«A donde yo te envíe irás»

52255766
Mérida Yucatán a 16 febrero 2019.-
Los sacerdotes nos pasamos la vida intentando servir a los demás. Es nuestra vocación, y nos encanta hacerlo. Pero somos humanos, y nos duele la indiferencia, la crítica mordaz, la ingratitud ¡Cuantos favores hemos recibido de sacerdotes! La Gracia de Dios en la Confesión, el Cuerpo de Cristo en la Comunión, un consejo oportuno, la palabra de Dios, una palabras de ánimo… Lo hacemos con agrado, a pesar de nuestro carácter y nuestros días malos. Y nos hace mucho bien que se valore nuestra labor.

Este era el mandato de Dios a sus antiguos profetas cono Habacuc, Jeremías, Isaias, etc., y obedientes se marchaban al lugar al que Dios los enviaba a cumplir su misión.

En nuestro tiempo Dios sigue enviando a sus mensajeros a sembrar la semilla de su fecunda Palabra.

De un modo particular con sus sacerdotes.

La semana del 18 al 22 de febrero algunos sacerdotes de nuestra Arquidiócesis de Yucatán serán transferidos de parroquias y ellos con obsequiosa obediencia se marcharán a tierras nuevas para ellos a continuar su labor profética, sacerdotal y de servicio entregado al pueblo de Dios que se les encomienda.

Uno de esta veintena de cambios de párrocos es nuestro muy querido amigo Félix Olavo Tec Chi, quien después de 4 años de servicio en la parroquia de Yaxcabá, Yucatán ahora ha sido designado como nuevo párroco de la parroquia de Tinum en la que será presentado oficial y solemnemente el martes 19 de febrero a las 7:00 de la noche.

El padre Félix Olavo es nato de Telchac Puerto.

Fue misionero un tiempo en la comunidad eclesial de los Misioneros Apóstoles de la Palabra fundado por el padre Flaviano Amatulli Valente.

Después de un tiempo de discernimiento tomó la decisión de ingresar al Seminario de Linares donde fue aceptado por el Obispo de aquel tiempo.

Realizó sus estudios de formación sacerdotal en el Seminario de Monterrey, Nuevo León, y se ordenó sacerdote para el servicio de la Diócesis de Linares donde ejerció cerca de 10 años su ministerio sacerdotal.

La enfermedad de sus padres fue el medio providencial para que retornara a Yucatán.

Solicitó su incardinación, le fue aceptada y fue nombrado vicario parroquial de la parroquia de Seyé y después de un breve tiempo se le asignó la parroquia de Yaxcabá.

Ahora ante el mandato de Dios: «A donde yo te envíe irás» y ligero de equipaje como decía el gran sacerdote español, escritor y poeta José Luis Martín Descalzo, está listo para arribar a su nueva encomienda, la parroquia de Tinum cuyos feligreses ya lo esperan con gran hospitalidad y alegría por ser el que viene «bendito en el nombre del Señor«.

Esta transformación operada por el Espíritu Santo en los Apóstoles, los que debían perpetuar el sacerdocio de Cristo, como si alter Christus fueran, a instancias de la oración no sólo de Jesús que nunca dejó de orar por ellos, sino también de su Madre Santísima, es lo que estamos llamados a ofrecer a Dios todos los discípulos de Jesús, sean laicos, religiosos o sacerdotes oren mucho por los sacerdotes.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook