La primera ministra británica convoca a elecciones anticipadas para apuntalar el ‘brexit’

19britain-4-ma
Londres.—
La primera ministra Theresa May sorprendió al Reino Unido al anunciar elecciones anticipadas, con lo que apuesta a que los votantes reforzarán su mandato para que negocie la salida de su nación de la Unión Europea.

“El país se está uniendo pero Westminster no”, dijo May en un discurso no programado afuera del número 10 de Downing Street, en referencia a las divisiones en el parlamento. May dijo que “llegué a esa conclusión apenas recientemente y de manera renuente”.

La elección será el 8 de junio y originalmente estaba programada para 2020.

May había rechazado celebrar elecciones anticipadas en varias ocasiones, por lo que su decisión de este 18 de abril representa un giro abrupto.

Al convocar a los comicios adelantados, la primera ministra apuesta a que los votantes le darán a su Partido Conservador —que actualmente tiene una ligera mayoría con 330 curules de las 650 de la Cámara de los Comunes— mayor campo de maniobra. El opositor Partido Laborista, liderado por el político de ultraizquierda Jeremy Corbyn, está en desorden. Apenas una hora después de las declaraciones de May, dijo que los laboristas estaban listos para la elección, aunque muchos de los críticos de Corbyn temen perder escaños.

La apuesta de May está rodeada de incertidumbres.

Una nueva elección expondrá las profundas divisiones en el país. A los opositores del brexit les dará la oportunidad de aligerar los términos de la salida de la UE si votan por los demócratas liberales y laboristas que favorecen el bloque. Al Partido Nacional Escocés (SNP, por su sigla en inglés), que le arrebató decenas de curules a los laboristas en la elección nacional de 2015, le dará una nueva oportunidad de apuntalar sus llamados independentistas.

Jeremy Corbyn, el líder laborista, en Londres. Tanto Corbyn como el dirigente de los demócratas liberales, Tim Farron, están a favor de mantener los más lazos posibles de la Unión Europea.CreditAndy Rain/European Pressphoto Agency

Nicola Sturgeon, la primera ministra escocesa y lideresa del SNP, de inmediato declaró en un comunicado que “esto vuelve más importante que nunca que Escocia esté protegida de un Partido Conservador que ahora ve la oportunidad de arrebatar el control del gobierno por muchos años y mover al Reino Unido a la derecha, al forzar un brexit restrictivo e imponer recortes profundos en el proceso”.

Si hubo algún aprendizaje para las democracias occidentales después del año pasado, es que las elecciones son impredecibles. Y May se verá debilitada si queda con tan solo una curul menos de una mayoría apabullante en junio.

Muchos británicos también están exhaustos de las votaciones, tras el referendo independentista escocés (septiembre 2014), una elección general (mayo 2015) y el referendo sobre el brexit (junio 2016). Además, ya hay comicios locales programados para el 4 de mayo próximo. (Ya había vencido el plazo para que las elecciones generales coincidieran con esa fecha).

May llegó al cargo en julio, pues su predecesor, David Cameron, renunció después de que los votantes respaldaron la salida de la Unión Europea.

May empezó formalmente el proceso de divorcio en marzo; este durará dos años y es una de las decisiones con mayores consecuencias tomadas por el Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial.

Según la primera ministra, la oposición ha buscado entorpecer el proceso.

“En las últimas semanas, el Partido Laborista ha amenazado votar en contra del acuerdo final que alcancemos con la Unión Europea”, dijo.

“Los demócratas liberales dijeron que quieren frenar el proceso gubernamental. El Partido Nacional Escocés dice que votará contra la legislación que retire formalmente la membresía británica de la Unión Europea. Y miembros no electos de la Cámara de los Lores han prometido pelearnos en cada paso del proceso”, aseguró.

“Si no celebramos una elección general ahora, su juego político continuará”. (NYT)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook