Revelan hallazgo de santuario subterráneo Maya

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mérida Yucatán a 5 marzo 2019.- Este lunes al mediodía el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunciará junto con la National Geographic Society (NatGeo) el avance de resultados de un convenio de colaboración para explorar e investigar un “santuario subterráneo en la zona arqueológica Chichén Itzá”, a cargo del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM), en la península de Yucatán.

El arqueólogo subacuático Guillermo de Anda, líder del proyecto, reveló el descubrimiento de un universo acuífero sagrado sobre el que descansa la edificación principal de Chichén Itzá,  la ciudad construida “a la orilla del pozo de los itzaes” o “la ciudad de los brujos del agua”, como prefieren designarla los investigadores del Gran Acuífero Maya, en concordancia con la distinción que hacía el célebre arqueólogo Román Piña Chan, según consigna la revista Arqueología Mexicana, cuyo número de marzo despliega el tema.

“Se ha preferido siempre la designación de Piña Chan porque se enfoca, como lo hacemos nosotros, en el agua como un recurso crítico. Esta importancia no es difícil de percibir. Ignacio Marquina documentó que la pirámide principal del sitio, el Castillo (mejor conocida como pirámide de Kukulkán) está alineada entre dos cenotes: el Sagrado y el Xtoloc. El interés del GAM en Chichén Itzá surgió del trabajo en el Cenote Holtún,”, cita la publicación en un artículo cuyos autores son Guillermo de Anda, Karla Ortega y James E. Brady, investigadores del GAM.

El INAH suscribió un convenio hace meses con la organización Virtual Wonders que lidera el explorador de NatGeo, Corey Jaskolski, quien es el tecnólogo del GAM, para la exploración de los cuerpos de agua donde se asienta Chichén Itzá.

“El GAM es una iniciativa multidisciplinaria que busca explorar y entender mejor el acuífero de la península de Yucatán,  y a través de su programa de investigaciones arqueológicas en cuevas y cenotes, busca entender mejor el acuífero de Chichén Itzá y su relación con la cultura maya en esta ciudad”, adelantó a El Economista la coordinadora de Comunicación y Vinculación Académica del GAM, Karla Ortega, quien hace énfasis en que la información detallada se dará a conocer en la conferencia de prensa que ha convocado el INAH para este lunes 4 de febrero a la 1 de la tarde.

Los trabajos que ha venido desarrollando el GAM desde el 2017 tienen también el propósito de verificar la existencia de un cenote bajo la pirámide de Kukulkán.

Los estudios revelan que El castillo descansa sobre el cruce de cuatro cenotes. “Se puede trazar una línea desde Holtún, situado a 2.6 km al oeste de la Plaza Central, hacia el Cenote Xkanjuyum, al este, que también pasa por el centro de El Castillo, formando así un cosmograma perfecto, con el Castillo al centro flanqueado por cuatro cenotes, cita el texto de Guillermo de Anda, et. al, en el número 156 de Arqueología Mexicana. “El cosmograma se reconfiguró de manera más clara cuando René Chávez, mediante estudios de electrorresistividad, sugirió la existencia de un cenote debajo de El Castillo. Esto representaría la quinta dirección del universo maya y, de confirmarse su existencia, cambiaría profundamente nuestra percepción del sitio”, asientan los investigadores.

“La verificación de la existencia de un cenote debajo del Castillo, en el axis mundi del sitio, es de alta prioridad”, aseguran los especialistas. La confirmación de esta hipótesis podría proveer fechas más tempranas en la cronología de Chichén Itzá y arrojar luz sobre los periodos de ocupación de la ciudad maya.

Hallan santuario maya en Balamkú

Los 14 investigadores que conforman el proyecto del Gran Acuífero Maya (GAM), redescubrieron Balamkú, santuario subterráneo de Chichén Itzá, que ya fue explorado y donde hasta el momento han encontrado siete ofrendas y artefactos arqueológicos.

El santuario subterráneo se encuentra en alrededor de 24 metros de profundidad y los investigadores han explorado los primeros 500 metros de largo, donde se han encontrado con incensarios y vasijas que aún conservan restos carbonizados, alimentos, semillas, jade, concha y huesos, entre otros elementos que los antiguas mayas ofrendaron a sus dioses.

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook