Ley de Servicio Exterior: Raúl Pozos

img-20161005-wa0020
Ciudad de México, a 05 de octubre.-
El senador Raúl Pozos Lanz propuso adicionar un párrafo tercero a la Ley del Servicio Exterior para que aquellos mexicanos que sean designados embajadores o cónsules generales y no pertenezcan al servicio exterior mexicano, reciban capacitación en materia diplomática consular, que será impartida por el Instituto Matías Romero o por su personal, ya sea en las instalaciones del Instituto o en el país donde se desempeñará el cargo. 

Explicó que las embajadas, particularmente, son responsables de la relación política y comercial con el Estado y Gobierno en el que se encuentran, así como de las relaciones culturales, la promoción de la imagen de México en el exterior, la defensa de sus intereses nacionales y la atención de asuntos consulares. 

Los consulados, por su parte, atienden de manera autónoma los asuntos consulares de su competencia, como son los migratorios de la región específica donde se encuentran, así como la expedición de documentos tales como pasaportes, Cartillas del Servicio Militar Nacional, Actas de Nacimiento, Matrimonio y Defunción, Declaraciones de Nacionalidad Mexicana, entre otros. En lo que respecta al manejo de la política exterior de México, los consulados deben coordinar sus actividades con la Embajada. 

El senador Pozos explicó que entre las principales funciones de embajadores y cónsules están atender los asuntos de interés nacional entre el país que representa y ante el cual están acreditados, y pueden ser en materia de turismo, comercio, política, economía, cultura, entre otros. “Ambos funcionarios deben esforzarse por mantener en alto la imagen de México y atender las actividades diplomáticas propias de su cargo, por ello las relaciones con las personalidades políticas, públicas, empresariales y sociales del país donde se encuentran acreditados, es una pieza fundamental de su trabajo”. 

En México, explicó, la designación de embajadores y cónsules generales es parte de las facultades y obligaciones del Presidente de la República y se encuentra establecido en el Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 

Además, dijo, no existe ninguna legislación que exija como requisito previo para ser embajador o cónsul general que la persona en cuestión sea parte del SEM. La Ley del Servicio Exterior Mexicano establece en su Artículo 20, que para ser designado en dichos puestos se requiere: “[…] ser mexicano por nacimiento y no tener otra nacionalidad, estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos, ser mayor de 30 años de edad y reunir los méritos suficientes para el eficaz desempeño de su cargo. 

El Senador subrayó que aunque no se estipule la obligatoriedad de pertenecer al SEM para ser designado embajador o cónsul general, sí se menciona que deben ser preferentemente funcionarios de carrera y con preparación específica en la rama diplomático-consular, asimismo, se establece que es el personal de carrera quien se encuentra suficientemente preparado para desempeñar los cargos en cuestión. 

Pese a lo anterior, resulta necesario para un mejor desempeño y la profesionalización de los cargos diplomático-consulares, que cada embajador o cónsul general nombrado por el Presidente de la República, que no sea parte del SEM, reciba una formación básica sobre la rama diplomático-consular y que dicha formación continúe al menos durante un tiempo en el país donde desempeñará su cargo. Una formación de alto nivel analítico y técnico en materia de política exterior de México y relaciones internacionales es indispensable para la toma de decisiones en estos cargos.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook