El Senado brasileño destituye a la presidenta Dilma Rousseff

dilma-9
Con 61 votos a favor y 20 en contra, la mandataria ha sido apartada de su cargo por manipular irregularmente el presupuesto

La presidenta Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) ha sido destituida de su cargo de Presidenta de la República de Brasil este miércoles. Por 61 votos a favor frente a 20 en contra, los senadores brasileños decidieron retirarla de forma definitiva de la Jefatura del Estado. De los 81 senadores del país, 61 votaron a favor del «impeachment» de la mandataria en una votación histórica realizada hoy, en Brasilia, en el Senado de la Republica. El presidente interino Michel Temer será inmediatamente nombrado como el nuevo presidente de Brasil.

Eran necesarios dos tercios de los votos, es decir, 54 de los 81 senadores a favor, para aprobar el informe acusador del senador Antonio Anastasia, del Partido Socialdemócrata Brasileño, que considera que Rousseff incurrió en actos ilícitos con las llamadas «pedaladas fiscales». La votación fue abierta y cada senador respondió sí o no a la pregunta sobre la culpabilidad de la mandataria.

Rousseff se convierte así en el segundo jefe de estado en perder el poder mediante una destitución parlamentaria. El primero fue Fernando Collor de Mello, que pasó por el proceso en 1992, antes incluso de concluir su primer mandato. Tras el resultado de hoy un 50% de los presidentes electos de Brasil tras el fin de la dictadura militar habrán sido apartados de su cargo antes de terminar sus mandatos. Fernando Henrique Cardozo (PSDB) y Lula, ambos elegidos por dos mandatos (8 años) fueran los que no pasaron por el «impeachment». Rousseff fue reelegida presidenta en 2014, por un margen de cerca del 3% de los votos, y sale de su cargo antes de llegar al ecuador de los 4 años de mandato presidencial.

«Canallas»

En su intervención en la sesión final del proceso legal, el presidente del Senado, Renan Calheiros (PMDB) dijo que el momento es histórico para el país. «Hemos llegado a la cúspide de un Proceso que dejará lecciones para todos y para siempre».

El senador Lindenberg Farías (PT), uno de los tres convocados dar el discurso final en defensa de la mandataria, insistió en que el proceso contra Rousseff es «una farsa». Llegó a gritar y llamar canallas a los senadores que han crucificado a su líder. «Voy a luchar para cancelar este juicio», dijo en el estrado de la Cámara.

Ronaldo Caiado (DEM) hizo el segundo y último discurso de la acusación. «La lección de este Proceso es que el presidente de Brasil tiene que respetar las leyes del presupuesto y no tratarlas como una pieza de ficción», dijo. Caiado pronosticó que, a partir de mañana, «el pueblo brasileño respirará aliviado» acerca de lo que él cree es un asunto que está asfixiando la gente.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook