La ineficiente administración de los recursos gubernamentales en Yucatán no solo afecta a los proveedores

roland
También algunos empleados allegados al propio gobernador no pasarán una grata navidad

Mérida Yucatán a 23 de diciembre de 2015.- Esta mañana mientras desayunaba en conocido café del centro de la ciudad y después de recordar algunas viejas anécdotas con mis amigos de costumbre pude observar algunos rostros felices, nostálgicos de diversos comensales, pero me llamó la atención las caras desencajadas de ciertos burócratas que hacen de ese sitio parte de su cotidiana rutina diaria.

Al saludar y preguntar a uno de ellos como estaban las cosas con tristeza me comentó: “mal amigo, no nos han pagado nuestro único sostén de todo un año de trabajo” suspiró; “pero mejor me quedo callado, acotó: las paredes oyen y no quisiera perder mi trabajo”, comentó.

No te preocupes, le comenté, si confías en mí quizá pueda hacer algo por ustedes le pedí.

Juan M.S (denominado así para salvaguardar su identidad) es un operador clave en los trabajos del gobernador Rolando Zapata Bello, no descansa los 365 días del año y siempre va con un pie adelante en la estrategia del Ejecutivo para que todo salga bien, de su labor depende que no falle el más mínimo detalle, es uno de los cientos de engranes que mueven la maquinaria oficial.

Todo es pura imagen, comentó; “de nada sirve estar repartiendo apoyos a los desprotegidos, sentirte aplaudido por la gente pobre, no sé cómo puedes llegarte a creer que estás haciendo un bien a tus semejantes, cuando te olvidas de aquellos que son tu equipo de trabajo y que se desmañanaron rompiéndose el alma para que todo te salga bien”, señaló visiblemente indignado.

Con frustración, Juan  se refiere a el único estímulo que recibe en todo un año de trabajo, la gratificación anual que es el equivalente a las compensaciones que un empleado de base no percibe y se lo compensan en una sola exhibición en estas fechas; esta navidad se sentará en su mesa sin poderle brindar a su familia algo digno, y más que  alimento, la ropa, y hasta calzado.

Con el argumento de que primero se le deberá pagar a los proveedores antes que a los funcionarios de nivel bajo, medio y alto, esta vez el gobernador en turno Rolando Zapata Bello olvidó ingratamente a la gente que ha hecho posible que su trabajo se refleje, y varios funcionarios de todas las dependencias, pasarán por falta de pago, una amarga navidad.

Juan M.S. finalmente expresó: “si no pagas a proveedores, ni menos a tus colaboradores, eres sin duda un mal patrón, ¿dónde quedó aquella promesa de hacer eficiente el manejo de los recursos?

No me corresponde dar esa respuesta, pero si no eres organizado menos te importará ser un ingrato, habrá que ver qué explicación darle a la familia o como lo hace cualquier ciudadano acudir a alguna casa de empeño para salvar este fin de año, concluyó.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.