La cirugía estética es como un “burka de carne”: documento vaticano

lifeofwon
La cirugía estética es como un “burka de carne”: documento vaticano

Ciudad del Vaticano, 2 Febrero 2015.- “La cirugía estética es como un burka de carne” estableció un documento del Pontificio Consejo de la Cultura del Vaticano difundido hoy y que será la guía de trabajo de una asamblea eclesiástica sobre las culturas femeninas.

El texto advirtió que la cirugía plástica es una de “muchas posibles manipulaciones del cuerpo” producto de presiones sociales que pueden provocar “patologías” como los trastornos de alimentación o “amputar” las posibilidades expresivas del rostro humano.

“La cirugía estética, cuando no es médico-terapéutica, puede expresar agresión a la identidad femenina, mostrando el rechazo del propio cuerpo en cuanto rechazo del período de la vida que se está atravesando”, indicó.

“Salvaguardando la libertad de elección de cada uno, ¿no estaremos bajo el yugo cultural de un modelo femenino único?, ¿pensamos en las mujeres usadas en la publicidad y en la comunicación de masa?”, refirió.

“Las culturas femeninas: igualdad y diferencia”, es el título de la asamblea plenaria del Pontificio Consejo, una reunión que convocará a obispos y cardenales de diversas partes del mundo del 4 al 7 de febrero en Roma.

El documento de trabajo advirtió que el objetivo del encuentro no es “poner en marcha una revolución contra la tradición” de la Iglesia, porque las voces femeninas “con sentido común” no pretenden ni piensan “arrancar puestos a los varones”, subvirtiendo la relación de poder entre sexos ni, mucho menos, “ponerse una birreta púrpura”.

Además ponderó que no está en discusión el sacerdocio femenino, una cosa que, según las estadísticas, interesa más bien poco a las mujeres.

Al mismo tiempo llamó a no calificar más automáticamente toda petición femenina en la Iglesia con la etiqueta de feminismo e instó a interrogarse sobre los modelos que se proponen a las mujeres al interior de la institución.

Constató que en el mundo occidental las mujeres de edad entre 20 y 50 años van menos a misa, optan cada vez menos por el matrimonio religioso, pocas siguen todavía una vocación religiosa y en general muestran una cierta desconfianza hacia la capacidad formativa de los hombres de religión.

“¿Qué es lo que no funciona hoy, cuando la imagen de mujer que tienen los hombres de Iglesia en general no corresponde ya a la realidad?. Hoy las mujeres ya no pasan la tarde rezando el rosario o en devociones pías”, apuntó.

Más adelante el escrito se cuestionó si las mujeres están “escapando de la Iglesia” y si a ellas se les sigue proponiendo “modalidades de participación a partir de esquemas masculinos que no les interesan”.

“El objetivo realista podría ser abrir a las mujeres las puertas de la Iglesia para que ofrezcan su competencia, sensibilidad, intuición, pasión y dedicación, en plena colaboración e integración con la componente masculina”, ponderó.

La asamblea que comenzará este miércoles 4 ya ha registrado encendidas polémicas por un video promocional de la misma protagonizado por la actriz italiana Nancy Brilli y que causó estupor en diversos sectores católicos anglosajones.

Esto lo reconoció el mismo presidente del Consejo de la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, quien señaló que para evitar “más reacciones banales y superficiales” su versión en inglés fue quitada de la página web oficial del organismo.

Según el purpurado las críticas llegaron tanto de grupos “conservadores” como de exponentes “progresistas” e incluso algún obispo le escribió para expresar su molestia por el contenido del video.

Agregó que las quejas estuvieron relacionadas por un lado la presentación “demasiado edulcorada” de la mujer y, por otro, al considerar que el hablar con fuerza de “aperturas” no es “soportable” para “cierta parte de la comunidad eclesial”.

El video en cuestión muestra a Nancy Brilli que presenta los contenidos de la asamblea pero con un estilo moderno y con una belleza fuera de lo común, e invita a las mujeres a mandar sus contribuciones a través de las redes sociales con la etiqueta #LifeOfWomen.

“Ir al web es abrirse a los comentarios de todos, ahí cada uno dice su opinión, si uno se siente representado por el insulto que insulte, si quiere hacer una aportación constructiva puede hacerlo y será escuchado”, dijo Brilli. (NTX)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook