Informe sobre varamiento de Cachalote Pigmeo

IMG_1247
Progreso, Yucatán. Lunes 30 de mayo 2016.- 
El Dr. Dr. Raúl E. Díaz Gamboa, titular del Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán de la Uady, ofreció el siguiente informe con respecto a varamiento del cachalote pigmeo que recaló en las costas de Telchac Puerto, el fin de semana pasado.

El organismo originalmente fue reportado el sábado 28 del presente a las 8:00 horas por el Dr. Wilbert Trejo del CCBA-UADY, haciendo referencia a un delfín muerto a unos 300 m al oriente del Hotel Reef en Telchac Puerto, Yucatán.

En mi calidad de Coordinador del Comité Científico de la Red Estatal para la Atención a Varamientos de Mamíferos Marinos en el Estado de Yucatán, y aprovechando la sinergia entre las instituciones que conforman dicha Red, le solicité al Biol. Alexander Ravell de SEDUMA confirmara el varamiento.

El Biol. Ravell confirmó el varamiento a las 10:40 horas haciendo referencia a un organismo muerto, posiblemente un cachalote enano, cerca de las escolleras de la marina Telchac (N 21°20.398’, O 89°18.617’).

 Siguiendo el procedimiento del varamiento de un día anterior, se solicitó el apoyo de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Progreso para trasladar al organismo a Progreso, Yucatán. El organismo llegó a Progreso, Yucatán a las 13:45 horas gracias al apoyo de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Progreso, Armada de México y personal de PROFEPA. El varamiento fue atendido por personal del Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán (PICMMY) de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) el 28 de mayo en Progreso, Yucatán. El varamiento correspondió a un individuo hembra adulta de 285 cm de longitud total de la especie Kogia breviceps denominada “cachalote pigmeo”.

La evaluación externa del organismo evidenció una condición corporal robusta con buen aspecto sugiriendo un estado nutricional saludable. Tomando en cuenta la pérdida parcial de la epidermis y el estado de descomposición incipiente, se calculó que el organismo tenía alrededor de un día de muerto. Se observaron con marcas de cicatrices en la región lateral y ventral como resultado de la interacción con cefalópodos, así como varias marcas de mordidas cicatrizadas, las que son típicas del tiburón sacabocados, que es comúnmente observable en cetáceos pelágicos del Golfo de México.

También se observó un orificio circular cicatrizado de 3 cm de diámetro en la aleta pectoral derecha, posiblemente resultado del tiburón antes mencionado. Además, se observaron heridas superficiales y frescas en la epidermis de tipo longitudinal atribuibles al proceso de encallamiento en la zona intermareal. No se encontró evidencia externa de parasitismo, depredación o interacción humana. La necropsia reveló que el interior del espécimen se encontraba en buen estado, sin evidencia de lesiones internas, ni patologías crónicas que pudieran sugerir causas de muerte. Se observaron quistes de parásitos embebidos en la región hipodérmica de la capa de grasa identificados como el tipo Phyllobothrium sp., así como múltiples nemátodos vermiformes largos en la zona hipodérmica y muscular en la región posterior al cráneo. En el interior del estómago se encontraron varios picos de cefalópodos y alimento en grado avanzado de digestión, sugiriendo que el organismo se alimentó en los últimos días antes de morir. En la región esofágica se observaron conchas y arena, sugiriendo que el organismo varó vivo en la zona intermareal. La zona genital y glándulas mamarias se encontraron severamente inflamadas, y se encontró un feto de sexo macho de 73 cm de longitud total en el interior de la placenta. La examinación del feto sugiere que se encontraba en las últimas semanas de formación.

Se colectó el contenido estomacal, el feto y el cráneo bajo el amparo del permiso de colecta científica con fines de enseñanza SGPA/DGVS/02797/16 y los restos se enterraron en Progreso, Yucatán (N 21°17.039’, O 89°40.650’). En vida libre, esta especie se encuentra comúnmente solitaria o en pares de madrecría, lo cual también se observa en eventos de varamientos. Debido a que este varamiento se presentó un día después, en la misma zona del varamiento del 27 de mayo de un ejemplar juvenil la misma especie, y se calculó que la fecha de muerte fue ese mismo día, se sugiere que ambos sucesos representan un mismo evento de varamiento de madre-cría, siendo esta última afectada por la ingesta de basura (bolsas de plástico), que a su vez, sugiere la causa de varamiento. Se agradece al Biol. Alexander Ravell de SEDUMA, a Arturo Quezada Pech y personal de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Progreso, Jorge Domínguez de PROFEPA, así como al Cap. Roberto Flores Rodríguez, Tte. Nav. CG Raúl Omar Luna Castañeda y Tte. Frag. Biol. Nydia Yáñez García de la Estación de Investigación Oceanográfica de Progreso, Yucatán de la Armada de México, por todo el apoyo otorgado. 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook