Lluvias dejan un muerto

Caer11
GUADALAJARA, JALISCO (16/JUL/2014).-
Como si fuera una grabación de una película de desastres naturales, en la colonia Vallarte Poniente, un hombre murió al caerle, un árbol de casi seis toneladas de peso.
La tromba, que suscitada este miércoles, en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) dejó un canal desbordado, avenidas inundadas, cierre viales, pero el caso más extremo, se suscitó en el cruce de las avenidas Vallarta y Juan Palomar y Arias.
Tras la lluvia, acompañada de fuertes vientos y granizo, provocaron que un árbol de aproximadamente 25 metros de altura, cayeran, cuando un sujeto identificado extraoficialmente como Rigoberto Ascencio Navarro, de 38 años, abordaba una camioneta pick up.
Se encontraba parado justo donde se encontraba el árbol, esperando la luz verde del semáforo del cruce, en el sentido Poniente a Oriente, por los carriles laterales, cuando sorpresivamente, el enorme tronco cayó, encima de su camioneta Toyota Hilux blanca, con placas JT-9112. Quedó destruida.
Por el impacto, el automotor fue aplastado, y sin la posibilidad que el sujeto pudiera escapar; falleció por el golpe.
Tras esto, acudieron bomberos tapatíos, así como de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos Jalisco (UEPCBJ)  y se la Secretaria de Medio Ambiente y Ecología de Guadalajara, realizaron las tareas de rescate de la persona.

Caer6
Fue necesario, la utilización de dos retroexcavadoras para levantar el árbol, y que poder retirar la camioneta de bajo de éste. Ya habían pasado, un promedio de dos horas.
Los rescatistas, utilizaron equipo hidráulico, mejor conocido como “quijadas de la vida” para poder liberar a la víctima, y ser entregada al personal del Servicio Médico Forense (Semefo) lo cual fue observado por “chismosos” y vecinos de la zona que entorpecieron el tráfico en la zona.
Además, el sistema eléctrico, de telefónica y cable se vieron dañados por el derribo del tronco.
Luego de esto, el árbol fue cortado en partes, y retirado del lugar, pero la circulación en ambos sentidos de las avenidas se encontraban cerradas; fueron reabiertas, cuatro horas después del incidente.
Juan Carlo Vázquez Becerra, jefe de la unidad de Ecología de Guadalajara, explicó que el árbol derribado por el viento, se encontraba en buenas condiciones, es decir, no estaba ladeado, tenía cortes de poda adecuada, y lo que sucedió, fue un hecho fortuito.
Caer12

También te podría gustar...

Comentários no Facebook