Los Centros de Desarrollo Familiar imparten conocimientos que mejoran vidas

desarrollo05
–          El objetivo de los talleres es impulsar el autoempleo y la convergencia con usuarios de otros programas mejora su enseñanza, además de garantizar la participación social

Mérida, Yucatán, 00 de diciembre de 2016.- Los diferentes talleres que se imparten en los Centros de Desarrollo Familiar y Urbano (CDFU) del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán, cambian las vidas de sus integrantes gracias a las técnicas profesionales que se imparten en ellos, permitiéndole a los egresados salir preparados y con la confianza para comenzar una pequeña industria.

El director General del organismo asistencial, José Limber Sosa Lara, indicó que la finalidad principal de estos cursos es generar autoempleo y mejorar la economía y la calidad de vida de sus familias.

“Mientras ellos están aquí tomando sus cursos, el compartir espacios y conocimientos con los usuarios de otros de nuestros programas genera una sinergia de participación que garantiza resultados. Además de que la finalidad principal de estos talleres es que ellos puedan adquirir las herramientas y conocimientos necesarios para poder tener un ingreso extra sin tener que dejar su casa o a sus familias, y hasta emprender sus pequeños negocios”, explicó.

Un ejemplo palpable de lo externado por el funcionario es el caso del taller de Cocina y Repostería del CDFU Humberto Lara y Lara, que imparte la maestra Zoila Guadalupe Cetina Ramos desde hace más de 20 años. Ellos comparten las instalaciones del Espacio de Alimentación Encuentro y Desarrollo (EAED) y en ocasiones se ofrecen como voluntarios para elaborar los menús que se servirán a sus vecinos.

La maestra “Lupita”, como le llaman sus alumnos, nos comenta que comparte todos sus conocimientos sobre cocina industrial y que muchas veces la oportunidad de cocinar en grandes cantidades es difícil de conseguir y el hecho de contar con el EAED mejora sus prácticas.

“Yo tengo especialidad en cocina industrial y en el Instituto Mexicano del Seguro Social tomé varios cursos de Alimentos y Bebidas y toda esa técnica es la que yo les enseño a ellos, tienen los conocimientos para cocinar desde un plato, hasta un banquete para el número de personas que quieran y en nos ayuda mucho contar con el Espacio de Alimentación.

Además el hecho de saber hacer agua con las cantidades adecuadas los prepara para poder iniciar una industria, ellos pueden envasar 50 o 100 refrescos naturales diarios y venderlos, porque todo lo hacen con higiene y técnica”, indicó la maestra.

 

 Verónica May Tilán, es alumna de la maestra Lupita desde que inició este curso escolar y a pesar de que es corto el tiempo siente que ha aprendido bastante y podrá realizar mucho más rápido la meta con la que entró a estudiar aquí.

“Yo entré al taller porque quiero poner una cocina económica y poder mejorar mi economía. Estoy muy satisfecha, en el poco tiempo que llevo aquí ya aprendí a hacer panes, pastas, postres, guisos más difíciles o de otras regiones, de hecho ya vendo algunas cosas y cada vez que llevo un poco de lo que cocinamos aquí se pelean las probaditas en mi casa de lo rico que cocinamos. Lo que aquí nos enseñan no le pide nada a lo que se imparte en una escuela en la que tienes que pagar”, expresó.

La maestra indica que si bien los alumnos se coordinan para invertir en los insumos para los platos diarios, ella ha fomenta una visión de negocios que puedan aplicar fuera con lo que ya saben hacer.

“Si bien el DIF nos proporciona el equipamiento, son los alumnos los que se encargan de los insumos diarios y se organizan por equipos para comprarlos y realizar los menús, sin embargo, les enseño a sacar sus costos por ración o platillo para que ellos tengan en cuenta cuánto invierten en cada plato y en su caso lo puedan vender con una ganancia por su trabajo”, señaló.

Por su parte, Verónica comenta que además de la oportunidad para poner un negocio el simple hecho de tener los conocimientos ya representa un ahorro para la familia.

“La mejoría es notable, con lo que he aprendido en estos seis meses hoy puedo ahorrar porque ya no gasto en comprar pasteles para los cumpleaños de mis niños, o en comprar pibes o cenas de navidad, sino que ahora yo misma lo puedo hacer y creo que hasta mi familia lo valora más. Además como aquí he conocido más gente en el Espacio de Alimentación pues ellos mismos recomiendan y la gente ya me busca para hacer sus pasteles o platillos para fiestas”, expresó Vero.

Agregó que está aprendiendo técnicas para hacer correctamente las cosas y servicios que anteriormente pagaba ahora los podrá realizar ella misma.

“Ahora la maestra nos está enseñando la manera correcta de deshuesar el pavo y lo vamos a preparar a la galantina. Antes solo por mandar a deshuesar un pavo con alguien que supiera me cobraban 300 pesos y cuando yo lo intenté hacer, corté mal la carne y perdía la forma aún con el relleno. Estoy muy agradecida con el DIF, pues como ama de casa sé cuánto vale lo que estoy aprendiendo y para mí el poder consentir a mi familia este fin de año y lograr una estabilidad económica no tiene precio”, comentó.
desarrollo07

También te podría gustar...

Comentários no Facebook