Le niegan servicio porque tiene padecimiento respiratorio

En medio de la emergencia por la pandemia mundial del coronavirus, el ayuntamiento de Seyé, en el Estado de Yucatán, México; se negó a darle el servicio de traslado médico a una persona de avanzada edad, debido quizás a que esta presentaba síntomas de un mal respiratorio.

“Don Daniel”, como se identificó al adulto mayor de aproximadamente 65 años de edad, que vive en la extrema pobreza en el municipio de poco más de 10 mil habitantes gobernado por Lizbeth Cauich, quien llegó a la presidencia municipal por el “humanista” Partido Acción Nacional, vivió todo un calvario que lo llevo a ser abandonado con sed y hambre a poco más de doce kilómetros de su pueblo natal en donde aún vive.

El campesino que refiere trabajar la tierra se dijo decepcionado del Gobernador yucateco Mauricio Vila, ya que este prometió en su campaña que iba a resolver los problemas de salud del municipio, sin embargo el sexagenario acudió vanamente a un consultorio del multipublicitado programa gubernamental médico 24/7 que promete dar atención médica las 24 horas del día los 7 días de la semana a una población que históricamente ha carecido de los servicios básicos de salud.

“Fui con el doctor de 24/7 y me dijo que no me podía atender porque él no tenía medicinas, entonces fui a la clínica del seguro social y de ahí me mandaron al hospital de Acanceh donde también me dijeron que no tienen medicinas y que yo vaya al palacio de mi pueblo a pedir ayuda para que me lo compren”, señala el afectado.

“Don Daniel” refiere que luego de ser rechazado en el consultorio del programa 24/7, acudió al palacio municipal a pedir el apoyo de transporte para que pudiera ir hasta la población de Acanceh, situada a 12 kilómetros de Seyé, y ahí poder consultar sobre su padecimiento, la comuna lo llevó hasta esa comunidad en un vehículo de traslado médico pero luego ya no regreso a buscarlo.

Por espacio de más de 5 horas, el sexagenario que no contaba con dinero, padeció hambre y sed esperanzado en que pronto regresará el vehiculo oficial para llevarlo de regreso a su casa. Cansado de esperar decidió acudir a la comandancia de la policía municipal de Acanceh donde explicó su problema, los agentes se comunicaron con sus colegas de Seyé y estos les dijeron que pronto irían por señor, lo que nunca pasó.

A Don Daniel los servicios médicos sólo le entregaron una mascarilla que se conecta a un aparato de nebulización, como si fuera una tétrica burla ya que sin este aparato la mascarilla sirve prácticamente de nada. Sin medicamento y sin el aparato para nebulizar, el señor prácticamente quedó a la bendición de Dios luego de horas y horas de sufrir en la búsqueda vana de atención médica, todo en medio de una emergencia sanitaria que pone en serio riesgo la vida de personas de avanzada edad.

Finalmente, el señor y su esposa fueron trasladados a Seyé donde aún le esperaba la incertidumbre de que hacer para poder conseguir alimento.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.