Apostolado de fin de semana

6100340a
Mérida Yucatán a 14 diciembre 2018.- Un grupo de jóvenes que cursan el segundo grado, llevaron a cabo en el Seminario Menor la misión denominada “Apostolado Parroquial”, como parte de su formación sacerdotal. Los jóvenes tenían que convivir con las familias y con los grupos de apostolados.

Para el acto se enviaron 20 seminaristas en grupos de 5 para cada parroquia que fueron bendecidas al recibir a estos jóvenes. Las parroquias son las siguientes: Santa María Goretti, San Francisco de Asís, Conkal, El Buen Pastor y María Reina de los Angeles.

El Padre Efraín Omar Pérez Bojórquez de la Parroquia Santa María Goretti recibió a los 5 seminaristas que enviaron como misioneros para trabajar en conjunto con la comunidad.

La presentación de los jóvenes se hizo en las capillas a donde fueron enviados. La misión inició el pasado mes de septiembre y concluyó en el mes actual.

Unos fueron enviados a las capillas: Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, La Santísima Trinidad y otros permanecieron en la cabecera parroquial en donde la comunidad fue quien les brindó sus alimentos y su casa para quedarse a dormir una noche con el fin de convivir con la familia para ver si en verdad esa es su vocación de ser sacerdotes.

Cada semana familias distintas eran quienes recibían a los jóvenes, ya que la orden del Seminario Menor era que no se quedaran en la Casa Cural para que ellos aprendieran a relacionarse con la comunidad.

Durante este periodo, el alumno no sabía cuándo iba a ser el momento de partir de nuevo al Seminario; sin embargo, mencionan que de un momento a otro se les informó que el sábado 8 de diciembre iba a ser su última semana en la Parroquia a la cual estaban asignados para que pudiesen despedirse de la comunidad.

Se indica que esto se lo hicieron de esta manera para que sintieran lo que los sacerdotes sienten cuando los cambian de parroquia, es por eso que algunos sacerdotes tienen empatía con la gente.

Finalidad de la misión

El objetivo de la misión fue la de alcanzar una suficiente madurez humana y cristiana, que se capacitaran para dar una respuesta definitiva al llamado de la vocación sacerdotal misionera; al mismo tiempo adquirir un conocimiento más profundo del hombre de hoy, para comprender mejor los retos de la evangelización en nuestro mundo.

Los jóvenes comentaron que en el Seminario llevan un estilo de vida concreta que es la de entrar en comunión entre nosotros y con Jesús. En el Seminario viven, son formados y aprenden a vivir una vida de acuerdo a las enseñanzas de un Maestro, Jesús.

Su formación es la de ser discípulo, ya que el discípulo es quien sigue al Maestro durante toda su vida y aprende de El, no sólo de sus enseñanzas si no de su forma de vida.

Su día comienza con lo más importante de su fe que es celebrando la Misa, con toda la comunidad reunida en torno a Jesús.

“Gracias a todas las familias que nos brindaron a formar parte de ellas, nos hicieron sentir parte de la familia”, comentó el seminarista Roger… “Pasamos de ser invitados a ser un hijo de ellos”.

Los jóvenes seminaristas son: Roger Israel Villacís Polanco, Angel Pastor Euán Caamal, Manuel Angel Cauich Várguez, Esteban Daniel Solache Kantún y Juan Jesús Xool Ventura.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook