A seis meses del trasplante, el corazón de una derechohabiente de Yucatán late con fuerza

YUCHist4

  • Sigo viva gracias al IMSS; paciente que fue trasladada al  Centro Médico Nacional “La Raza” del IMSS para recibir el órgano
  • Su salud estaba tan deteriorada que no podía respirar ni caminar, permaneció 15 días en terapia intensiva

Mérida, Yucatán a 17 de abril de 2017.- Médicos especialistas del Centro Médico Nacional “La Raza” del IMSS, lograron salvar la vida de María Soledad Ayala López, una derechohabiente de 43 años que vivía en Mérida, Yucatán, con un bloqueo de rama izquierda es decir, un defecto en el sistema de conducción eléctrica del corazón.

Debido a su estado de salud, tuvo que dejar su lugar de origen para vivir en la Ciudad de México y así, esperar la llegada del órgano que le devolvería la salud:“no podía respirar, me costaba mucho trabajo caminar y me cansaba, estuve en terapia intensiva 15 días; en ese momento es cuando mi cardiólogo, el doctor Ernesto Becker Rodríguez, me canaliza a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Yucatán para que pudieran enviarme al hospital “La Raza”, señaló la paciente.

Durante cuatro meses, María Soledad,  se mantuvo a   la espera del órgano, ya una vez le habían llamado para un posible trasplante, pero en ese momento se encontraba en Yucatán y  con un problema dental que no le permitió someterse al trasplante, sin embargo no perdió la esperanza, y personal de “La Raza” del IMSS la volvió a contactar cuando llegó otro corazón con las características que ella  necesitaba.

Un equipo multidisciplinario  de expertos en trasplantes llevó a cabo la cirugía con gran éxito y a seis meses de ésta,  María Soledad ha evolucionado de manera satisfactoria y recibe todos los cuidados para  preservar el corazón que le salvó la vida. Por el momento no ha podido regresar a su hogar en Mérida, sigue bajo vigilancia médica para monitorear su estado de salud.

María Soledad, después de su operación, sigue agradecida con los médicos y con todo el IMSS, ya que ahora le es posible decir “sigo viva”. “Los médicos me dicen que mi vida debe seguir normal, porque ya estoy sana, sólo con los cuidados que implica el trasplante; como por ejemplo: cuidar la alimentación y cuidar mi peso para no dañar el corazón”.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook