La verdadera historia tras San Valentín, el día de los enamorados

sanvalentin0
El 14 de febrero es mundialmente conocido por ser una fecha en que las parejas, los esposos y los amantes recuerdan y conmemoran su amor con regalos, chocolates, flores y demás muestras mutuas de amor. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado a qué se debe que sea este día en particular y no otro? ¿O te has preguntado por qué se llama San Valentín? ¿Quién es y por qué el día universal del amor lleva su nombre? Si quieres saber la respuesta a esas preguntas, entonces te va a encantar lo que viene a continuación: la verdadera historia tras San Valentín, el día de los enamorados.

Existen varias teorías sobre la historia del Día de San Valentín. Algunos afirman que los orígenes se encuentran en Valentín, el santo por el que se nombró esta festividad, un romano que se convirtió en mártir por negarse a renunciar su fe cristiana y por intentar ayudar a escapar a los cristianos de las cárceles romanas. Según otros relatos históricos, en la antigua Roma se perseguía a los cristianos pues el Emperador Claudio II decidió que los hombres jóvenes debían todos ser soldados, y prohibió el matrimonio. El  dirigente romano tomó esta drástica decisión  pues tenía la creencia de que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros, ya que  los casados tenían una razón para volver a sus hogares, mientras los otros carecían de esa urgencia pues no tenían nada que perder.

Sin embargo, había sacerdotes completamente  empecinados en que la gente se casara bajo el ritual cristiano y no de otra forma. Entre ellos estaba Valentín, quien se dio cuenta de la injusticia del decreto y continuó dirigiendo el rito del matrimonio para parejas jóvenes en secreto, aún cuando estaba prohibido, hasta que fue descubierto por Claudio. El emperador se enteró que Valentín hacía casamientos clandestinos y lo mandó detener.

Fue en ese momento en el que el sacerdote intentó cristianizarlo. Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma lo obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote, acto que llevó a cabo Asterius, el lugarteniente que era su carcelero.

Cuando este estuvo delante de Valentín, se burló de la religión cristiana y quiso ponerlo  a prueba: le preguntó si sería capaz de devolverle la vista a su hija, llamada Julia, quien era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro, cristianizando a la chica. Este hecho estremeció a Asterius y su familia, quienes, arrepentidos, se convirtieron al cristianismo. De todas formas, no pudieron liberar Valentín de su ejecución y él siguió preso hasta que el débil emperador Claudio ordenó que lo martirizaran y lo ejecutaran.

Sin embargo, pasó lo inesperado: Valentín se enamoró de la muchacha. Según la leyenda, San Valentín le dejó una carta de despedida en la víspera de su ejecución, y esta carta sería la primera carta de amor de San Valentín. Al final de la carta, a manera de firma, él escribió “De tu Valentín”, de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en esta fecha. La joven Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.
valentine

San Valentín fue decapitado el 14 de febrero del  270 a.C. En el año 496 A.D., el Papa Gelasio decidió que el día 14 de febrero sería el día en el que se honraría a San Valentín. Este día cobra aún más significado cuando sabemos que, en la antigua Roma, el 15 de febrero se celebraba el día de la fertilidad y más gente quería contraer matrimonio en esa fecha. Poco a poco el 14 de Febrero ha ido convirtiéndose en una fecha en la que se intercambian mensajes de amor, y San Valentín se fue popularizando y se convirtió en el patrón de los enamorados. Ahora ya lo sabes, el aniversario de la muerte de Valentín es el día en que todo el mundo pierde la cabeza por amor.

Ese es el origen del nombre de esta amorosa festividad, pero con los siglos se ha ido alimentando de más elementos, pues las diferentes culturas que la han empezado a celebrar, han enriquecido su origen y le han agregado nuevos detalles. Hacia 1842, una artista y empresaria llamada Esther Howland popularizó las tarjetas de felicitación de San Valentín usando las formas tradicionales asociadas a ese día que son el corazón y la figura de Cupido, el dios del deseo amoroso en la mitología romana.

Casualmente, en los países nórdicos, la fecha del Día de los enamorados coincide con la fecha en la que se emparejan y aparean los pájaros en esa zona; por este motivo se ve como un símbolo de amor y creación. ¿No es una casualidad hermosa? Sin embargo, no en todos los países se celebra esta festividad, o al menos no con su característico nombre. Por ejemplo, en América Latina no se le conoce como día de San Valentín, sino como el día del amor y la amistad lo que, básicamente, viene a ser lo mismo.

valentine2

En Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, cada celebración de San Valentín se premia la carta más hermosa de las cartas que la gente envía a Julieta. Cada año reciben unas 8.000 cartas dirigidas al personaje creado por Shakesperare y todas son contestadas por el Club de Julieta un club formado por voluntarios que responden a las misivas enviadas. Yendo al otro lado del mundo, En Japón, el día de San Valentín, la costumbre dicta que las mujeres regalen chocolates a los hombres, no sólo al amado sino a compañeros de trabajo, amigos y familiares. Pero ese detallismo se ve retribuido pues los hombres deben corresponder al detalle un mes más tarde en el día conocido como Día Blanco, y el regalo de vuelta debe tener más valor que el recibido.

Como puedes ver, San Valentín no es el día mundial de los enamorados porque a alguien le pareció bonito. Tras él lleva una enorme cantidad de importancia histórica, lo que lo hace mucho más significativo a la hora de celebrarlo. Siempre que entregues una carta a tu amor en este día, recuerda ese detalle que tuvo Valentín en su última hora para con su amada Julia, y piensa que cuando firmas como “Tu Valentín”, el santo de los enamorados te sonríe desde el cielo.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook