¡Siguenos!

Vida Y Estilo

¿Comer dientes de ajo ayuda a perder peso?

Publicada

on

Desde hace siglos, el ajo se ha utilizado con fines medicinales. Actualmente, existen numerosos ensayos que analizaron sus efectos anticoagulantes, bactericidas, fungicidas, hipocolesterolémicos, hipoglucémicos, hipotensivos, e incluso anticancerígenos.

Otro beneficio muy difundido es su capacidad para controlar o perder peso corporal, pero ¿de dónde proviene esa afirmación? ¿qué dice la ciencia al respecto? Aquí vamos a repasarlo y contarte todo sobre ese alimento.

El ajo (Allium sativum L.) es un bulbo que crece bajo tierra y se utiliza como condimento en la gastronomía de muchos países, principalmente porque agrega un fuerte sabor. Es un excelente acompañante de carnes, arroz, sopas, encurtidos, aderezos de ensaladas, pescados y vegetales.

Además de su uso como saborizante, el ajo es muy nutritivo. Cada 100 g crudos hallamos:

  • 98 kilocaloría (kcal).
  • 64 g de agua.
  • 33 g de carbohidratos.
  • 2 g de fibra dietética.
  • 1 g de azucares.
  • 8 g de proteínas.
  • Menos de 1 g de grasas.

También contiene ácido pantoténico, niacina, vitaminas A9, B6, C, E, K, minerales, como calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, cobre, manganeso, selenio y zinc.

¿Sirve el ajo para bajar de peso?

Se cree que el consumo de ajo impacta en el peso corporal por distintos motivos. Uno de ellos es que masticar un diente de ajo crudo favorece la secreción de jugos gástricos, que ayudan a procesar mejor los alimentos, estimulan la digestión y promueven una correcta absorción de nutrientes.

Cuando comemos, es necesario que los alimentos se transformen en pequeñas moléculas de nutrientes, para facilitar su transporte a todas las células del cuerpo y así ser usados como energía. Si esto no ocurre, el organismo no aprovecha los alimentos en su totalidad y se corre el riesgo de engordar.

Otra razón por la que se asocia al ajo con un mejor control de peso es por la presencia de alicina, una sustancia química que le confiere su característico olor.

La alicina parece regular los niveles de glucosa, permitiendo al organismo producir menos insulina, lo cual ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre y mejorar la función metabólica.

Por ello, muchas veces se señala el efecto termogénico del ajo, es decir, su capacidad de acelerar el metabolismo para maximizar la quema de grasa.

Incluso existen hipótesis sobre el rol del olor penetrante del ajo, como un supresor del apetito y controlador del peso.

¿Qué dice la ciencia?

Para comprobar los efectos del ajo en el organismo, específicamente sobre el peso corporal, se realizaron muchos estudios y ensayos clínicos:

Un estudio publicado en Advanced Biomedical Research, analizó a 110 personas con enfermedad hepática crónica, que tomaron 800 mg de ajo en polvo al día. Si bien notaron una pérdida significativa de peso frente al grupo que tomó placebo, los expertos resaltaron que usaron suplementos, y no ajo entero.

Otro estudio publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, analizó a 45 personas con obesidad que tomaron un suplemento de múltiples ingredientes (frambuesa, cafeína, capsaicina, jengibre, naranja de Sevilla y ajo). Quienes tomaron ese suplemento experimentaron una pérdida significativa de peso, aunque, nuevamente, se trató de un suplemento junto a otros compuestos y no ajo entero.

Otro aspecto para destacar es que la mayor parte de la evidencia que vincula al ajo con la pérdida de peso proviene de estudios en animales, en los que normalmente se utilizan aceites o extractos.

Actualmente, la evidencia disponible aún es escasa, y en su mayoría proviene de suplementos más que del ajo crudo en sí.

Por eso, los expertos señalan que existe la posibilidad de que ayude a perder peso, pero de forma indirecta, y siempre funcionando como un complemento de otras prácticas comprobadas para adelgazar, como realizar ejercicio regularmente o mantener una dieta saludable.

Otros beneficios del ajo

Desde la medicina natural, se recurre al ajo para aliviar o tratar muchas condiciones: resfrío, gripe o tos, dolor de muelas, niveles alto de glucosa en sangre, inflamación, dolor de oído, mala digestión, niveles elevados de colesterol, acné y otras afecciones cutáneas, parásitos, hongos en las uñas y hemorroides.

Los profesionales explican que estas propiedades aún se encuentran bajo investigación, por lo que, si el ajo se consume con estos fines, se debe hacer con precaución. Además, no reemplaza el consejo de un médico o los tratamientos convencionales contra esas afecciones.

Precauciones

Muchos expertos coinciden en que el ajo debe consumirse crudo para preservar sus propiedades, por ejemplo, en ensaladas, salsas o simplemente solo.

Esto se debe a que la cocción destruye la alinasa, una enzima que convierte la aliína en alicina, el compuesto de azufre responsable de las propiedades terapéuticas del ajo.

Se considera seguro para la mayoría de las personas consumir entre uno y dos dientes de ajo crudo por día, siendo el efecto secundario más común el mal aliento y olor corporal.

Sin embargo, cuando se superan esas cantidades, especialmente con el estómago vacío, puede causar malestar gastrointestinal, flatulencia y cambios en la flora intestinal.

Aunque el ajo no parece afectar el metabolismo de los medicamentos, se recomienda que las personas que toman anticoagulantes tengan precaución, debido a sus propiedades antitrombóticas.

Esta advertencia se extiende para quienes vayan a someterse a una cirugía, porque puede prolongar el tiempo de sangrado. Para estos casos, se aconseja abandonar el consumo de ajo entre siete y diez días antes de la operación.

Para recordar:

Hasta contar con evidencia científica significativa proveniente de ensayos en humanos, las personas interesadas en utilizar terapias a base de hierbas y suplementos deben tener mucho cuidado.

No abandones ni modifiques tus medicamentos o tratamientos, antes habla con el doctor sobre los potenciales efectos de las terapias alternativas o complementarias.

Recuerda, las propiedades medicinales de las hierbas y suplementos también pueden interactuar con los fármacos recetados, con otras hierbas y suplementos, e incluso alterar tu dieta.

Fuentes consultadas: Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

(Fuente: HolaDoctor/Por Tomás Vicente)

Sigue leyendo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vida Y Estilo

Un truco sencillo para dejar tu refrigerador reluciente y con buen olor en minutos

Publicada

on

Una ‘tiktoker’ ha mostrado una forma rápida y efectiva para dejar tu refrigerador como nuevo con tan solo tres ingredientes básicos y de fácil acceso.

En un video corto, Chantel Mila mezcla una taza de agua tibia, un cuarto de taza de vinagre blanco y dos cucharadas de vainilla para limpiar los estantes y la puerta dentro del refrigerador.

El vinagre actuará como desinfectante natural y eliminará las bacterias, mientras que el extracto de vainilla eliminará los malos olores con su aroma, aunque puede ser remplazado por otro aceite esencial preferido.

Cuando el refrigerador esté vacío, la tiktoker sugiere aplicar esta solución mágica con la ayuda de un paño de microfibra.

Sigue leyendo

Vida Y Estilo

Beneficios de comer tuna

Publicada

on

Ciudad de México.- La temporada de tunas es, probablemente, una de las más esperadas por los mexicanos debido a su refrescante y exquisito sabor. Además, representa un alimento con un alto valor nutrimental, aportando minerales, vitaminas y proteínas. Por esto, esta fruta proveniente de la familia de las cactáceas es una gran alternativa para complementar una dieta equilibrada.

La tuna es fácil de distinguir por su singular apariencia: forma redonda u ovalada, cáscara gruesa y rugosa, y al interior, abundante en semillas y color brillante. La temporada de cosecha es de julio a septiembre, donde la Opuntia ficus-indica, mejor conocida como nopal, florece y comienza a rendir frutos.

El Fideicomiso de Riesgo Compartido, FICO, indica que el origen del uso y consumo de la tuna data de hace 12 mil años, cuando era utilizada como remedio natural para tratar resfriados, malestares estomacales, y regular los niveles de colesterol. En «Menú» de El Universal te decimos cuáles son los principales beneficios de comer tuna.

Regula los niveles de azúcar en la sangre

La diabetes es una enfermedad crónico degenerativa que no tiene cura; sin embargo, manteniendo una dieta equilibrada y la medicación prescrita por el médico puede controlarse y llevarse una vida con normalidad. Para contribuir a esto, existen diversos alimentos que pueden resultar aliados. Un estudio realizado por Phytotherapy Research asegura que esta fruta funciona en el cuerpo como un potencial diurético, eliminando algunos de los minerales y depurando las toxinas.

El blog del FIRCO, del Gobierno de México, plantea que la tuna ha dado indicios de reducir la reducción de azúcar en la sangre, gracias a que el nopal puede contribuir a aumentar la capacidad celular para que el organismo utilice la insulina eficazmente. Contrario a lo que pudiera creerse por su contenido en azúcares naturales, una pieza de tuna aporta menor cantidad de azúcar en comparación a otras frutas, tales como el plátano, la manzana y la papaya.

Lo que sí se recomienda es que las personas con este padecimiento moderen su consumo diario para no provocar un efecto adverso, sobre todo si se toman medicamentos para las funciones hipoglucémicas, como la metformina, el medicamento más usado para esta condición.

Aliado para la digestión

Las tunas son sumamente ricas en fibra, y altas en líquido debido a su consistencia jugosa. Consumirlas beneficiará a tu sistema digestivo, mejorará la digestión, y puede disminuir y aliviar los malestares ocasionados por el estreñimiento. El Poder del Consumidor indica que una pieza mediana contiene hasta cuatro gramos de fibra, por lo que una porción de 5 piezas puede proporcionar casi el 50% de la cantidad indicada. Por su parte, según Mayo Clinic recomienda consumir entre 21 a 38 gramos diarios dependiendo del género, complexión y estilo de vida.

La fibra que contiene no solo contribuye a una buena digestión, también reduce la absorción de colesterol en la sangre, disminuyendo la posibilidad de que se formen placas que obstruyan las arterias, desencadenando a largo plazo alguna enfermedad cardiovascular.

Un alimento rico en nutrientes y minerales

La tuna en sus dos presentaciones: tuna verde y tuna roja conserva su sabor dulce y jugoso, además, el color no infiere en sus beneficios nutrimentales.

Una investigación realizada por el Departamento de Ingeniería Química, Alimentos y Ambiental, de la Universidad de Las Américas, Puebla, detalló que el contenido nutrimental de las tunas incluye vitamina A, buena para la piel, encías, pel y uñas; mientras que la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú, indica que aporta vitamina C, indispensable para reforzar el sistema inmunológico, previniendo enfermedades respiratorias e infecciones.

En cuanto a los minerales, es rica en potasio, magnesio calcio y fósforo que consumidos en conjunto satisfacen diversas necesidades del organismo. Finalmente, también se han estudiado beneficios como antioxidante, remedio natural para la gastritis, e incluso el jugo de tuna podría reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, esto debido a sus compuestos fenólicos y flavonoides, relacionados con efectos anticancerígenos, según un análisis hecho por El Poder del Consumidor.

Lo mejor es que cuenta con un aproximado de 30 calorías por pieza, es libre de grasa e hidrata y refresca el cuerpo. Por lo que al consumir tuna estarás nutriendo tu cuerpo de distintas maneras.

México, entre los principales productores de tuna

Según cifras del Gobierno de la Ciudad de México, nuestro país cuenta con aproximadamente 20 mil productores de tuna, quienes cosechan un estimado de 352 mil toneladas anualmente. La producción se concentra principalmente en los estados de Puebla, Hidalgo y Zacatecas, desde donde se exporta el producto a países como Bélgica, Holanda, Chile, Alemania y Francia.

Aprovecha esta temporada de tunas y consiente a tu paladar con su delicioso sabor, sin olvidar que estarás aportándole a tu cuerpo diversos beneficios y propiedades que, al combinarse con una dieta equilibrada, pueden significar una mejora en tu salud.

Sigue leyendo

Vida Y Estilo

Sandía vs melón: qué es más saludable y cuánto hay que comer cada día

Publicada

on

¿Sandía o melón? Parece una pregunta eterna para muchas personas. ¿Tampoco sabes por cuál de estas frutas de verano optar? La nutricionista rusa Olga Korableva explicó a Sputnik en qué se diferencian, así como cuál tiene más calorías y vitaminas beneficiosas para la salud.

Un melón contiene 35 kilocalorías por 100 gramos, mientras que el valor calórico de una sandía es de solo 25, señaló la especialista. Por lo tanto, la primera fruta es más nutritiva, ya que tiene más fibra alimenticia esencial para un funcionamiento estable del intestino.

En particular, la fibra depura el organismo y estabiliza el nivel de colesterol. 100 gramos de melón albergan alrededor de 0,9 gramos de fibra, mientras una sandía tiene aproximadamente 0,4 gramos, enfatizó Korableva.

Contenido de vitaminas

El melón contiene más vitamina C (36 miligramos por 100 gramos) que la sandía (ocho miligramos por 100 gramos), expuso la médica. Eso significa que basta con comer 200 gramos de melón para cubrir la necesidad diaria del ácido ascórbico, que es de 70-100 miligramos para un adulto.

La vitamina C no solo es importante para la inmunidad, sino que también ayuda a absorber bien el hierro y tiene buenos efectos en la piel.

La sandía contiene licopeno, una sustancia que le da este impactante color rojo. Este antioxidante disminuye el riesgo de desarrollar aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares. Existen investigaciones que indican que el consumo de licopeno mitiga el estado depresivo, la ansiedad e incluso reduce los dolores en las articulaciones, explicó la dietista.

Pues, ¿sandía o melón?

No obstante, no se puede decir de forma unívoca que es más bueno para la salud, el melón o la sandía.

“Ambos cucurbitáceos tienen muchas vitaminas y microelementos, por ejemplo, el magnesio, el potasio y el manganeso”, afirmó Korableva.

Pero lo más importante es consumir estos alimentos de forma moderada, una ración no debe ser más de 200 gramos, recordó la médica. Si se come en tales cantidades, la sandía no causará un efecto diurético, y el melón un efecto purgativo, y, además, el beneficio para la salud será máximo, considera la nutricionista.

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.