Tiene vacuna contra cisticercosis 99.5 por ciento de efectividad

“La vacunación es lo mejor, después de haberla generado tiene que haber todo un ejército veterinario de sanitaristas para aplicarla; el gobierno tiene que querer comprarla y distribuirla”, dijo la investigadora Ana Flisser. (Fotografía: Emiliano Cassani).

“La vacunación es lo mejor, después de haberla generado tiene que haber todo un ejército veterinario de sanitaristas para aplicarla; el gobierno tiene que querer comprarla y distribuirla”, dijo la investigadora Ana Flisser. (Fotografía: Emiliano Cassani).

  • Después de 16 años de investigación, la vacuna TSOL18 para cerdos fue registrada comercialmente con un costo de 10 a 12 pesos, lo que la hace accesible para los granjeros.

Ciudad de México, 27 de enero de 2017.- México fue el primer país en el mundo en aplicar la vacuna experimental contra la cisticercosis en cerdos que tiene una efectividad de 99.5 por ciento, investigación que estuvo a cargo del profesor australiano Marshall Lightowlers y la doctora Ana Flisser Steinbruch, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Después de 16 años de investigación, la vacuna TSOL18 para cerdos fue registrada comercialmente (Cysvax) el 20 de mayo de 2016, con un costo de 10 a 12 pesos, lo que la hace muy accesible para los granjeros, comentó la doctora Flisser, durante la conferencia “Vacuna contra la cisticercosis”, que se llevó a cabo hoy en el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN).

“La vacunación es lo mejor, después de haberla generado tiene que haber todo un ejército veterinario de sanitaristas para aplicarla; el gobierno tiene que querer comprarla y distribuirla.

“La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación tiene su sistema de distribución para vacunación y desde mi punto de vista, un método efectivo sería que se combinara con la de cólera porcina, y seguro así le llegaría a todos los animales, pero la comunicación de la salud es lo más importante, la educación y la difusión del conocimiento”, explicó en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Rastros sin certificar

Aunque la cisticercosis esté controlada en México, “el hecho de que muchos de los rastros del país no estén certificados es un peligro, porque pasan animales enfermos por buenos, por eso, la difusión del conocimiento científico es muy importante”, reiteró la investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores.

De acuerdo con estadísticas de la Asociación Nacional de Establecimientos TIF, en el 2015, de la producción total nacional de carne porcina que ascendía a 1 millón 290 mil 478 toneladas, solo 504 mil 858 toneladas pertenecían a la producción de establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF). Esto significa que casi el 40 por ciento de la carne porcina en México procede de rastros que no cumplen las normas de calidad.

La población porcina en nuestro país, hasta 2013 era de aproximadamente 15 millones, de los cuales 2.1 millones eran cerdos llamados “rústicos” o de traspatio, que viven en zonas marginadas y deambulan en pueblos y campos para buscar alimento. En estas zonas, el fecalismo al ras del suelo es común, ya que no existen letrinas o excusados apropiados. Por lo general, los cerdos tienen acceso directo a las heces de humanos, los que, cuando provienen de un portador de Taenia solium causan cisticercosis en el animal y ocasionalmente en seres humanos.

Cuando los humanos ingieren carne de cerdo infectada e insuficientemente cocida, se desarrolla en ellos la Taenia solium y cuando ingieren los huevos, adquieren cisticercosis, frecuentemente en su forma más severa: la neurocisticercosis, según información de la Revista Electrónica de Veterinaria (REDVET).

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.