Sian Ka’an, lugar donde nace el cielo

img18
Cancún, Q. Roo.-
La Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. Miles de años atrás, los mayas se asentaron aquí, al sur de Quintana Roo, y decidieron que esas tierras eran un “regalo del cielo”.

En manos de la nación en un 99%, la riqueza especial de esta reserva se encuentra en sus ríos subterráneos, los más grandes del mundo, en sus 23 sitios arqueológicos y en una biodiversidad de más de 3 mil 900 especies de flora y fauna, con animales como el jaguar, el puma, el mono araña, el tapir o el manatí, además de poseer nueve ecosistemas.

Entre ellos surge la selva mediana; el manglar, la planta que más carbono absorbe y que ayuda a frenar el cambio climático y las mareas; y el arrecife coralino, que forma parte de la barrera arrecifal mesoamericana, la segunda más grande del mundo con más de mil kilómetros.

Negocio turístico

“Pero no hay que olvidar el factor estético, que atrae a 100 mil personas cada año y genera un ingreso económico muy importante, simplemente porque esto existe y a la gente le gusta, explicó Olmo Torres-Talamante, socio fundador de Razonatura, organización que apuesta por el desarrollo sostenible y conservar la biodiversidad.

“Lo que un hotel en Cancún vende al turista es el azul turquesa del mar, que utiliza para hacer negocio, pero en ello no está en ningún momento destinando parte de tu ganancia a reinvertir en ese capital original natural”, comentó el biólogo especialista en cenotes y ríos subterráneos.

“Este es uno de los grandes problemas del capitalismo y del sistema de producción en el que vivimos: no está integrado en el ciclo económico que tú reinviertas en la naturaleza”, criticó Torres-Talamante.

Además, pidió medidas como programas de conservación, o que la industria turística destine parte de sus fondos.

Esos atractivos los podrá disfrutar quien realice un paseo a nado por el canal de 24 kilómetros, construido por los mayas como ruta comercial, dejándose llevar por la corriente y rodeado de largas raíces que serpentean hasta tocar el fondo y plantas epifitas (que crecen unas sobre otras) como orquídeas y bromelias.

O quien atraviese luego, en lancha, el sistema lagunar, observando una vegetación que sólo se encuentra en la Península de Yucatán y Florida (sureste de México y Estados Unidos, respectivamente) y peces como el pargo, sábalo o palometa, en una transición de agua dulce a salada hasta desembocar en el mar Caribe.

47488_1

Protección de los ecosistemas

Este turismo está en manos de las cooperativas, unión de organizaciones y pescadores que buscan para esta Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an y Patrimonio Mundial, un turismo responsable alejado del de sol y playa.

Ángel Omar Ortiz Moreno, presidente de esta reserva manejada por la Comisión Nacional de Áreas Nacionales Protegidas (Conanp), dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente, aclaró que estas áreas tienen que ser un sitio donde se desarrollen actividades económicas que beneficien a las comunidades, sin dañar a los ecosistemas.

Además, Ortiz Moreno destacó que en el pueblo pesquero de Punta Allen los principales aliados en su conservación son los propios pescadores, que se dedican al ecoturismo, la pesca deportiva de captura y liberación de la langosta, en un modelo sostenible con refugios pesqueros.

Estas son zonas que, de forma voluntaria, las cooperativas deciden dejar tranquilas, sin pesca, para que el mar descanse y se recupere la biodiversidad.

Una biodiversidad bien conservada es uno de los requisitos para que un Área Natural Protegida sea considerada Reserva de la Biosfera, como también que existan poblaciones humanas viviendo y haciendo uso de los recursos naturales dentro del área protegida, y que los ecosistemas no hayan sido alterados por el ser humano.

47488_2

Peligros

“Sin embargo, esta protección que realizan los pobladores de Sian Ka’an no es lo general en todo el país, ni en todo el mundo, ya que hay casos donde la gente no aprecia los servicios ambientales que le prestan los ecosistemas”, denunció Ortiz Moreno.

Para el biólogo no es contraproducente atraer turismo a una reserva natural porque la estrategia es precisamente que las reservas de la biosfera sirvan como modelos de desarrollo económico distintos.
Señaló que las amenazas de Sian Ka’an son los incendios forestales causados por cazadores ilegales y la pesca furtiva.

Sin embargo, admitió que siempre hace falta más concienciación, y señaló a la educación y la forma de vivir como los problemas.

“Los que vivimos en las ciudades nunca nos preguntamos de dónde vienen los recursos naturales (…) Creemos que los productos salen de un súper por arte de magia, cuando realmente los ecosistemas naturales son quienes nos proveen de alimento, de oxígeno, y además captan el dióxido de carbono que generamos con nuestros vehículos”, comentó.

“Y esa falta de concienciación de que los ecosistemas proporcionan todos esos bienes, provoca una destrucción por desconocimiento”, criticó el presidente de Sian Ka’an, una reserva natural protegida por la Unesco y sus pescadores.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook