Comunidad campechana celebra con ofrendas a “Reyes Magos”

Campeche.- En el poblado de Lerma, decenas de familias celebran durante tres días a los "Reyes Magos", como ofrenda para sus cosechas y basa sus festejos en el sacrificio del cerdo que departen en gran festín.

En el poblado de Lerma, decenas de familias celebran durante tres días a los «Reyes Magos», como ofrenda para sus cosechas y basa sus festejos en el sacrificio del cerdo que departen en gran festín. (NTX)


Campeche, 5 Enero 2015.-
 Lerma, una comunidad de pescadores y ejidatarios de Campeche, durante tres días celebra a los “Reyes Magos”, como ofrenda para sus cosechas y basa sus festejos en el sacrificio del cerdo que departen en gran festín.

La celebración religiosa data de más de 100 años, estimó Luis Ayuso Xaman, uno de los organizadores de las festividades en este poblado, ubicado a orillas del mar, a menos de 10 kilómetros de la capital del estado.

Recordó que la reunión de las familias las realizaba su abuelo Don Luis, y desde entonces a la fecha sigue siendo motivo de celebración.

La principal comida en estos días, refirió, es el cerdo en diferentes guisados como chicharrón, tamales, cochinita pibil y concluyen las festividades con la ceremonia del baile de la “cabeza de cochino”.

Narró que la promesa consiste en participar tres años seguidos, y cada año deben llevar un cochino vivo para sacrificarlo en el lugar de la reunión, donde montan un tipo de campamento al aire libre.

De ese cerdo, la mitad se le queda a la familia que desea participar y la otra mitad lo entregan al anfitrión para que alimente a los invitados durante los tres días.

El primer día, la comida es carne frita, asada y chicharrón, el siguiente por la mañana es tamal y la comida es cochinita pibil, todos deben ser cocinados en el mismo lugar, por lo que el anfitrión debe disponer de un gran patio.

Precisó que el tercer día, el 6 de enero, concluyen las festividades con el tradicional baile de la “cabeza de cochino”, para ello previamente preparan todas las cabezas de los animales sacrificados.

Vestidos con trajes tradicionales de campechana y guayabera, cientos de familias inician el baile, aunque de manera previa en el lugar realizan sus ofrendas y rezos en un altar preparado por la familia.

El contingente recorre diversas calles del poblado hasta llegar a un parque, donde se deben congregar otras familias que también hayan estado en celebraciones durante los tres días.

Entre las versiones, esta celebración inició con la familia Xaman Canul, en 1900, cuando el entonces jefe de la familia, tras malas temporadas de cosecha, decidió encomendar sus cultivos a los Tres Reyes Magos.

Los resultados fueron favorables, y desde entonces se repitió la ofrenda los días 4, 5 y 6 de enero, y a partir de ahí, las familias de ese poblado se unieron a la celebración, que está vigente hasta hoy en día.

Por su parte, el presbítero Próspero Huchín, manifestó que esta tradición permite que se preserve la inocencia de los infantes ante tanta “perversión del mundo”.

Señaló que la importancia radica en lo que “Dios quiere para sus fieles, que es la salvación y vida eterna, para lo cual no es necesario ser católico”.

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook