Crece optimismo sobre una cura para el VIH/Sida

La espera ha sido muy larga y demasiadas vidas se han perdido

La espera ha sido muy larga y demasiadas vidas se han perdido


Científicos creen que para finales del 2020 se tendrá una vacuna para tratar el virus

Nueva YorkLa espera ha sido muy larga y demasiadas vidas se han perdido. Pero, tras más de tres décadas desde su aparición, finalmente se está hablando de una fecha concreta para tener una cura contra el VIH/Sida: el 2020.

En sólo seis años podríamos ver un tratamiento para detener esta pandemia que ha matado a más de 39 millones de personas en todo el mundo y de la cual están infectadas al menos 35 millones en la actualidad.Así lo dio a entender, con gran optimismo, un grupo de científicos especializados en el tema, que se reunió en Nueva York para dar a conocer los últimos avances de las investigaciones que ellos mismos, junto a otros expertos, vienen realizando en este campo.Durante una cumbre sobre la epidemia, realizada en la Academia de Ciencias de Nueva York, investigadores presentaron la iniciativa «Countdown to Cure Aids» (cuenta regresiva para curar el Sida), que tiene como objetivo encontrar la base científica para una vacuna antes de finales del año 2020.Según explicaron los científicos, las investigaciones más recientes, patrocinadas por la organización amfAR (The Foundation for AIDS Research), están enfocadas en los llamados «reservorios» del VIH, células que permanecen en varias partes del cuerpo de la persona infectada y que no son afectadas por las terapias antirretrovirales.

Los reservorios del virus

Los reservorios son células CD4 que están infectadas por el VIH pero que no producen activamente ese virus porque están en reposo. Y, aunque el tratamiento antirretroviral puede reducir la concentración del VIH en la sangre a un nivel indetectable, los reservorios del virus latente siguen sobreviviendo. Cuando se reactiva una de esas células con infección latente, comienza a producir de nuevo el virus.«El virus del VIH infecta algunas células que permanecen latentes pero dormidas.Desafortunadamente, éstas células se pueden despertar en cualquier momento», explicó la doctora Paula Cannon, profesora asociada de microbiología en la Universidad del Sur de California.

Por esa razón, el tratamiento antirretroviral, aunque es muy efectivo para suprimir el VIH a niveles indetectables, al no poder eliminar estos reservorios no puede curar la infección. De allí que las nuevas investigaciones se centren en encontrar las ubicaciones exactas de los reservorios, identificar cuánto virus poseen y comprender cómo el VIH persiste dentro de los mismos.Tras lograr esto, el paso final sería eliminar el virus dentro de ellos.

«Una cura es cuando una persona positiva pueda dejar de tomar las medicinas, vivir una vida normal y que no sea capaz de transmitir la enfermedad a otros», dijo Rowena Johnston, vicepresidente y directora de investigaciones de amfAR.Según explicaron los directivos de amfAR, las investigaciones sobre los reservorios del VIH se centran en tres estrategias principales: una farmacológica, basada en el uso de pastillas, una inmunológica, con la aplicación de una vacuna, y por último la implementación de una terapia genética.Para lograr esto, la amfAR invertirá más de $100 millones en investigaciones.

«Hay mucho optimismo porque la meta principal es lograr la cura del Sida, pero lo más importante hoy es la lucha por derrotar el estigma social hacia la epidemia que es muy fuerte. Esto mantiene a las comunidades gay y transexual alejadas de los centros clínicos que tratan a las personas que viven con VIH», aseguró Guillermo Chacón, presidente de la Comisión Latina sobre el Sida.Cabe destacar que de lograrse una vacuna en el 2020, lo más probable es que pasarán varios años antes de que la misma sea probada a fondo en pacientes (ensayos clínicos) y luego se produzca a gran escala.Por: Pedro F. Frisneda

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.