Fracasa Golpe de Esado en Turkquía

fotogale

  • El presidente del país, el islamista Recep Tayyip Erdogan, llegaba en un vuelo al aeropuerto Atatürk de Estambul, poco después de que el portavoz de la presidencia anunciara el fin de la intentona golpista
  • Durante la noche se han producido explosiones en el Parlamento (Ankara), en la plaza Taksim (Estambul) y en el aeropuerto de Ataturk (Estambul), además de varios tiroteos contra la población civil y las fuerzas leales a Erdogan
  • El balance provisional es de al menos 200 muertos, 1.154 heridos y un millar de detenidos


Golpe de Estado fallido en Turquía. Después de que el Ejército se hiciera con el control de puntos estratégicos de Ankara y Estambul, Recep Tayyip Erdogan llamó a la ciudadanía a la rebelión callejera contra el golpe de Estado. Miles de partidarios se han lanzado a las calles de Ankara y Estambul y se han enfrentado al Ejército, que ha respondido con disparos a los civiles, y aunque la cifra que podría aumentar, el balance provisional es de 194 muertos: 104 golpistas, 49 civiles y 41 policías, mientras que 2.800 militares fueron detenidos, entre ellos dos generales y 1.154 heridos. La imagen de la televisión pública turca «TRT» siendo liberada por los propios ciudadanos certificaba el fracaso del golpe.

Erdogan, que se encontraba de vacaciones en el sureste del país cuando se produjo el golpe, anunció que regresaría a Ankara y restablecería la situación. Cerca de las 2 y media (hora española) tomaba tierra en Estambul. El islamista Recep Tayyip Erdogan ha llegado en un vuelo al aeropuerto Atatürk de Estambul poco después de que el portavoz de la presidencia anunciara el fin de la intentona golpista. «Ningún poder está por encima de la voluntad popular», aseguraba el presidente turco nada más aterrizar ante las televisiones del país. El líder turco se ha presentado como la víctima de una traición, cuyos «responsables lo pagarán muy caro», y ha justificado, por ello, una inminente limpieza en las filas del Ejército, que no se hizo esperar. Detenida la intentona golpista, el gobierno turco anunciaba la inmediata destitución de 5 generales y 24 coroneles.

El Ejecutivo ha pedido a sus seguidores que se mantengan en las calles para evitar otras posibles intentonas golpistas. Anoche la gente desafió la amenaza de los tanques y el aterrador sonido de los cazas volando muy bajo en las ciudades de Estambul y Turquía para plantarle cara a los militares que se alzaron en armas contra el Gobierno.

No solo los partidarios del AKP y Erdogan se han opuesto al golpe esta noche. Numerosos activistas, periodistas y medios de comunicación normalmente muy críticos con las posturas del presidente también han mostrado su total apoyo al orden democrático. También los tres partidos opositores con representación parlamentaria han comunicado su rechazo a la revuelta militar.
fotogale1

1.500 golpistas arrestados

El ruido de sables comenzó apenas seis horas antes. A las 22.30 horas, el Ejército se desplegaba en puntos estratégicos del país, entre ellos aeropuertos, puentes y medios de comunicación, y respondía con disparos a las manifestaciones, causando cientos de heridos. La Policía, que sufría en los primeros compases sus primeras 17 bajas, y los servicios secretos se han alineado en el bando presidencial. Al final de la jornada, cerca de 1.500 golpistas eran arrrestados por las fuerzas leales.

Los 17 policías han muerto a causa de un ataque aéreo supuestamente realizado por los golpistas contra el cuartel general de las fuerzas especiales en Ankara, según informaba la agencia de noticias turca, Anatolia. El edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos fue tiroteado desde un helicóptero y se ha bombardeado en Parlamento, en Ankara, y otros puntos neurálgicos de la democracia turca.

Los golpistas han perdido los grandes puntos estratégicos que tomaron anoche, como los puentes estambulitas sobre el Bósforo o la televisión pública. Según explica a ABC una de las trabajadoras del ente, unos 40 militares entraron en el edificio y les requisaron los teléfonos móviles. Los periodistas han estado retenidos en las instalaciones hasta esta mañana. Finalmente, «tras unos disparos al aire», los militares se han rendido y entregado a la policía.

En el aeropuerto de Atatürk, en Estambul, otro de los puntos claves de la noche, la normalidad trata de abrirse paso. Las puertas ya se han abierto al público esta mañana pero la mayoría de vuelos han sido cancelados o sufren importantes retrasos. «Hay unos cientos de personas frente a los mostradores esperando para poder embarcar», cuenta a ABC un pasajero turco. «Por ahora nos dicen que esperemos y solo los vuelos a Adana y Antalya parecen estar funcionando».

 

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.