En Yucatán, el gobernador Zapata es enemigo de los campesinos

chcholá
Mérida Yucatán a 15 abril 2017.-
Ejidatarios de Chocholá calificaron al Gobernador del Estado Rolando Zapata Bello, de ser un autentico “enemigo de los campesinos”, pues sigue protegiendo a los empresarios y especuladores de tierras para robarles su patrimonio a los productores.

La comisaria ejidal de Chocholá, Claudia Fabiola Cob Durán, informó que en asamblea realizada en días pasados, los ejidatarios expresaron su enojo contra Zapata Bello, quien se ha negodo a apoyarlos en la recuperación de sus tierras en manos de los hermanos Carlos y Raúl Abraham Mafud.

Cob Durán señaló que hoy se vive una aparente calma en el municipio, y las autoridades estatales han tenido un silencio absoluto, al igual que la delegación de la Procuraduría Agraria, pero la realidad es que la empresa Proser ha seguido adelante con su campaña para consumar el despojo de tierras de esas y otras zonas del Estado.

Sin embargo, dijo “sentirse amenazada”, aunque eso no la intimida, al contrario, ella y sus seguidores mantienen en control el local comisariado y no van a permitir que nadie tome posesión ilegalmente.

Recordó que el 2011 los hermanos Abraham Mafud adquirieron tres mil hectáreas de 564 campesinos, los cuales tenían un costo de 380 millones de pesos, pagaron 180 millones, pero no quisieron dar el restante y eso motivo a que los campesinos pidieran la devolución de las tierras.

Los hermanos ofrecieron 80 mil pesos a cada uno de los afectados para tratar de calmar a los productores, pero solo avivaron el enojo y la inconformidad, por ello, arrecieron las demandas donde se pide que les sean devueltas las tierras.

Pero no sucedió, los hermanos crearon la empresa Proser, que maneja un banco de material en las tierras ejidales, el cual surte de materia prima al Gobierno de Rolando Zapata para realizar sus “obras emblemáticas” del Centro Internacional de Congresos, el Palacio de Música de Yucatán, y el Centro Materno Infantil.

Incluso construyeron una calera en tierras ejidales de Chocholá, pero la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente la clausuró por falta de permisos de impacto ambiental, pero una vez superado el problema, volvieron a la construcción del problema.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook