Afromexicanos, de la esclavitud a la invisibilización

Pie de foto: “El principio de la discriminación hacia los afromexicanos está en negarles el conocimiento de su historia. Es decir, muchos habitantes en Veracruz no saben porque tienen ese color de piel. Creen que es por el Sol”, comentó María Elisa Velázquez, antropóloga mexicana para el programa Foro Tangible.   (Foto: Arturo Orta).

Pie de foto: “El principio de la discriminación hacia los afromexicanos está en negarles el conocimiento de su historia. Es decir, muchos habitantes en Veracruz no saben porque tienen ese color de piel. Creen que es por el Sol”, comentó María Elisa Velázquez, antropóloga mexicana para el programa Foro Tangible.
(Foto: Arturo Orta).

·        El principio de la discriminación hacia los afrodescendientes en México está marcada al negarles el conocimiento de su propia historia, dice la antropóloga María Elisa Velázquez.  

Ciudad de México, 26 de marzo de 2019.- Migrantes forzados, encadenados, heridos y enfermos, cerca de 250 mil esclavos africanos arribaron a lo que fue la Nueva España. Su llegada se dio, en gran medida, debido a la drástica disminución de la población indígena a causa de las enfermedades y los malos tratos que los conquistadores españoles les propinaban.

La cifra de esclavos provenientes de África no es exacta debido, entre otras razones, a que los flujos de tráfico no siempre fueron registrados en documentos legales y a la existencia de otras vías como el contrabando.

Aquellas poblaciones de esclavos que se quedaron en México a trabajar en las minas, en las haciendas agrícolas, o realizando servicios domésticos, lo cual llevó tarde o temprano a que se mezclaron con la población nativa y con los propios españoles, pues a diferencia de Estados Unidos en donde existían leyes antimestizaje que prohibían el matrimonio interracial, en la Nueva España no fue así; esto quizá se debió a la ideología católica.

Una de las ventajas que brindó este mestizaje a las poblaciones africanas fue la libertad, es decir, cuando un esclavo conseguía casarse o tener descendencia con indígenas u otro grupo étnico terminaba con su condición de esclavo.  De tal modo que los descendientes de estas relaciones interraciales se conocen hoy como afromexicanos o afrodescendientes, quienes han pasado de la esclavitud, en los siglos XVI al XVIII, a la invisibilización, a partir del siglo XIX y hasta nuestros días.

La invisibilización de los afromexicanos comienza al silenciar no solo su presencia sino también su historia. “El principio de la discriminación hacia los afromexicanos está en negarles el conocimiento de su historia. Es decir, muchos habitantes en Veracruz no saben por qué tienen ese color de piel. Creen que es por el Sol”, comentó María Elisa Velázquez, antropóloga mexicana para el programa Foro Tangible.  

Hasta hace 4 años, los afromexicanos no formaban parte en los censos poblacionales o encuestas como sí ocurre con los indígenas, por lo que no se sabía cuántos había ni dónde habitaban. Durante el censo realizado por el INEGI en 2015, se incluyó una pregunta para reconocerse como afrodescendientes y el resultado del censo arrojó una población de 1.38 millones de mexicanos que se asumen como negros o afromexicanos, lo cual correspondió al 1.8 de la población; sin embargo, algunos expertos suponen que, debido al proceso de invisibilización, muchos pudieron malinterpretar esta pregunta y respondieron en negativo.

Sin Reconocimiento Constitucional

En materia de legislación, el doctor Said Jalife, investigador de la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU), señaló que, en su Constitución Política, México se reconoce a sí mismo como una nación pluricultural; sin embargo, para la población afromexicana, esto está lejos de la realidad, a pesar de que en el artículo 1º constitucional se consagran los derechos de todas las personas, así como los establecidos por los tratados internacionales que nuestro país ha firmado y que condenan todo tipo de discriminación racial o étnica. 

Además, México ha asumido el compromiso internacional del “Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024)” cuyo lema es: reconocimiento, justicia y desarrollo. No obstante, estamos a la mitad del decenio y sería bueno que las instituciones mexicanas realicen acciones más concretas a favor de la población afromexicana en salud, economía, empleo, derechos humanos y para combatir el racismo, dijo la doctora María Elisa Velázquez.

El programa sobre los afrodescendientes mexicanos puede mirarse en:

https://youtu.be/JJ7cZYRK4i0

También te podría gustar...

Comentários no Facebook