Nueva colección de ecosistemas del desierto en Yucatán

head_catalogo0616
Mérida, Yucatán. 6 de diciembre de 2016.- 
Plantas suculentas, cactus y agaves de los grandes ecosistemas desérticos de México, Sudáfrica, Sudamérica y Australia formarán parte de la Casa del Desierto, nueva colección del Jardín Botánico Regional “Roger Orellana” del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), con el propósito de diversificar la oferta de colecciones y exhibiciones de plantas para el público general en la región sureste del país.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt en el marco del XXXVII aniversario del CICY, Germán Carnevali Fernández-Concha, investigador de la Unidad de Recursos Naturales, señaló que la Casa del Desierto forma parte del proyecto Polo para la conservación y la educación ambiental en el JBR-Roger Orellana, en conjunto con la colección de plantas tropicales que habitará la Casa Tropical.

“La colección del jardín botánico era una colección de plantas de la península de Yucatán que tiene sentido ya que se hace investigación sobre esa flora y su conservación, pero el jardín botánico es una ventana a la biota y flora no solo de la región sino del planeta, por lo que creamos un proyecto para desarrollar dos grandes ecosistemas que no están presentes en la península de Yucatán, los desiertos y las zonas tropicales”, apuntó.

El proyecto cuenta con una inversión de 25 millones de pesos del Apoyo al Fortalecimiento y Desarrollo de la Infraestructura Científica y Tecnológica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y contempla la construcción de la Casa del Desierto, la Casa Tropical (diseñadas por la arquitecta yucateca Lizzie Valencia), un nuevo acceso, un salón de usos múltiples y una cafetería.

Agave de la Casa del Desierto coleccion del Jardin Botanico Regional Roger Orellana0616De acuerdo con el investigador del CICY, se estima que las nuevas instalaciones abrirán sus puertas a partir del próximo año para conferencias, talleres, exhibiciones de plantas, arte y una tienda, en el marco de las líneas de educación ambiental y recreación y cultura del Jardín Botánico Regional.

Entre las instituciones donadoras de muestras para el proyecto a nivel nacional, destacan el Jardín Botánico del Instituto de Biología y el de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Jardín Etnobotánico de Oaxaca, el Jardín Botánico Regional de Cadereyta; y a nivel internacional el Huntington Botanical Gardens de California y el Marie Selby Botanical Gardens de Florida.

¿Qué son las plantas del desierto?

En palabras de Carnevali Fernández-Concha, una planta suculenta es aquella que contiene agua en su interior, por lo que es común que su tallo tenga una textura carnosa. “No todas las suculentas son cactus, pero todos los cactus son suculentas”, aclaró.

Las suculentas están distribuidas de manera desigual en el planeta y se encuentran preponderantemente en Megaméxico (sur de Estados Unidos, México y Nicaragua), Sudamérica y África, las tres regiones que albergan los desiertos más grandes y diversos a nivel global.

Entre la vegetación suculenta de Megaméxico y Sudamérica se destacan los agaves y las crasuláceas, así como una gran variedad de cactus; mientras que en África sobresalen en su lugar los áloes, las Euphorbiaceae y la Haworthia. Las hecthias y los agaves son grupos básicamente mexicanos, y en el CICY la colección alberga más de 40 especies diferentes.

Estrategias de supervivencia para los climas secos

De acuerdo con Carnevali Fernández-Concha, quien es miembro con nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), la esfera es la forma geométrica que tiene menos superficie en relación al volumen. Así como una jarra redonda es el mejor recipiente para conservar agua, desarrollar una morfología esférica es la cualidad más útil para una planta de ecosistemas secos con el propósito de reducir la superficie a través de la que el agua se evapora y maximizar el volumen.

1 coleccion0616Debido a esto, plantas que pertenecen a familias muy diferentes pueden tener una forma esférica idéntica y solo un experto las podría diferenciar, como en el caso de Astrophytum asterias, una cactácea mexicana, y Euphorbia obesa, una Euphorbiaceae africana.

Las plantas desérticas tienen una gran variedad de estrategias de supervivencia. Con pelos y espinas se protegen de la evaporación, además de que las espinas tienden a ser blancas para reflejar luz y crean un volumen de aire a su alrededor que impide que la planta se deshidrate rápidamente.

Al provenir de sitios donde llueve escasamente, la mayoría de los cactus y plantas suculentas deben ser capaces de maximizar la captura del agua que permanece en la superficie, por lo que tienen sistemas radiculares muy superficiales en lugar de raíces profundas.

“Otras plantas suculentas producen inmensas raíces gruesas que se van hacia abajo, como una zanahoria, y almacenan el agua ahí, donde está fresco, una parte en el cuerpo, y además tienen raíces superficiales para capturar”, señaló Carnevali Fernández-Concha.

En sitios secos, mientras más fina es la hoja más se desarrolla la capa limitante que impide que estas se sequen, como es el caso de las leguminosas. También pueden inventar estrategias intermedias como los cactus y las bromelias que, además de desarrollar hojas finas, también almacenan un poco de agua.

De acuerdo con Carnevali Fernández-Concha, en la ciudad de Mérida llueve mil milímetros de agua aproximadamente, mientras que algunas de las plantas desérticas provienen de regiones donde llueve muchísimo menos, por lo que la Casa del Desierto está diseñada para evitar la filtración de la lluvia y, simultáneamente, proteger del exceso de irradiación solar. (Por Marytere Narváez)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook