Analiza ONU “amenaza mundial” que representa Corea del Norte

analiza
Naciones Unidas, 10 Dic .- El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) abordó hoy la situación de derechos humanos en Corea del Norte, por considerar que constituye una amenaza a la paz y seguridad internacionales.Pese a que China, Rusia, Angola y Venezuela votaron en contra de la sesión, el Consejo de Seguridad escuchó las intervenciones del alto comisionado de la ONU para derechos humanos, Zeid Raad al-Hussein, y del secretario general adjunto para asuntos políticos, Jeffrey Feltman.

La sesión fue parte de los esfuerzos de la comunidad internacional por arrojar luz a las violaciones a los derechos humanos en Norcorea, luego del informe publicado en 2014 por una comisión de la ONU, que calificó la situación como “sin paralelo en el mundo contemporáneo”.

Asimismo, sigue al llamado de diciembre pasado de la Asamblea General de la ONU al Consejo de Seguridad para llevar la situación de derechos humanos en Corea del Norte ante la Corte Penal Internacional, órgano encargado de investigar crímenes de guerra y contra la humanidad.

De acuerdo con la ONU, el gobierno norcoreano mantiene campos de presos políticos en que se practica la muerte por inanición, el trabajo forzado, las ejecuciones extrajudiciales y sumarias, la tortura, el infanticidio y las violaciones sexuales.

El informe de la comisión de la ONU calculó que “cientos de miles” de personas han muerto en esos campos de prisioneros en las varias décadas en que han operado y que aún mantienen presos a entre 80 mil y 120 mil individuos.

En su intervención de este jueves, Zeid manifestó que las condiciones en Corea del Norte no han cambiado sustancialmente respecto de lo reportado en el informe.

“A millones de personas en la República Popular Democrática de Corea (Norcorea) se les niegan sus más básicos derechos y libertades. No se les permite moverse libremente dentro o fuera de su país, o hablar acerca de la injusticias”, afirmó.

Añadió que tampoco pueden hablar de sus creencias religiosas, no pueden acceder a la información que no es sancionada por el régimen ni formar organismos que, de algún modo, pudieran ser vistos como críticos del gobierno.

Por ello, Zeid coincidió con el llamado de la Asamblea General y aseguró que “es esencial, dada la escala y extrema gravedad de las acusaciones”, que el Consejo de Seguridad refiera la situación de los derechos humanos en Corea del Norte a la Corte Penal Internacional.

Precisó que en paralelo a los esfuerzos para que el régimen rinda cuentas por sus atrocidades, debe establecerse también un diálogo abierto con el gobierno norcoreano, llamándolo a reformar las condiciones de su población y aceptar la asistencia internacional.

El alto comisionado pidió a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos para reducir las tensiones en la región, y consideró que un paso esencial en ese sentido es garantizar el respeto de los derechos humanos en Corea del Norte.

“Las violaciones continuas y debilidades sistemáticas simplemente aumentan las preocupaciones internacionales sobre la posibilidad de un viraje peligroso, de un evento de consecuencias expansivas, que rápidamente podría abarcar a la región”, advirtió Zeid.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.