Llega a Mérida la sangre de Juan Pablo II

031015585a6e670med
Mérida, Yucatán.-
En la explanada del parque del Ejército en la Ciudad Industrial se recibieron las reliquias de san Juan Pablo II, que consisten en una escultura de plata que contiene una cápsula con la sangre del santo. 

Las reliquias provienen de la parroquia de San José Obrero en San Francisco de Campeche, donde se resguardan bajo el cuidado  de los padres Salvatorianos (integrantes de la Sociedad del Divino Salvador).

El padre Marcin Pawel Czyz, párroco del templo expiatorio de Nuestra Señora de la Consolación (Monjas) explicó que los padres Salvatorianos trabajan en México desde 2008 en San Francisco de Campeche y 2011 en Mérida.

“Los padres Salvatorianos con presencia en 45 países fuimos colaboradores muy cercanos al Papa Juan Pablo II hemos sido recibido ese tesoro de la Santa Sede que es la gota de sangre del Santo Padre. Las reliquias están expuestas las 24 horas en la parroquia de San José Obrero en San Francisco de Campeche en la capilla dedicada a san Juan Pablo II”, comentó el sacerdote.

Añadió  que con motivo de la clausura del año misionero salvatoriano y la apertura del año de la Divina Misericordia, devoción que Juan Pablo II promovió de manera constante solicitaron a los hermanos salvatorianos de San Francisco de Campeche traer las reliquias al estado para que el pueblo yucateco tenga un encuentro personal con la imagen de san Juan Pablo II.

El padre Marcin Pawel dijo que como polaco siente mucha emoción por la visita de san Juan Pablo II a Mérida:

“Para mí Juan Pablo II fue una persona excepcional, un ejemplo para la vida religiosa y sacerdotal; un ejemplo para ser misionero en tiempos buenos y malos, llevando siempre el evangelio por todo el mundo.  También he experimentado el gran amor que los yucatecos le tienen a Juan Pablo II, eso me emociona todavía más y me siento como en Polonia. Los yucatecos aún recuerdan con cariño cuando como Papa visitó el estado” 

Para la recepción de las reliquias se dispuso el rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia a cargo del Padre Salvatoriano Salvador Peñaloza Hernández. Una vez terminada la oración, el padre Marcin Pawel invitó a los asistentes para acercarse a venerar la imagen que contiene la gota de sangre de san Juan Pablo II e impartió la bendición. 

Los feligreses acompañaron a los padres en caravana hacia el templo expiatorio Nuestra Señora de la Consolación (Monjas) en donde más tarde se celebró la Eucarística con motivo de la llegada de las reliquias del Santo Papa Polaco.

—————-ooooooooo—————-

(Periodismo Digital)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook