Yucatán registra 70 mordeduras de serpientes venenosas al año

IMG_2015041
Mérida, Yucatán a 23 Mayo 2015.-
En Yucatán cada año se producen cerca de 70 mordeduras de serpientes venenosas, por lo que es necesario que hospitales cuenten con los medicamentos y el personal médico capacitado para brindar un servicio oportuno a quienes lo requieran.

En el marco del Simposio de Prevención y Atención de Accidentes Ofídicos en Yucatán, la subdirectora estatal de Salud Pública, Mirza Tec Kumul, destacó que los nosocomios del sector público cuentan con medicamentos para atender agresiones de las cuatro serpientes venenosas existente en el estado, así como de la araña viuda negra.

Ante unos 400 estudiantes y personal de hospitales públicos y privados, insistió en que “se cuenta con reservas de antídoto para atender estos percances provocados por la mordedura de especies comunes que habitan en la región, tales como las víboras nauyaca y cuatro narices”.

Además, se dispone de faboterápicos anti-serpientes de coral (coralillo), así como para contrarrestar el veneno de la araña viuda negra, esta última especies introducida de manera casual al estado apenas unos años atrás, producto de la población migrante provenientes de Estados Unidos.

Entre los temas que se atiende están el “Panorama epidemiológico de las intoxicaciones” y “Diferenciación entre culebras y serpientes”, a cargo de personal del Departamento de Ecología Tropical del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

También, la “Taxonomía de serpientes de importancia en la salud pública de Yucatán”, dirigida por el presidente de la Unidad Médica Agropecuaria (UMA) “Tasaab-kaan, Javier Ortiz Medina y “Faboterapia por serpientes venenosas y arácnidos” a cargo del jefe de Epidemiología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Eulogio Pérez Peniche.

En julio de 2014, la secretaría de Salud de Yucatán anunció el reforzamiento de medidas preventivas ante la detección de la presencia de ejemplares de la araña Latrodectus mactans, conocida como viuda negra, en los municipios de Tahdziú, Tzucacab, así como en tres comisarías de Peto, al sur del estado.

Entre las acciones contra el insecto destacan la fumigación de viviendas y sitios en riesgo de tener alguno de esos ejemplares y la atención oportuna de pacientes en unidades de referencia como los hospitales Agustín O’Horán, el de Valladolid y el Centro de Salud de Peto.

Además, cada uno de los hospitales cuenta con el antídoto específico para contrarrestar la intoxicación del veneno del arácnido y tiene la capacidad para atender mordeduras por las serpientes cascabel, nauyaca, cuatro narices y coralillo.

(Periodismo Digital)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.