Ascienden a 13 los muertos por las inundaciones en el sur de EE.UU.

luisiana-1

Fotografía facilitada por los Guardacostas de EE.UU. hoy, 16 de agosto de 2016, que muestra una zona inundada en Baton Rouge, Luisiana – EFE


El responsable de operaciones ante desastres de la Cruz Roja en Estados Unidos asegura que se trata del «peor desastre natural en EE.UU. desde el huracán Sandy», en 2012

Las inundaciones registradas en Luisiana, en el sur de EE.UU., desde el fin de semana ya han dejado al menos 13 muertos y forzado al rescate de unas 30.000 personas.

Las muertes de una anciana y de un hombre cuyo cuerpo fue hallado en un bosque, ambos en la parroquia de Livinsgton, elevaron a trece la cifra de fallecidos por las inundaciones, que han provocado daños en unas 40.000 viviendas, según autoridades estatales citadas hoy por el diario de Nueva Orleans «Star-Picayune»

El secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., Jeh Johnson, visita hoy a Luisiana para reunirse con responsables locales y estatales y revisar las acciones que se llevan a cabo ante estas inundaciones, que están entre las más fuertes registradas en el estado. 

El presidente de EE.UU., Barack Obama, que está de vacaciones en la isla de Martha’s Vineyard, en el estado nororiental de Massachusetts, ha aprobado el desembolso de fondos federales para atender el desastre.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, explicó el pasado miércoles en rueda de prensa que 8.000 personas seguían en refugios y que otras 30.000 fueron rescatadas.

Grandes extensiones de territorio siguen bajo el agua y unas 40.000 viviendas están anegadas, lo que recuerda al desastre del huracán Katrina en 2005, aunque en ese caso la cifra de muertos fue muy superior, con unos 1.800.

Además, al menos 70.000 personas se han inscrito como afectados por las inundaciones para recibir ayudas del Gobierno federal.

En un comunicado difundido ayer, el responsable de operaciones ante desastres de la Cruz Roja de EE.UU., Brad Kieserman, dice que el coste de la atención a las inundaciones será de al menos 30 millones de dólares, y aseguró que se trata del «peor desastre natural en EE.UU. desde el huracán Sandy», en 2012. (EFE)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook