Muere el cantante británico George Michael

gettyimages-153104381
El mundo de la música sigue de luto. George Michael, compositor y cantante británico ha fallecido en su domicilio en la localidad británica de Goring a los 53 años, según ha informado su representante. Con enorme tristeza podemos confirmar que nuestro querido hijo, hermano y amigo George ha fallecido pacíficamente en su hogar durante el periodo navideño, señaló esa fuente, que pidió privacidad y respeto para la familia del artista.

George Michael triunfó en la década de 80 tras abandonar Wham!, el dúo que le vio crecer en la música británica. Cinco años de éxitos, y varios números uno, le sirvieron para consolidarse como una de las voces masculinas en inglés en una época donde las boybands copaban las tiendas de discos. Entonces, con el pegadizo estribillo de Wake me up before yo go-go se hizo un hueco entre el público.

Tras cuarenta años de carrera, numerosos premios en sus vitrinas (entre ellos tres premios Brit, cuatro MTV Video Music Awards, cuatro premios Ivor Novello, tres American Music Awards, y dos veces el Premio Grammy), y después de confirmar que se encontraba inmerso en la preparación de su séptimo disco.

Fue en en 1987 cuando, de la mano de Aretha Franklin, George Michael se lanzó en solitario a las listas de ventas. Ese mismo año, publicó Faith, su primer disco de autor y con el que consiguió cuatro discos de platino, que le convirtió en un ídolo de masas pero también le causó más de un problema. Su primer sencillo I want your sex, y su videoclip, fueron censurados por su alto contenido sexual, en lo que casi parecía una premonición de su futuro. Sin embargo, su primer LP gracias a sus temas funk-pop le convirtió en un artista polifacético que llegó a ser comparado con Madonna.

Sus colaboraciones con Elton John o con Queen en el homenaje a Freddie Mercury en forma de concierto tras su muerte, le situaron en una situación privilegiada entre las estrellas británicas.

Carrera polémica

Pero lo que parecía una prometedora carrera se apagó en los 90 cuando, tras los primeros escándalos y una pelea pública con su primera productora, no obtuvo el éxito comercial suficiente.

Su segundo álbum, Listen Without Prejudice Vol. 1 (1990), no consiguió revalidar las cifras de su antecesor, en parte debido a la negativa del cantante a hacer promoción del mismo. Los siguientes, tampoco consiguieron gran repercusión, excepto Patience (2004) con el que consiguió un doble disco de platino en su país. Pero para entonces, su vida personal y los escándalos ya habían opacado la profesional.

La muerte de su primera pareja, el brasileño Anselmo Fellepa, que murió a causa de una hemorragia cerebral por el SIDA, marcó un antes y un después en el proceso creativo de George Michael. Dedicó parte de su duelo a la composición de Jesus to a child, tema que vio la luz en 1994 y que incluyó en Older (1996). Una canción que en sus giras recientes siempre ha dedicado a su expareja.

Su orientación sexual entonces fue objeto de especulación y titulares de la prensa rosa, pero nunca reconoció su homosexualidad hasta que se hizo pública su detención en 1998 por escándalo público y «actos lascivos» en un baño público de Beverly Hills. En aquella ocasión, un policía secreta le detuvo después de que el artista le invitase a mantener relaciones sexuales.

Tras el incidente, el cantante decidió salir del armario y confirmar su relación sentimental con Kenny Gross, con quien compartió su vida hasta 2009, pese a que su ruptura trascendiera en 2011. Hasta entonces, pocos artistas se habían atrevido a reconocer su sexualidad, que en el caso de George Michael sorprendió dado el perfil de que se había labrado hasta entonces: un cantante viril que despertaba las pasiones del público, en especial del femenino.

No tengo problemas con que la gente sepa que tengo una relación con un hombre en este momento, declaró. No me siento avergonzado, me siento estúpido, imprudente y débil por haber expuesto mi sexualidad de esta manera, agregó. Precisamente, el artista reconoció diez años después de esta declaración que se equivocó al no confirmar antes su orientación sexual, una decisión con la que quería librar a su familia del sufrimiento a causa del estigma del VIH.

No fue la única ocasión en la que cantante, que fue un sex-symbol, recurrió al sexo anónimo en la calle, una actividad que reivindicó como normal y habitual en su vida, incluso cuando tenía pareja. De aquella vorágine, tan solo seis meses después, salió el tema Outside, una de sus canciones, cuyo vídeo evocaba su incidente con la Policía a través de fotogramas en los que aparece vestido de agente de la ley.

Problemas con las drogas

La depresión y su lucha contra las adicciones han sido otros los pilares de su vida. La muerte de su primera pareja en 1993 y la de su madre por cáncer tan solo tres años después marcaron al británico. Tanto es así, que, además de su beligerante discurso «anti-Thatcher», George Michael se convirtió en una de las caras reconocidas de la lucha contra el VIH y otras campañas a favor de erradicar en hambre en África o enfermedades terminales.

De la depresión surgió su adicción al cannabis, pero no fue su único incidente con estupefacientes. En 2006, fue detenido por posesión de drogas blandas en Londres. Ese mismo año, y en dos ocasiones, protagonizó accidentes de coches tras conducir, casi inconsciente, bajo los efectos de las drogas. Incluso, en 2010, la justicia londinense le condenó a dos meses de cárcel por ir al volante tras consumir marihuana. Era una más en una larga lista de arrestos bajo los efectos de sustancias estupefacientes.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook