el pene.

Son lo que se conoce como órganos homólogos: tienen el mismo origen, son similares en su estructura interna, aunque pueden tener funciones diferentes.

De una punta a la otra, el órgano femenino tiene un tamaño promedio de unos 10 centímetros, y al igual que el pene, el tejido que lo conforma es esponjoso, eréctil. Es decir, se abulta y crece con la excitación por el flujo de sangre.

“Algunos se refieren al clítoris como un pene interno, pero otros dirán que el pene es solo un clítoris externo. Esa es la forma en la que me gusta explicarlo a mí”, le dice a BBC Mundo Laurie Mintz, psicóloga, terapeuta sexual y autora de Becoming Cliterate, un libro que expone el contexto cultural que ayuda a perpetuar la brecha entre el placer que experimentan hombres y mujeres.

Algo que los diferencia —además de la relación externo/interno— es que el pene tiene una doble función: es parte del proceso de reproducción sexual y del sistema urinario.

El clítoris, en cambio, tiene una sola: es el único órgano del cuerpo humano cuya única función es proporcionar placer.

El clítoris tiene alrededor de 8.000 terminaciones nerviosas. El órgano masculino, entre 4.000 y 6.000.

Es la zona del cuerpo más densamente poblada de terminaciones nerviosas, explica Mintz.

“Imagina todos los nervios de la punta del pene, pero en una superficie del tamaño de la goma de borrar de un lápiz”, dice a modo de ilustración.

Mismo origen

La razón por la que clítoris y el pene tienen tantas semejanzas es que se forman a partir de un mismo tubérculo genital durante el desarrollo embrionario en el útero materno.

Sólo se diferencian a partir de la sexta o séptima semana, cuando los embriones comienzan a expresar sus cromosomas sexuales.

A partir de allí, la liberación de testosterona en los embriones XY dará lugar a la formación de los órganos sexuales masculinos, mientras que la falta de esta hormona sexual en los embriones XX dará lugar a la formación de los órganos sexuales femeninos.

En un caso crecerán hacia afuera, y en el otro, hacia adentro.

Desconocimiento

El desconocimiento de la anatomía y función del clítoris —que tanto Morán como Mintz achacan en parte al espíritu machista o al patriarcado y a la devaluación del placer sexual femenino— tiene un impacto directo en la práctica médica, pero además afecta, y de forma profunda, la vida sexual de las mujeres.

“Las priva de placer”, sentencia Morán. “Es como si te dieran un coche pero no sabes usarlo, y entonces no puedes disfrutarlo”.

“Esa ignorancia nos hace sentir frustradas, porque claro, nos dan ese coche y nos dicen que hay que usarlo. Pero tiene que ser como en el porno tradicional o en las películas románticas, y ahí no se ve estimulación del clítoris”.

“Siempre hay penetración, y la penetración por sí misma no es la técnica que mejor estimula el clítoris. No es facilitadora de orgasmos”.

Por otro lado, comenta Morán, “las mujeres que han descubierto a través de la autoexploración que la estimulación del clítoris les proporciona placer y orgasmos, categorizan a estos como de peor calidad”.

“De hecho algunas mujeres me dicen sí, tengo orgasmos, pero solo si me estimulo con la mano, como si tuvieran un defecto de fábrica”.

“No solo no saben que el clítoris está ahí, sino que tampoco saben que ese es el órgano más fácil para tener un orgasmo”, asegura Morán.

El poder de las palabras

Mintz coincide en que esta brecha en el placer está vinculada a la falta de conocimiento de las mujeres sobre su propia anatomía.

“Lamentablemente, muchas mujeres incluso hoy día ni siquiera conocen el poder de la parte del clítoris que pueden ver y tocar, o lo relegan como algo insignificante”, explica.

Pero la sexóloga considera también que “el lenguaje que usamos en nuestra cultura refleja y perpetúa” esta situación.

“Llamamos a todo lo que sucede antes (del coito) juego previo, como si fueran los preliminares al evento principal, a pesar de que este es el tipo de actividad con más probabilidades de llevar a la mayoría de las mujeres a alcanzar el orgasmo”, asevera Mintz.

Cambiar este panorama requiere educación sexual, señala la autora.

Hace falta “enseñar sobre placer sexual y consentimiento, como en Holanda, donde gracias a ello hay menos agresiones sexuales y hay una brecha orgásmica mucho más pequeña que en ningún otro país”.

La educación es un elemento clave también para Morán.

“Aprender para que se cada órgano, lo que podemos conseguir con ellos, y cómo nos gusta que nos estimulen, es algo que nos va a liberar a todos”.

(Fuente: BBC)

Sigue leyendo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia y Tecnología

Las serpientes vivas evolucionaron a partir de unos pocos supervivientes de asteroides

Publicada

on

Según los autores del estudio, esta devastadora extinción fue una forma de «destrucción creativa» que permitió a las serpientes diversificarse en nuevos nichos, antes ocupados por sus competidores.

Las más de 4.000 especies vivas de serpientes tiene todas un antepasado común y evolucionaron desde el puñado de especies que logró sobrevivir al enorme asteroide que acabó con los dinosaurios y con la mayoría de los seres vivos hace unos 66 millones de años, al final de Cretácico.

La devastación generada por aquel impacto fue también una especie de «destrucción creativa» que permitió a las serpientes diversificarse en nuevos nichos, que antes ocupaban sus competidores, sugiere un estudio liderado por la Universidad de Bath (Reino Unido) que publica Nature Communications. 

El equipo, formado por británicos y alemanes, estudió fósiles y analizó las diferencias genéticas entre las serpientes modernas para reconstruir su evolución, lo que ayudó a precisar en qué momento evolucionaron las que conocemos hoy en día.

Los resultados apuntan a que todas las serpientes vivas se remontan a solo un puñado de especies que sobrevivieron al impacto de aquel gran asteroide.

Supervivencia: refugio bajo tierra y largos periodos sin comida

La capacidad de las serpientes para refugiarse bajo tierra y pasar largos periodos sin comida les ayudó a sobrevivir a los efectos destructivos del impacto, consideran los autores. 

Una vez que sus competidores se extinguieron, lo que incluye a las serpientes del Cretácico y a los dinosaurios, estas pudieron ocupar nuevos nichos, desplazarse a otros hábitats y comenzaron a diversificarse, dando lugar a linajes como las víboras, las cobras o las boas.

Los fósiles también muestran un cambio en la forma de las vértebras de las serpientes a posteriori, como consecuencia de la extinción de los linajes del Cretácico y la aparición de nuevos grupos, como las serpientes marinas gigantes de hasta 10 metros de longitud.

Especie «extraordinaria»

Una de las autoras de la investigación Catherine Klein destacó lo «extraordinario» de las serpientes, no solo por sobrevivir a una extinción de masa, sino porque «en unos pocos millones de años» ya estaban innovando y usando sus hábitats de maneras nuevas».

El estudio sugiere que las serpientes empezaron a extenderse por el mundo en esa época y, aunque el ancestro común a todas ellas probablemente vivió en algún lugar del hemisferio sur, estas parecen haberse extendido por primera vez a Asia después de la extinción.

«Destrucción creativa» del meteorito

La gran extinción debido al meteorito actuó como una forma de «destrucción creativa», sugiere el líder del equipo, Nick Longrich, de la Universidad de Bath.

El final de las especies antiguas permitió a las supervivientes explotar las lagunas del ecosistema, experimentando con nuevos estilos de vida y hábitats, lo que «parece ser una característica general de la evolución».

En los periodos inmediatamente posteriores a las grandes extinciones es cuando se ve la evolución en su mayor grado de experimentación e innovación, agregó.

La destrucción de la biodiversidad deja espacio para que surjan cosas nuevas y colonicen nuevas masas de tierra. En última instancia, la vida se vuelve aún más diversa que antes. 

(Agencias: EFE, Nature Communications, Universidad de Bath)

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Una filtración revela que Facebook exime de sus reglas a una élite secreta

Publicada

on

Facebook asegura que sus estándares de comportamiento se aplican a todos sus usuarios, sin importar su estatus o fama. Sin embargo, unos documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal (WSJ) revelan que la red social posee un sistema para eximir a los usuarios de alto perfil de cumplir sus reglas.

El programa, conocido como cross check o XCheck se desarrolló inicialmente para servir como una medida de control de calidad para las acciones tomadas contra cuentas de personas consideradas importantes, incluidas celebridades, políticos y periodistas destacados.

A día de hoy, sin embargo, el sistema “protege a millones de usuarios VIP del proceso normal de cumplimiento de las reglas de la empresa”, revelan los documentos de Facebook analizados por WSJ.

Algunos usuarios son “incluidos en la lista blanca”, es decir, se vuelven inmunes a las reglas. A otros se les permite publicar material que infringe las reglas mientras no se someten a las revisiones por parte de los empleados de Facebook, las cuales a menudo nunca se realizan, detalla el medio.

“A veces, según muestran los documentos, XCheck ha protegido a figuras públicas cuyas publicaciones contienen acoso o incitación a la violencia, violaciones que normalmente darían lugar a sanciones para los usuarios habituales”, detalla WSJ.

En 2019, por ejemplo, la red social permitió que el futbolista brasileño Neymar compartiera con sus decenas de millones de seguidores unas fotos de desnudos de una mujer, quien lo había acusado de violación. El procedimiento estándar de Facebook en el caso de la publicación de “imágenes íntimas no consensuadas” es simple: eliminarlas. Pero debido a que la cuenta del deportista estaba protegida por XCheck, durante más de un día, el sistema impidió que los moderadores de Facebook borraran el contenido.

Un documento interno de una revisión de las prácticas de inclusión de personas en las “listas blancas” de Facebook considera que el favoritismo hacia esos usuarios VIP era extensivo y “no defendible públicamente”.

“En realidad, no estamos haciendo lo que decimos públicamente que hacemos”, se destaca en la revisión confidencial.

El documento, además, califica las acciones de la empresa como “un abuso de confianza” y agrega que “a diferencia del resto de nuestra comunidad, estas personas pueden violar nuestros estándares sin ninguna consecuencia”.

Pese a algunos intentos para controlar el sistema, XCheck creció hasta incluir al menos 5,8 millones de usuarios en 2020, según muestran los documentos.

Al describir el sistema, Facebook ha engañado no solo al público sino también a su propia Junta de Supervisión (Oversight Board), un organismo creado por la empresa para garantizar la responsabilidad de sus métodos de moderación de contenido. Facebook le aseguró al organismo que su sistema para usuarios de alto perfil se utiliza solo en “una pequeña cantidad de decisiones”.

El portavoz de Facebook, Andy Stone, dijo en una declaración escrita que las críticas a XCheck eran justas, pero agregó que el sistema “fue diseñado por una razón importante: crear un paso adicional para que podamos hacer cumplir con precisión las políticas sobre el contenido que podrían requerir más comprensión”.

Según Stone, Facebook ya había identificado los problemas con XCheck y estaría “trabajando para solucionarlos”.

Los papeles que describen el sistema son parte de una gran cantidad de documentos internos de Facebook revisados por The Wall Street Journal, los cuales demuestran que la empresa conoce detalladamente los “fallos [​​de su plataforma] que causan daño”.

“Además, según muestran los documentos, Facebook a menudo carece de la voluntad o la capacidad para solucionarlos”, subraya WSJ.

Personas familiarizadas con la cuestión aseguran que al menos algunos de los documentos fueron compartidos con la Comisión de Bolsa y Valores y con el Congreso de EEUU por una persona que busca protección federal para denunciar a la compañía.

Sigue leyendo

La Ciencia y Tecnología

Obesidad es causada por los tipos de alimentos que comemos y no por las cantidades

Publicada

on

El modelo carbohidratos-insulina insiste en que comer en exceso no es la principal causa de la obesidad

No es todo lo que puedes comer, es lo que comes. Un artículo publicado en The American Journal of Clinical Nutrition asegura que la obesidad es causada por los tipos de alimentos que consumen las personas y no por las cantidades que pueden comer.

El estudio titulado “El modelo carbohidrato-insulina: una perspectiva fisiológica sobre la pandemia de obesidad”, explica que la obesidad no es sinónimo de comer demasiado, sino de comer mal.

Este artículo hace hincapié en la necesidad de abordar la obesidad y lograr la pérdida de peso a largo plazo, tras las últimas cifrar en Estados Unidos que indican que el 40% de los adultos tiene sobrepeso.

Menciona el modelo carbohidrato-insulina, que implica el consumo de carbohidratos de alto índice glicémico, procesados y de rápida digestión común en las dietas modernas.

El reporte de Slash Gear que cita el estudio indica que estos carbohidratos altamente procesados hacen que el cuerpo produzca la hormona de la insulina, que a su vez suprime la secreción de glucagón. Este cambio hormonal hace que las células grasas del cuerpo almacenen más calorías y dejando menos calorías disponibles para alimentar los músculos.

Lo anterior afecta directamente al cerebro, que aumenta la sensación de hambre a medida que percibe la falta de energía disponible para los tejidos metabólicamente activos.

Comer en exceso carbohidratos sí genera obesidad

Comerse un kilo de lechuga no tendrá el mismo efecto que consumir un kilo de espaguetis, por lo que no hay que confundir lo que esta teoría explica cuando habla de que las cantidades no generan obesidad.

Las grandes cantidades de carbohidratos sí pueden llevar a una persona a sufrir de obesidad, por la acumulación de calorías y el aumento de la sensación de hambre, que se resume en ‘eat and repeat’.

El proceso hormonal que generan los carbohidratos procesados ralentiza el metabolismo como una forma de conservar lo que percibe como cantidades limitadas de energía, y por lo tanto, lo que hace que alguien entre en un ciclo de hambre, coma en exceso y aumente de peso.

Modelo energético vs. Modelo carbohidratos-insulina

El estudio señala fallas fundamentales en el modelo de balance energético —que establece que el aumento de peso se debe al consumo de más energía de la que gastamos—, argumentando que el modelo carbohidrato-insulina explica mejor la obesidad y el aumento de peso.

Según el autor principal, el doctor David Ludwig, endocrinólogo del Boston Children’s Hospital y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, el modelo de balance energético no ayuda a comprender las causas biológicas del aumento de peso.

“Durante un período de crecimiento acelerado, por ejemplo, los adolescentes pueden aumentar ingesta de alimentos en 1.000 calorías al día. Pero, ¿comer en exceso causa el estirón o el estirón hace que el adolescente tenga hambre y coma en exceso?”, reflexiona el especialista.

En contraste con el modelo de balance energético, el modelo de carbohidratos-insulina insiste en que comer en exceso no es la principal causa de la obesidad. Atribuye gran parte de la culpa de la actual epidemia de obesidad a los patrones dietéticos modernos caracterizados por el consumo excesivo de alimentos con una alta carga glicémica, como los carbohidratos procesados.

(Fuente: fayerwarer)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.