Cerati fue un hombre de riesgos: Juan Morris

gustavo
México.-
 El periodista y escritor argentino Juan Morris dedicó más de cuatro años de su vida para entrevistar a la gente más cercana del fallecido icono del rock, Gustavo Cerati, a fin de darle forma al libro “Cerati: la biografía”, texto en el que relata sin tabúes la vida y carrera del ex Soda Stereo.

La publicación ya se encuentra disponible en México, con seis mil copias en su primer tiraje, y significó para Morris un desafío, pues considera a Cerati una persona interesante y un músico que siempre tomaba riesgos.

“Tenía que contar esa vida de hoteles, fanáticas, giras interminables de seis meses y como iba impactando de una forma inolvidable a una generación que por primera vez adoptaba a un grupo de rock en español, como fue Soda Stereo, antes no había una banda con esa masividad regional”, señaló.

“Para mí era un gran desafío contar esta historia pero también la vida de Gustavo Cerati, un artista muy interesante que disco a disco fue creciendo, tomando riesgos, escuchando el sonido de vanguardia de la época, hilando discos que eran experimentales y al mismo tiempo populares, era sofisticado pero mainstream, era una combinación extraña y a la vez masiva, eso me interesaba mucho”, comentó Morris a Notimex.

Fueron cuatro años y medio de investigación, de entrevistas, escritura, descubrimiento de personajes clave que no existían, puertas que se abrieron hacía historias inesperadas para Morris quien dijo, no tuvo tabúes al momento de contar esta historia.

“En ningún momento pedí permiso para hablar del libro, no me comprometí con nadie para hacer nada, no cedí la soberanía a alguien, este era mi libro y lo hice como creí que era la mejor forma de hacerlo, en ese sentido nadie me puso condiciones.

“Cerati jamás tuvo tabúes con las drogas o el sexo, ¿por qué yo si los tendría? La madre fue un testimonio muy útil y estoy muy agradecido, me habló de la infancia de Cerati, cómo había sido educado, estuvo muy abierta y generosa”, detalló.

“También fue encantadora, y eso me ayudó a entender que parte de ese encanto del artista fue heredado por su madre, verla y escucharla me ayudó a entender un poco a Gustavo, porque tenía un porte y otra mentalidad que influyó en Gustavo”, indicó.

El interés de Morris por contar la vida de Cerati comenzó después de una crónica que escribió para la revista Rolling Stone en 2010, en la cual reconstruía los días del músico en Venezuela, cómo había sido el final de esa gira, el último “show” en Caracas y la internación.

“Buscaba reconstruir el momento creativo de Gustavo Cerati en “Fuerza natural” que era un disco que nos interesaba mucho porque era un pico creativo en su carrera, musicalmente interesante, porque había una combinación de psicodelia e instrumentación acústica”.

“Había preguntas sobre el tiempo, era casi un disco existencial, el disco de un hombre maduro haciéndose preguntas nuevas de la vida y esas canciones para fanáticos, amigos y familia comenzó a sonar premonitorio, todos empezaban a escuchar señales de lo que pasó en Venezuela, en esas canciones y el estado de coma en el que estaba”.

Curiosamente, Morris jamás tuvo oportunidad de platicar con el músico y cantante, pero relata con tantos detalles los últimos momentos consciente de Cerati, que pareciera que lo acompañó en su gira por Venezuela.

“Nunca hablamos, nunca lo entrevisté, mi trabajo fue a través de entrevistas y reconstrucción con la gente que estaba ahí en los “shows”, tenía que ver todas las entrevistas que daba, y eran muchas sesiones de hipnosis y psicoanálisis porque tenían que recuperar para mi niveles de detalle muy precisos”.

Con más de 300 páginas y dividido en 10 capítulos, esta primera edición para México, comienza con las impresiones de Cerati y todo su equipo de producción de lo que sería su último concierto, ofrecido en el Campus de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, Venezuela.

Morris describe de manera detallada lo que Gustavo Cerati hizo al bajar del escenario, qué compartió con sus más cercanos, lo que comió aquel 15 de mayo de 2010 y los primeros síntomas que se desatarían en un accidente cerebro vascular que mantuvo al argentino en coma por más de cuatro años.

Sobre si considera que fue oportunista por sacar el libro después del fallecimiento de Cerati, el 4 de septiembre de 2014, como consecuencia de un paro respiratorio, señaló:

“Hagas lo que hagas habrá gente a la que le va a gustar o no, yo estoy en paz, entiendo ese punto, estoy tranquilo con lo que hice porque le he dedicado muchos años de mi vida, empecé a escribirlo a los 27 y ahora tengo 32, representó miles de horas, vacaciones…no puedo esperar a que todo el mundo le guste”.

—————-ooooooooo—————-

(Periodismo Digital)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.