Menores yucatecos encuentran en la música un ejemplo de superación

50822057
Mérida, 22 Agosto 2015.-
Adolescentes con dificultades familiares, escolares o sociales, encuentran en la música de banda, un aliciente para superar los rezagos en que viven, además de convertirse en ejemplo para otros jóvenes con problemáticas similares.

“Una banda, un sonido” es el lema y a la vez, grito de aliento de unos 120 adolescentes que conforman la banda de música en movimiento “Muuk Balam” o Fuerza Jaguar, la cual también es parte de un programa para la prevención del delito en la entidad.

Dirigido por Jonathan Rentería Valdés, el proyecto ha permitido una mejor ocupación de los adolescentes, para quienes su deseo voluntario de formar parte de esta agrupación musical los motiva a ser constantes, dedicados y disciplinados, actitudes que se reproducen en su vida familiar, en la escuela y el entorno en que habitan.

Movimientos circulares bien coordinados, mientras el sonido de la tuba, los timbales, la trompeta, los bongós, entre otros instrumentos de aliento y percusión se combinan, para hacer de esta banda, un espectáculo en el que el espectador es incapaz de permanecer inmóvil.

Lo mismo música épica como aquella que las películas o el movimiento musical de moda convirtieron en un clásico, se escucha en la conjunción musical de estos adolescentes que reviven épocas tan emblemáticas como aquellas donde el “Submarino Amarillo” eran un himno, lo mismo que “Thriller” u “Oyeme cachita”.

Listones o estandartes ondean al lado de estos nóveles músicos, mientras otro grupo de adolescentes realiza coordinados movimientos para resaltar el “valor visual” de la pieza o se dejan llevar por la cadencia de la música, en sencillas coreografías que son un deleite para el espectador.

A poco más de un año de haberse conformado, “Muuk Balam” ha logrado “mantener a los jóvenes de secundarias públicas, ocupados en una actividad productiva, donde se les enseña valores como respeto, perseverancia, constancia, disciplina, trabajo en equipo y la satisfacción de pertenecer a una agrupación.

Para Rentería Valdés, la posibilidad de que los adolescentes toquen instrumentos de viento o percusiones, incluso ser sólo abanderados, “los ayuda a superar la tentación de ocupar mal su tiempo”.

Una de las condiciones para quienes ingresan a esta banda es que “niñas y niños deben de provenir de escuelas secundarias públicas del oriente” de la capital yucateca.
50822059

“Hecha la invitación no necesariamente tienen que ser músicos, ninguno vino aquí sabiendo tocar instrumentos, se hace una pequeña evaluación de cada capacidad rítmica o musical, o alguna actividad como abanderado, percusiones o algún instrumento”, mencionó.

El director musical e integrante del Centro de Prevención Social del Delito y Participación Ciudadana de Yucatán (Cepredey) considera que los resultados son tangibles, por ejemplo, en la boleta de calificaciones.

“Hay mamás que hoy nos muestran orgullosas las boletas de calificaciones. Teniendo una disciplina como la música, el niño ocupa bien sus tiempos y al momento de hacer sus tareas ya está organizado y cumple mejor. Muchos de ellos han subido de calificación”, explicó.

Para otros, “que han tenido situación difícil, la banda les ha ayudado en cuanto a la relación interpersonal con sus compañeros, en su desenvolvimiento social”, acotó.

Ser parte de “Muuk Balam” también motiva a que la familia se sienta orgullosa de sus hijas e hijos, “que pertenecen a una agrupación que está dando resultados positivos”.

La banda “está siendo de impacto a la sociedad que es lo que buscamos; que la sociedad vea que hay actividades que le ayudan como familia a ser mejores ciudadanos, a ser mejores personas”.

Aunque el mayor orgullo es tocar alguno de los instrumentos de aliento o las percusiones dentro de la banda, esto no es impedimento para pertenecer a ella, por ello se puede ser abanderado, en tanto “alguien deje o se adquieran más instrumentos” por parte del gobierno estatal.

“Los muchachos en verdad lloran si por algún motivo no hay clase. Sucede que a veces medio ensayamos a causa de la lluvia y pese a que uno piensa que no van a asistir por esta razón, nos alegra ver que se preocupan por llegar, incluso el esfuerzo se da en vacaciones”, refirió.

El músico recordó que esta banda es resultado del interés de la ex directora del Cepredey, Verónica Camino Farjat, quien formó parte de banda en la cabecera municipal de Tizimín, lo que impactó en su vida personal, pues “hace que cambie la vida de las personas”.

Ahora, el siguiente reto para la banda es permear más en la sociedad, “que conozca una actividad como esta es productiva, satisfactoria, da muchos resultados positivos, como comunidad, como colonos…”, abundó.

La presencia de “Muuk Balam” es un referente obligado en muchas escuelas, así como en parques y espacios públicos donde se llevan a cabo diversos programas oficiales para prevenir el delito, que incluyen tanto actividades deportivas como lúdicas, incluso oferta de teatro regional, en donde se enseña a “controlar el estrés”, mediante una variante del yoga.

—————-ooooooooo—————-

(Periodismo Digital)

50822060

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.