Las encuestas son las herramientas más valiosas para conocer las preferencias electorales: investigador del Cinvestav

Escuentra
El problema de sus descalificaciones es que se hace desde un desconocimiento de la materia, explica Ernesto Sánchez.

En los últimos años, luego de algunos comicios electorales, se suele poner a las encuestas en tela de juicio, pues a simple vista los resultados no coinciden con las predicciones, como ocurrió con el llamado Brexit o las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Sin embargo, aún son una de las herramientas más valiosas para conocer las preferencias poblacionales ante un tema, sólo se requiere precisar ciertas variantes durante la generación de datos, refiere Ernesto Sánchez Sánchez, investigador del Cinvestav.

A su juicio, en la actualidad hay una amplia disposición para condenar a la estadística al primer dato erróneo; pero un problema es que esta descalificación se hace desde un desconocimiento de la materia, además de que se tiende a emplear los resultados como afirmaciones contundentes sin reconocer los márgenes de error que las casas encuestadoras señalan.

Entre los factores que más aumentan la incertidumbre en las predicciones de las encuestas son los indecisos y el voto oculto. Los primeros son aquellos que al momento de la encuesta confiesan que todavía no saben por quién votar, de manera que no ofrecen información al encuestador. El voto oculto, en cambio, es el fenómeno de no declarar en las encuestas la verdadera intención de voto porque el candidato o partido a quien se va a favorecer es mal visto socialmente, no parece aceptable ante los demás declarar su intención de voto.

Asimismo, el investigador del Cinvestav explica que tradicionalmente las encuestas consisten en elegir en forma aleatoria una muestra del padrón electoral y a los elegidos se les entrevista mediante una llamada telefónica o una visita a su domicilio con preguntas como “si hoy fuera la elección ¿por quién votaría?”, a lo que muchas veces el entrevistado contesta de manera instantánea y por tanto sin que se haya ocupado de pensar lentamente sobre el asunto.

En esos casos las respuestas están influidas por las últimas impresiones que haya tenido sobre la elección en su experiencia reciente o por hábitos ya establecidos. Pero conforme se acerca el día de la elección y tiene que tomar una decisión, dicha persona se esfuerza por justificar para sí mismo su voto y es cuando procesa mayor información y con más cuidado, lo que probablemente lo lleve a una conclusión diferente.

Esto se explica en términos sicológicos con el concepto de los dos sistemas de pensamiento, donde el sistema uno opera de manera rápida y automática, con poco o ningún esfuerzo y sin sensación de control voluntario. En cambio, el sistema dos se pone en marcha con actividades mentales forzadas y están ligadas a la experiencia subjetiva de actuar, elegir y concentrarse, como ocurre cuando se analiza a conciencia el voto.

Sánchez Sánchez aclaró que aspectos sociales, como la polarización de la población, también dificultan el trabajo de los encuestadores, ya que al tener una diferencia de menos de dos puntos porcentuales se debe de declarar como empate técnico, pero muchas encuestas prefieren señalar al puntero.

Ante esa situación el investigador del Departamento de Matemática Educativa del Cinvestav señala que un principio estadístico es que se deben revisar los supuestos y considerar que existe un grado de incertidumbre en cada pronóstico.

“Es similar a lo que pasa con el pronóstico del tiempo o el juego de azar. Cuando se anuncia que hay 85 por ciento de probabilidad de lluvia la gente asume que va a llover; si transcurre el día y no llueve, la gente dice que falló el pronóstico. Este juicio no es correcto porque en el pronóstico se reconocía un 15 por ciento de probabilidad de clima seco”, explica Ernesto Sánchez.

Por ello, Ernesto Sánchez recordó que la estadística es una ciencia que trata con datos e incertidumbre derivados de situaciones sociales, por lo que sus resultados deben tratarse como eso, y no como una verdad absoluta.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.