Mensaje episcopal por el Día del Abuelo

Logo Arquidiosis
A todos los fieles de la Arquidiócesis de Yucatán:

“En la vejez seguirá dando fruto y estará lozano y frondoso, para proclamar que el Señor es justo, que en mi roca no existe la maldad” (Sal 91,15).

Queridos hermanos, las palabras anteriores, tomadas del hermoso salmo noventa y uno,  contienen  una verdad que ilumina con intensidad esta fecha en la que celebramos en México el Día del Abuelo.

El salmo nos invita a vislumbrar la existencia del ser humano con los ojos de Dios y, desde esta mirada, considerar que la plenitud del hombre no sólo se encuentra en una etapa determinada de su vida, sino que la vida plena es aquella en la que Dios ha estado presente en cada etapa, sin importar que la fuerza física o la belleza sean abundantes o completamente ausentes. Así, el salmista muestra la figura de un hombre que ya ha acumulado un buen número de años y que aún continúa fructificando porque se encuentra perfectamente anclado en Dios.

El papa Francisco, en un encuentro que tuvo con los periodistas durante el vuelo a Brasil, 22 de julio de 2013 con motivo de la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, expresó una idea muy cercana a la del salmista: “Un pueblo tiene futuro si va adelante con los dos puntos: con los jóvenes, con la fuerza, porque lo llevan adelante; y con los ancianos porque ellos son los que aportan la sabiduría de la vida. Y tantas veces pienso que cometemos una injusticia con los ancianos cuando los dejamos de lado como si ellos no tuviesen nada que aportar; tienen la sabiduría, la sabiduría de la vida, la sabiduría de la historia, la sabiduría de la patria, la sabiduría de la familia”.

La vida es un don sublime y, por lo tanto, siempre tiene algo que decirnos porque transparenta a Aquel que se encuentra detrás de ella, al que es su origen y su fin.

Invito a las diversas comunidades de nuestra Arquidiócesis, a las familias, las pequeñas comunidades parroquiales, y las parroquias, a valorar y acoger todo aquello que nuestros abuelos  tienen para aportar y enriquecernos. Al mismo tiempo exhorto fraternalmente a todos los hermanos que han sido bendecidos con la abundancia de los años, a abrir el tesoro de su experiencia y compartirlo con los demás, especialmente con sus nietos.

Mérida, Yucatán, 28 de agosto de 2014.                                                                  

 

 

† Emilio Carlos  Berlie Belaunzarán

Arzobispo de Yucatán

También te podría gustar...

Comentários no Facebook

error: Derechos reservados.