¡Siguenos!

Internacional

California: Pocos propietarios se aseguran ante inundaciones

Publicada

on

Acampo, California, EE.UU. —  Al despertar el domingo, Kyle Starks se percató de que había una inundación que llegaba hasta la puerta de su Jeep luego de que otra fuerte tormenta azotó a California. Los rescatistas se presentaron con botes para poner a salvo a Starks y a otros residentes de su parque para casas rodantes en la localidad de Acampo.

Más allá de la destrucción física, la tormenta podría tener un impacto financiero: Starks no tiene seguro contra inundaciones.

“No pensé que se inundaría tanto”, explicó desde un centro para evacuados, preocupado de que el agua dañara el cableado y el equipo de aire acondicionado.

En California, sólo unos 230.000 hogares y otras construcciones cuentan con pólizas de seguro contra inundaciones, que son independientes del seguro de vivienda. Eso significa que solamente alrededor del 2% de las propiedades están cubiertas ante inundaciones. El gobierno federal es el asegurador de la mayor parte de ellas, aproximadamente 191.000 hasta diciembre. Las aseguradoras privadas emitieron el resto, según los datos estatales más recientes de 2021.

En California cayeron 145.474.880 metros cúbicos (32 billones de galones) de lluvia y nieve desde la Navidad. El agua se llevó carreteras, interrumpió el suministro eléctrico y generó deslaves al empapar las colinas carbonizadas por los incendios forestales. Causó daños en 41 de los 58 condados del estado. Al menos 21 personas han muerto.

Se necesita un estudio específico para conocer el papel del cambio climático en cierto tipo de clima, pero un aire más cálido significa que las tormentas que inundaron California en las últimas semanas pueden traer más agua consigo.

A pesar de ello, la sequía en el estado ha embotado el sentido de riesgo de la gente ante posibles inundaciones. Las personas suelen comprar un seguro después de los desastres, cuando se actúa por una reacción emocional, dijo Amy Bach, directora ejecutiva del grupo de consumidores de seguros United Policyholders.

“La gente piensa que las únicas personas que necesitan un seguro contra inundaciones son las que viven justo en la playa o en las márgenes de un río que tiene un historial de inundaciones”, agregó Bach. En realidad, mucha más gente se ve amenazada por torrentes de agua o crecidas.

Cuando una persona compra una casa, un documento clave son los mapas oficiales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), que indican si se encuentra en una zona de alto riesgo de inundación. Si es así, y tiene una hipoteca respaldada por el gobierno federal, se le exige comprar un seguro contra inundaciones que cuesta 950 dólares al año en promedio. Muchos bancos también lo requieren.

Sin embargo, los mapas de la FEMA son limitados y sólo toman en cuenta ciertos tipos de inundaciones; en realidad, no pronostican el riesgo de que ocurran. Las inundaciones causadas por lluvias fuertes que obstruyen los desagües pluviales no son tomadas en cuenta, por ejemplo. Esas limitaciones significan que el riesgo de inundación está subestimado a nivel nacional. Los mapas minimizan particularmente la posibilidad de un desastre en California, según Matthew Eby, director ejecutivo de First Street Foundation, una organización de análisis de riesgos.

Los mapas de la FEMA no muestran que la casa móvil de Stark esté en un área de alto riesgo. Y tres años antes de que su vecino Juan Reyes comprara su casa, una serie de tormentas arrojaron cantidades récord de lluvia en el estado e inundaron su vecindario.

Reyes lo sabía, pero aun así no compró un seguro contra inundaciones. Era demasiado caro, dijo, y no era obligatorio. Además, pensó que los funcionarios locales habían mejorado el sistema de drenaje pluvial para que no volviera a ocurrir una inundación similar. Pero sí sucedió y Reyes también tuvo que ser rescatado en bote. Está quedándose en el mismo centro de evacuación, esperanzado de que su casa no esté demasiado dañada.

Las tormentas dañaron tanto varios miles de hogares que deberán repararse antes de que la gente pueda habitarlos nuevamente. Pero Nicholas Pinter, profesor de la Universidad de California, campus Davis, que investiga cuencas hidrográficas, dijo que California necesita estar preparada para eventos aún más graves, y eso requiere mucha mayor inversión en defensas contra inundaciones y más conciencia de su peligro.

“Es preocupante que hubiera tanto daño como lo hubo por lo que fueron inundaciones extremas, pero no catastróficas”, señaló.

Los funcionarios estatales dijeron que, incluso sin cobertura contra inundaciones, intentan ayudar a las personas a presentar reclamaciones ante las aseguradoras. Por ejemplo, a veces los automóviles inundados están cubiertos por las pólizas de seguro para coches.

Otra persona que intenta dilucidar cómo recuperarse es David Enero, en Merced, una comunidad de aproximadamente 90.000 habitantes en el Valle Central de California que se inundó gravemente. El agua le llegaba hasta los tobillos dentro de su vivienda. El piso laminado de su sala flotaba.

“Era como si estuvieras caminando sobre una ola o un trampolín”, dijo. La casa huele a una mezcla de moho, heno podrido y desbordamiento del sistema séptico.

Enero vive en un área que se determinó es de alto riesgo, en la que la gente tiene que comprar un seguro contra inundaciones. Dice que pagar las reparaciones por su cuenta sería inimaginable. En retrospectiva, desearía haber asegurado sus pertenencias también.

Aunque los mapas obligan a Enero y a otros en ciertas áreas a comprar la cobertura, la FEMA ya no usa sus famosos mapas para fijar los precios.

La agencia actualizó sus precios en 2021 con el fin de reflejar con más precisión el riesgo y lo denominó Risk Rating 2.0 (Tasa de Riesgo 2.0). La FEMA dice que estos precios revisados —y no los mapas de inundaciones— son los que comunican el riesgo de inundación a los consumidores. El antiguo sistema ponía más énfasis en métricas simples: La elevación de una casa y si estaba ubicada en una zona de inundación registrada en un mapa. Risk Rating 2.0 toma en cuenta la distancia hasta el agua, los daños causados por lluvias fuertes y muchos otros factores. Aumenta las tarifas para aproximadamente las tres cuartas partes de los asegurados y ofrece reducciones de precios por primera vez.

La FEMA ha dicho desde hace mucho tiempo que las nuevas clasificaciones atraerían a nuevos asegurados con precios que revelan el verdadero riesgo de una propiedad, y son más precisas. Sin embargo, desde que entraron en vigor en California, la cantidad de pólizas se ha reducido en aproximadamente un 5%, con lo que continúa un declive desde hace años en esas contrataciones a nivel nacional.

Algunos no están conscientes del riesgo que enfrentan.

Jay Laub, uno de los vecinos de Reyes, que también fue rescatado de las inundaciones, dijo que, cuando compró su casa, en gran medida las compañías de seguros intentaban venderle cobertura contra terremotos. Indicó que asumió que su vivienda estaba cubierta contra inundaciones. Esta semana supo que no lo estaba.

Laub dijo que le preocupa que su casa rodante pudiera haberse hundido en el suelo empapado, lo que podría requerir que la nivele de nuevo. Dijo que no está seguro de cómo pagaría por ello.

“¿A qué te dedicas? Estás inscrito en el Seguro Social, como yo”, dijo. “Pero, ¿sabes que? Lo tomas un paso a la vez. Sólo tienes que mantenerte fuerte”.

Trevor Burgess, director general de la aseguradora privada Neptune, dijo que ha habido una alta contratación de nuevas pólizas debido a las tormentas. Durante los primeros 10 días de 2022, la empresa vendió 53 en California. Este año, Neptune vendió 313, un aumento de aproximadamente el 500%.

“Las tormentas, aun siendo esta terrible tragedia —tragedia humana y tragedia para la propiedad—, tienen el efecto de recordarles a las personas que son vulnerables y necesitan protegerse”, señaló Burgess.

Sigue leyendo
Clic para comentar

Internacional

Resultan “salpicados” algunos medios mexicanos en juicio contra García Luna

Publicada

on

Los medios de comunicación mexicanos se han visto salpicados en el juicio por narcotráfico contra el exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, en relación con la detención, en enero de 2008, del capo de la droga Jesús Reynaldo Zambada, alias El Rey.

El narcotraficante colombiano Harold Mauricio Poveda Ortega, alias El Conejo, que trabajaba en México para el cartel de Sinaloa, aseguró este miércoles que Arturo Beltrán Leyva, líder del cartel de los Hermanos Beltran Leyva, le pidió el día de la captura de El Rey que le enviara “de manera urgente” 300 mil dólares para que los medios de comunicación difundieran rápido la noticia.

Según el relato de El Conejo, que proveía a Beltrán Leyva con cocaína procedente de ColombiaEl Rey había sido detenido en un operativo formado por agentes de policía junto con sicarios del clan de los Beltrán Leyva y después fue entregado a la Policía Federal.

Los narcotraficantes temían que la Policía Federal lo pusiera en libertad o negociara su liberación.

Arturo Beltrán me llama y me dice que, por favor, le haga llegar 300 mil dólares urgentemente para hacer llegar rápido el dinero a los medios de comunicación, para que empezaran a anunciar en los medios la detención”, dijo El Conejo, que actualmente se encuentra en libertad condicional en Estados Unidos en espera de su sentencia por narcotráfico.

Preguntado por la Fiscalía por la razón de pagar a los medios, El Conejo precisó que si salía en los medios la noticia “se hacía popular en México y también ya la DEA (la agencia antidrogas estadounidense) se daba cuenta de que (El Rey Zambada) está detenido y no podían soltarlo o llegar a algún arreglo”.

Ayer, el narcocontable Israel Ávila aseguró ante el jurado que el narco para el que trabajaba en enero de 2008, Mario Pineda Villa, quien era socio de Arturo Beltrán, le pidió, después de la captura de El Rey, que se pusiera en contacto con un periodista que supuestamente trabajaba para el cartel.

Según Ávila, cuando El Rey Zambada ya estaba bajo custodia, los policías estaban diciendo por radio “que querían cambiarlo, que el gobierno quería cambiarlo para no presentarlo (ante las autoridades judiciales)”.

Mario Pineda Villa me pidió que hablara con un periodista que trabajaba para el cartel para que hiciera saber a otros periodistas lo que estaba pasando. Se lo dije a este periodista”, contó ayer Ávila antes de explicar que de esta manera lograron ejercer “mucha presión sobre el Gobierno” para que siguiera detenido.

Sin embargo, ni ayer ni hoy fueron mencionados el nombre de los periodistas o de los medios supuestamente sobornados por los carteles, y tampoco la Fiscalía incidió en ese detalle.

El relato de este miércoles y la trascendencia de las detenciones se enmarcan dentro de un conflicto interno en el cartel de Sinaloa, y que acabaría derivando en una guerra abierta entre las facciones de Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zamabada, por un lado, y el clan de los Beltrán Leyva por el otro lado.

Conejo, que hoy calificó su relación con Arturo Beltrán como la de un padre y su hijo, dijo que la captura de El Rey fue organizada por Arturo Beltrán en represalia por un intento de detenerlo a él por parte de la Policía Federal, pero que según él había sido ordenada por El Chapo y El Mayo Zambada (Hermano de El Rey Zambada).

La Fiscalía intenta demostrar que entre 2001 y 2012 Genaro García Luna recibió sobornos millonarios del cartel de Sinaloa a cambio de información y protección.

Por su parte, los abogados del exsecretario de Seguridad Pública han armado su defensa hasta el momento con el argumento de que no hay pruebas físicas contra su cliente y de que los testimonios de los narcotraficantes no son creíbles porque son delincuentes y si han testificado ha sido con el fin de lograr una reducción de sus sentencias.

(Agencia: EFE)

Sigue leyendo

Internacional

Exhibe juicio sobornos, robos y secuestros

Publicada

on

Los testigos contra García Luna destacan que durante dos sexenios protegió al Cártel de Sinaloa

Con la revelación de que Arturo Beltrán LeyvaEl Barbas, líder de una fracción del Cártel de Sinaloa, grabó conversaciones que sostuvo con Genaro García Luna; y con la defensa de éste, diciendo que no existen, concluyó la primera semana de audiencias del juicio por narcotráfico contra el exsecretario de Seguridad Pública del entonces presidente Felipe Calderón.

Las declaraciones sobre los polémicos audios fueron del narcotraficante y ahora testigo de la fiscalía estadounidense Sergio Villarreal Barragán, El Grande, operador del grupo criminal conocido como Los Hermanos Beltrán Leyva, detenido por la Marina el 12 de septiembre de 2010 en la ciudad de Puebla.

Pero al arranque del juicio, César de Castro, abogado de oficio y cabeza del equipo legal que defiende a García Luna, amigo, asesor, confidente y mano derecha de Calderón, había descartado esa posibilidad: “No hay grabaciones”.

Los fiscales del Departamento de Justicia, liderados por Breon Peace y que integran Saritha Kumati, Philip Pilmar, Erin Reid, Marietou Diouf y Adam Amir, iniciaron con El Grande su desfile de testigos cooperantes y protegidos.

Incriminación

“Este hombre que está aquí sentando con su segundo trabajo, uno suciocomo cómplice del Cártel de Sinaloa– sacó ventaja de sus puestos en el gobierno (mexicano) para recibir millones de dólares en efectivo y ayudar a enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos”, enfático con su mano izquierda a García Luna.

En su enorme mayoría mexicanos, los reporteros desde muy temprano se formaron afuera de la corte para, bajo las inclemencias gélidas de Nueva York en el invierno, atestiguar el proceso judicial contra el personaje a quien Fox Calderón confiaron sus guerras contra el narcotráfico.

La estrategia de “El Grande”

“En México todo es posible. La corrupción del gobierno es muy grande”, explicó Villarreal Barragán en la segunda audiencia, la del martes 24, al describir que el Cártel de Sinaloa fue amo y señor de México en las administraciones de Fox y Calderón con la protección y colaboración de García Luna a cambio de millones de dólares.

El Grande dio cuenta de cómo García Luna estaba coludido mediante dinero con los reconocidos capos Ismael El Mayo Zambada García, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Amado y Vicente Carrillo Fuentes, Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, Ignacio Nacho Coronel, así como con Arturo, Alfredo y Héctor Beltrán Leyva, cabecillas de lo que fue la Federación, hoy reducida al Cártel de Sinaloa.

“Yo estuve presente en varias reuniones en oficinas (casas de seguridad) cuando Arturo Beltrán Leyva le pagaba a García Luna un millón o un millón y medio de dólares en efectivo”, dijo.

Por medio de un arreglo con los fiscales del Departamento de Justicia, El Grande purgó una condena de 10 años de cárcel al declararse culpable y aceptar testificar en juicios como el de García Luna y de otros capos del narco.

A lo largo del foxismo el Cártel de Sinaloa no tuvo problemas para importar desde Colombia toneladas de cocaína para luego exportarlas a Estados Unidos bajo la protección de García Luna, militares, marinos, policías federales, estatales y municipales.

“El Cártel de Sinaloa, gracias a esto, obtuvo miles de millones de dólares al año… Arturo Beltrán Leyva, de 2001 hasta diciembre de 2009 cuando cayó abatido a tiros en un operativo de la Marina en Cuernavaca, Morelos le pagó a García Luna 230 millones de dólares”, concluyó el fiscal Pilmar.

Pilmar desglosó para el jurado y el juez Cogan que durante 108 meses que comprendió el periodo de colaboración de García Luna con El Barbas, el narcotraficante le entregó 240 millones de dólares en sobornos.

Otros millones de dólares para completar la suma de 240, provenientes de la mensualidad durante nueve años, fueron la compensación que García Luna recibió por el valor de una tonelada de cocaína de las que le decomisó al Cártel del Golfo.

(Fuente Agencias: Jesús Esquivel)

Sigue leyendo

Internacional

Trump se burla del Gobierno de AMLO en su primer evento oficial de campaña

Publicada

on

Washington.- El expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) se burló este sábado del Gobierno del mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en su primer evento oficial de campaña en las primarias republicanas para volver a optar a la Casa Blanca en las elecciones de 2024.

En un discurso en el estado de Nuevo Hampshire, Trump presumió de las presiones a las que supuestamente sometió al Ejecutivo de López Obrador para que aceptara el polémico programa “Quédate en México”, creado en 2019 y que obligaba a migrantes y refugiados a permanecer en México mientras se resolvían sus peticiones de asilo.

Trump recordó que, entonces, amenazó a México con aplicar aranceles a todas las importaciones mexicanas si no cumplía con dos condiciones: aceptar el programa “Quédate en México” y usar a miembros de las fuerzas de seguridad para frenar a los migrantes en su camino al norte.

Cuando llegó la hora de negociar, narró Trump, “un representante de México entró en la sala, un tipo muy agradable y que me cae muy bien aunque es un socialista” y entonces el entonces presidente aprovechó para comunicarle sus peticiones.

“Necesitamos 20.000 soldados y queremos que todo el mundo se quede en México y que nadie venga a Estados Unidos. Y le dije, mira, si no lo aprobáis, vamos a imponer aranceles a todos los vehículos que estáis vendiendo en nuestro país, unos aranceles del 25%, y vamos a imponer aranceles del 25% a todos los productos que hacéis en México”, dijo Trump al representante mexicano, según su relato.

El exmandatario no mencionó al funcionario por su nombre, aunque el canciller mexicano Marcelo Ebrard, fue quien estuvo al cargo de la mayor parte de las negociaciones.
Siempre según lo narrado por Trump, después de escuchar sus reclamos, el representante mexicano hizo una llamada telefónica a López Obrador y, a continuación, anunció que el Gobierno mexicano aceptaría el programa “Quédate en México” y que destinaría a miembros de las fuerzas de seguridad a labores de migración.

El programa “Quédate en México” comenzó a ser aplicado oficialmente en enero de 2019 y, poco después, López Obrador creó por decreto el cuerpo de la Guardia Nacional con el objetivo de combatir la violencia y el crimen organizado, aunque también ha sido usado para frenar la migración de Centroamérica.

Esta semana, otro exmiembro del Gobierno de Trump desató la polémica al ofrecer detalles de las negociaciones entre EE.UU. y México sobre el programa “Quédate en México”.
En concreto, el exsecretario de Estado estadounidense Mike Pompeo publicó un libro de memorias en el que asegura que Ebrard quería ocultar al público mexicano que iba a aceptar el programa “Quédate en México” para evitar manchar la imagen de López Obrador.
Ebrard ha rechazado ese relato y esta semana aseguró que se trata de “una campaña basada en ideas antimexicanas”.

Además, Ebrard ha dicho que México tomó la decisión de implementar medidas en su lado de la frontera de manera independiente, no por presiones de Washington.

Las declaraciones tanto de Trump como de Pompeo se producen en un contexto electoral.
Trump ya ha anunciado su intención de competir por la nominación republicana en las primarias para ser el candidato de su partido en las elecciones presidenciales de 2024, mientras que Pompeo suena como otro de los posibles aspirantes, aunque no ha lanzado oficialmente su candidatura.

El programa “Quédate en México” fue una de las medidas migratorias más polémicas del Gobierno de Trump. Provocó caos en la frontera y organizaciones defensoras de los derechos humanos aseguran que violó las normas internacionales de asilo vigentes desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

(Agencia: EFE)

Sigue leyendo

Lo más visto

Copyright © 2020 Yucatán Informa.