Comunidades yucatecas adoptan programas del DIF Yucatán con buenos resultados

resultados07
–          En estos esquemas la organización y la participación de la población es un elemento fundamental para el desarrollo integral en las comunidades.

Mérida, Yucatán, 23 de octubre de 2016.- El mejoramiento en la alimentación de las familias yucatecas y el desarrollo individual y comunitario son temas de gran importancia para el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal, por ello ha ejecutado sus programas desde una visión de solidaridad y autosuficiencia con grandes resultados, es el caso de Comunidad DIFerente y los Espacios de Alimentación, Encuentro y Desarrollo (EAED).

El director General del organismo asistencial, José Limber Sosa Lara, indicó que, a encomienda de la Presidenta del Patronato DIF, Sarita Blancarte de Zapata, los dos ejes de acción principales son infancia y familia, y en este sentido se apostó por dejar atrás la visión de simples entregas de apoyos alimentarios, para complementar los programas con estrategias de desarrollo comunitario que garanticen un crecimiento integral desde los núcleos del tejido social.

“Estamos conscientes de que los programas no funcionarían si la población no los adoptara como suyos. Los resultados que ahora tenemos son por la participación de los integrantes de las comunidades que son los que atienden, por ejemplo, los espacios de alimentación, los comedores de los niños que desayunan en su escuela o ayudan a otros grupos de comunidad diferente que emprenden un proyecto”, señaló.

El director de Desarrollo Comunitario y Alimentación del DIF Yucatán, Andrés Calderón Quintal, resaltó que bajo esta vertiente funcionan cuatro de los cinco programas que maneja esta dirección y que pretenden cubrir a toda la población de las localidades de alta y muy alta marginación en la entidad.

 “El programa de Comunidad DIFerente ha sido un programa que ha dado muy buenos resultados por la característica de fomentar la ayuda y replicar la solidaridad de una localidad a otra. Nosotros convocamos y la población se organiza en grupos para reflexionar y elaborar en conjunto un diagnóstico que nos sirva de base para elaborar un plan de acción anual que les permita superar los problemas que enfrentan como comunidad”, aseveró.

Abundó que mediante este programa se da capacitación para diversos proyectos como los huertos de traspatio, crianza de cerdo pelón mexicano y cabra, panadería y repostería, manualidades, bordado y elaboración de prendas de vestir, urdido de hamacas, entre los más frecuentes. El grupo desarrolla estos proyectos primero para beneficio de la familia y posteriormente con un fin mayor.

“Con mucho gusto hemos visto la satisfacción de las personas cuando una vez que consiguen la primera camada de cerditos o cabras donan una cría a otra comunidad que va a empezar con ese proyecto. Hasta ahora llevamos 402 donaciones, la más reciente fue de gente de Tepakán que entregó 10 cerditos a personas de Chibilub. Después de la donación siguen trabajando hasta que es necesario que los capacitemos para conformarse jurídicamente para poder comercializar sus productos, tenemos casos así con cerdito pelón y cultivo de chía”, comentó Calderón Quintal.

Otro de los programas donde la solidaridad y participación es fundamental para el éxito son los EAED, cuyas cocineras son voluntarias que donan su tiempo y trabajo para atender a sus vecinos.

El servidor público, señaló que gracias a quienes participan en este programa a la fecha ya son 234 Espacios de Alimentación los instalados, ofreciendo un plato de comida caliente y balanceada a  cerca de 23 mil beneficiarios de lunes a viernes.

 

“El objetivo es que estos  sitos no funcionen nada más como comedores sino que, como su nombre lo indica, sean lugares donde la gente puede encontrarse,  platicar y reflexionar sobre su alrededor y encontrarle soluciones a sus problemas. Se complementa con la estrategia de instalación de huertos y lo que ahí se produce no sólo sirve para la elaboración de los alimentos, al mismo tiempo nos ayuda como herramienta educativa para que los niños que asisten vean cómo se cultiva, cuánto tiempo tarda en cosecharse una zanahoria, el cilantro, el rábano y se preserve la agricultura”, agregó.

También cuentan con el programa de Desayunos Escolares que a la fecha atiende a más de 136 mil niños en los primeros años de primaria en toda la entidad para que diariamente reciban, ya sea en la modalidad caliente o fría, una ración de alimento suficiente para mantener la atención y energía durante la jornada.

“Ahora que está iniciando la modalidad de desayunos calientes es que la población ha adoptado el programa de los desayunos escolares, estamos pujando porque el niño consuma el alimento en la escuela y a la fecha son 146 escuelas de 51 municipios donde 12 mil 977 los que están participando en esta modalidad”, comentó.

Por su parte, el Programa de Atención al Menor de 5 años en Riesgo No Escolarizado (Pamerine) se encarga de aquellos casos de bebés que presentan o tienen riesgo de desnutrición. Se solicita por los municipios y nutriólogos de DIF acuden para realizar una valoración, posteriormente se ofrece al menor de cinco años apoyo y suplementos alimenticios necesarios para eliminar esta condición y a su familia la orientación y ayuda indispensable para mejorar sus hábitos alimenticios.

Y el Programa de Asistencia Alimentaria cuya finalidad es ofrecer una ayuda inmediata a las personas que tienen un problema alimentario que solucionar y que atiende a 25 mil 222 personas en los 106 municipios proporcionando una despensa como apoyo familiar; en su mayoría son adultos mayores los beneficiarios de este esquema pero cualquier persona puede ingresar si se comprueba que está atravesando por una situación de vulnerabilidad.

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook