Tabasco, estado con amplia tradición chocolatera

61203006
Villahermosa, 3 Diciembre 2016.-
En los mercados saben que en Tabasco se sabe elaborar chocolate, pese a las condiciones tropicales que hacen más difícil lograr un producto de calidad que en zonas frías, señaló el presidente del Comité Sistema Producto de Cacao, Vicente Gutiérrez Cacep.

Ese reconocimiento de Tabasco, como entidad chocolatera y ya no sólo cacaotera, es por la alta asistencia a exposiciones dentro y fuera de México.

“Ya nos consideran chocolateros. Ni Oaxaca nos está alcanzando, ellos compraban el cacao aquí. Esto va para arriba”, expuso en entrevista con Notimex.

El chocolate de Tabasco, dijo, puede llevarse a cualquier parte y su sabor se comporta igual porque se ha logrado controlar las condiciones en que se elabora.

Estableció que en la entidad hay unas 58 fábricas de chocolates, sobre todo en municipios de La Chontalpa como Comalcalco donde se asienta la mayoría de las fincas cacaoteras, así como en Paraíso y Jalpa de Méndez, De igual forma hay fábricas en Nacajuca, Cárdenas, Huimanguillo, Villahermosa y Teapa.

Los chocolates tabasqueños pueden encontrarse en mercados internacionales y zonas turísticas de México como Baja California, Cancún y en Chiapas que es un cliente importante.

Además del chocolate en distintas presentaciones, también están sus derivados y pueden encontrarse desde Chocolates La Negrita hasta salsas La Potra; mermeladas Macuili que se distribuye en la Ciudad de México; las embajadoras del cacao y cacao Comalli-Cazuela.

En el caso de “Chocolates Cacep”, de la cual es administrador, al igual que de la Hacienda Cacaotera “Jesús María”, señaló que trabaja en producción y fabricación de coberturas de chocolate.

“Los mercados son diversos; estamos en cacao orgánico, en mercado de chocolate real y el chocolate 100 por ciento mexicano, que es el que trabajamos todos, porque tiene insumos, mano de obra y elaborado por manos mexicanas”.

Señaló que Tabasco produce 17 mil toneladas al año de cacao y Chiapas siete mil toneladas, por lo cual no cubren el mercado industrial del chocolate que requiere 115 mil toneladas.

“Ese cacao viene de fuera, pero si esas industrias quieren hacer una línea de chocolate mexicano, tienen que comprar el grano en México”, apuntó.

En este sentido, comentó que hay otros estados que han comenzado a sembrar el cacao, como son Quintana Roo, Campeche, Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Nayarit y Jalisco.
61203007

“Pero aquí entra otro tema; nosotros somos procesadores del grano y en eso vamos más adelante”, resaltó.

La colocación del chocolate de Tabasco en el gusto del mercado, expuso, ha sido un esfuerzo de constancia y presencia, por lo cual se aprovecha toda exposición o festival y el mercado de la Ciudad de México es importante en distintos aspectos.

Refirió que en las próximas semanas habrá tres eventos en la zona de Coyoacán, donde se instalan mercados de productos alternativos o naturistas.

Allí los cacaoteros y chocolateros pueden vender a precio mayor para quienes buscan desarrollar pequeñas empresas, incluso de tipo veganas (vegetarianas).

En este caso, el Comité Sistema Producto del Cacao apoya a los productores para participar y también en la parte del comercio, del transporte o la logística.

Hay quienes asisten para ofrecer chocolatería, bombón o productos como salsas, mermeladas, rellenos o “snaks”, como cacao con chile, “nosotros los asesoramos porque hay una amplitud de mercado”.

La siembra del cacao y la industria chocolatera tabasqueña, dijo, se mira ya desde lo visionario, pues los hijos de quienes hoy encabezan las fincas y fábricas estudian algo relacionado con ella, como agronomía, industria de alimentos o mercadotecnia.

“Es como ver la luz al final del túnel. Algo que es para su futuro, donde antes sólo estaba Petróleos Mexicanos o el gobierno”, expuso.

Alcanzar las 40 mil toneladas de cacao que se producían cada año en Tabasco en la década de los 80 o inicios de los 90, comentó Gutiérrez Cacep, es difícil, aunque del punto más bajo en 2004 que fue de 13 mil toneladas, algo se ha recuperado.

Hoy, resaltó, se generan 17 mil toneladas al año de cacao, pero a diferencia de los 80 que se producía cacao común, hoy existen las variedades, como tipo criollo, fermentado, beneficiado, clasificado y el lavado y secado al sol. “Y mucho del cacao se vende ya transformado en productos terminados”.

Integrante de una familia cacaotera en Comalcalco, indicó la existencia de una máxima universal en el gremio: “sin cacao no hay chocolate”.

Pero en la actualidad, además de eso, otro axioma cobra auge: “pero no todo el cacao es para chocolate”, en referencia a la exploración en otros usos como la industria cosmética o de suplementos alimenticios a base de cacao.

“Se llaman chocolates funcionales, añadidos con algún elemento. Las dopaminas o endorfinas que tiene el chocolate ayudan a relajar, y a través de él se puede inducir algún medicamento por ejemplo para el deterioro del cuerpo como el Alzheimer”, dijo.

Destacó que la Denominación de Origen del Cacao Grijalva, tras años de gestionarse, dará un techo a todos los productores y una identidad entre la geografía mundial, tal como ocurre con el vino, aunque haya diversas variedades.

“Nosotros cuando íbamos a París, nos sucedió que no se acercaba la gente porque pensaban que era chocolate con chile por la palabra Tabasco, al relacionarla con la salsa de ese nombre. Es un tema cómico, pero fue verdad, yo lo viví”, dijo.

El historiador tabasqueño, Jorge Priego Martínez, refirió con un poema de Carlos Pellicer Cámara, la importancia del cacao y el chocolate como bebida tradicional de estas tierras. “Yo que de Tabasco vengo/con nudos de sangre maya,/ donde el cacao molido/ dio nuevo sentido al agua”.

De esa forma, indicó el historiador en la edición Tabasco, en la mejor tierra que el sol alumbra, el poeta describe el nacimiento en esta tierra del producto conocido como regalo de Tabasco al mundo: el chocolate.

Dulce y amargo, expuso, se elaboró desde la época de la Colonia; el primero, para tomarse batido con leche, cuando el lácteo se conoció después de la conquista y, el segundo, con agua. En otras dos bebidas también se utiliza el cacao, como son el pozol o chorote y el polvillo.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook