Festejan a San Bartolomé en Nolo Yucatán

21032449
Nolo  Yucatán a 24 agosto 2017.-
La procesión de la venerada imagen de San Bartomé la población de Nolo lleno de fervor cedieron cita hoy jueves 24 de agosto para celebrar la festividad del Santo Patrono del lugar, San Bartolomé, a quien también se celebró en el pueblo de Seye, Yucatán, por ser el mismo patrono. No recuerdo si algún otro pueblo de Yucatán lo tiene como su Titular.

Ante un templo en el que no cabía un alfiler por la multitud de feligreses ahí presente inició la celebración eucarística con la solemne procesión de entrada de los santos patronos de toda la jurisdicción parroquial, sólo hizo falta una –Santa Ana– de Cuca.

Los llevaban en andas los mismos custodios de cada pueblo y comisaría. La Eucaristía fue presidida por el Sr. Obispo Auxiliar Mons. Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz, concelebramos el párroco anfitrión Rafael Narciso May Barrera y algunos sacerdotes invitados Aarón Jesús Dzib Cauich, José Bernabé Cobá Colli y Carlos María Puc Romero. Ejerció su ministerio diaconal el Diácono Permanente Jacobo Achach.

Al término de la Misa se procedió a la solemne procesión con la imágen de San Bartolomé alrededor del parque principal en la que los feligreses formaron una columna que abarcó casi medio parque. Ni los inclementes rayos del sol fueron impedimento para caminar lentamente detrás de la imagen del patrono, los voladores, hiladas y demás artefactos pirotécnicos daban un realce ensordecedor a la fiesta patronal. Los perros aullaban desesperados ante los estallidos. La algarabía culminó con una gran kermesse y para la tarde/noche se llevaría al cabo una corrida de toros a beneficio de la parroquia.

Felicidades a la grey católica de Nolo, Yucatán por estas festividades en honor a su Santo Patrono. Que el Señor les conceda ser como él según las palabras de Jesús: fieles católicos «en los que no hay doblez», engaño, hipocresía, falsedad. Que sean íntegros, honestos, auténticos, limpios de corazón, transparentes y amantes de la verdad como San Bartolomé. AMEN.

LA FIESTA DE SAN BARTOLOMÉ APÓSTOL.

Hoy celebramos nosotros los católicos la fiesta de San Bartolomé, Apóstol. En los Evangelios es conocido por su nombre de pila NATANAEL, la tradición de la Iglesia lo llama por su filiación «hijo de Tolomeo» y así se ha quedado en el santoral. Se afirma que después de la Ascensión de Jesús se marchó a la India a predicar el Evangelio. Fue despellejado palmo a palmo. Esta es la razón por la que en la mano derecha lleva un cuchillo. Se le celebra cada 24 de agosto, es su fiesta, su agasajo. ¿Por qué se hace fiesta en su honor este día ,24 de agosto? Hay que partir de la concepción bíblica de la vida. Nacimos para vivir, toda nuestra vida se encamina hacia la plenitud de la vida que se desarrolla día a día, cronológica y espiritualmente, que camina en la perfectibilidad querida por Jesús: «sean perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto». Nuestra vida tiene tres saltos cualitativos.

1. EL NACIMIENTO SEGÚN LA CARNE.
Llegado el tiempo de dejar el vientre materno llegamos a este mundo. Este es nuestro primer nacimiento: el físico, corporal, biológico, en lenguaje de Jesús este es el nacimiento según la carne. A este nacimiento le damos una importancia capital nosotros como seres humanos comunes y mortales. Muchos celebran su cumpleaños con bombo y platillo, otros lo hacen más modestamente y los demás lo pasan sin pena ni gloria.

2. EL NACIMIENTO SEGÚN EL ESPÍRITU.
Los que somos cristianos consagramos nuestra vida a Dios por el bautismo. Más en particular los católicos consagramos la vida de nuestros niños desde su más tierna infancia a Dios. El bautismo les confiere la vida divina, los hace hijos de Dios sacramentalmente, espiritualmente. Este es nuestro segundo nacimiento: el nacimiento bautismal, sacramental, espiritual. Así se cumplen las palabras que Jesús le dice a Nicodemo: «tienes que nacer de nuevo del agua y del Espíritu Santo» y Nicodemo lo entiende en sentido carnal y Jesús le aclara: «lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu». El bautismo es el nuevo nacimiento, el segundo en el que se nace en el Espíritu Santo. El Papa Francisco nos ha exhortado averiguar la fecha de nuestro bautismo, memorizarla y celebrarla año con año. Esta práctica no es común entre nosotros los católicos, debería serlo porque es la fecha en la que nuestros nombres quedaron inscritos en el libro de la vida del reino de los cielos. Aquí en la Arquidiócesis celebran su aniversario bautismal las Madres de la Luz. Ignoro si alguna comunidad más.

3. EL NACIMIENTO ESCATOLÓGICO.
Nuestro nacimiento definitivo después de vivir aquí en la tierra sobreviene con nuestro fallecimiento. En el mundo estamos de paso, de peregrinos, de transeúntes. Al terminar nuestra misión aquí en la tierra regresamos a la casa paterna en la que nos espera Jesús. Ese momento de la partida es para nosotros los católicos nuestra dormicion en el Señor, nuestro tránsito al cielo, nuestra pascua personal. Es el nacimiento en el reino de los cielos, es nuestro último, definitivo, nacimiento a la plenitud de la vida. A partir de este acontecimiento los que todavía permanecen en este mundo ya no van a celebrar nuestra fecha de cumpleaños terrenal, ni el aniversario bautismal, sino la fecha de nuestra dormición. Esta es la razón por la que celebramos a los santos el día que «murieron» según la carne pero que nacieron para Dios. No celebramos su muerte sino su vida eterna, no celebramos sus sufrimientos y dolores terrenales sino sus gozos celestiales presentes, no celebramos su derramamiento de sangre en su martirio sino su fortaleza y testimonio grandilocuente de fe firme, sólida y fiel a Dios. Esta es la fiesta de hoy en honor a San Bartolomé.


 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook